Lista: Canciones para un lunes

Desde siempre, desde cuando éramos pequeños e íbamos al cole, los lunes son días que cuestan. Son duros y tienen forma de ojeras, cansancio, pereza y caras ausentes. Es por eso que se precisa de determinada música para poder encararlos con ganas y, con ello, empezar bien la semana, ¿verdad?

 

Primero de todo nos cuesta despertarnos, abrir los ojos, coger fuerzas para deshacernos de las sábanas y quitarnos las legañas. Qué mejor que nos canten alegremente un Wake up it’s a beautiful morning, primero suavemente en coro, casi susurrando, y luego con un buen ritmo acompañante, tal y como consiguieron Boo Radleys con su Wake up, Boo. Si tanta caña es demasiado para nosotros y necesitamos un despertar aún más suave, podemos optar por The shins y Sleeping lessons y dejar que aumente revoluciones poco a poco. Imposible no salir de la cama con buen humor después de escucharlas.

 

Una vez despiertos, necesitamos que nos pongan las pilas. Un trallazo guitarrero como ese breve I fell in love with a girl de The white stripes, la energía por un tubo de un clásico de Garbage como I think I’m paranoid, el ritmo guitarrero de Dakota de Stereophonics, de Last post on the buggle de The Libertines o del Someday de The Strokes, o bien el desenfado desordenado y alegre de Doing it right de The go! team pueden ser buenas opciones para acompañar la ducha o el proceso de vestirnos, sintiendo ganas de echarnos unos bailes o un par de saltos a escondidas en la habitación mientras tanto, que nadie nos vea. Y bueno, es lunes, sí, es un mal día, pero qué mejor que acompañar ese pensamiento con ese Bad day con el que parece que los REM se solidarizan con nosotros.

 

Tras el desayuno, toca salir a la calle, arrancar el coche, hacer el paseo matutino hasta el trabajo, esperar el autobús o embutirnos en ese metro de primera hora que nunca fue tan lleno. Si todo nuestro alrededor son caras largas, a nosotros nos toca sonreír, ¿por qué no? Resulta la mar de divertido no poder evitar hacerlo al empezar a escuchar canciones alegres y dulces como Consolation prizes de Phoenix, The good old days de The Lodger, Carried away de Passion Pit y acabar de empaparnos de sonriente dulzura con el clásico noventero You and me song de The Wannadies o Carnival de The Cardigans.

 

Estamos a punto de llegar al trabajo y ya estamos preparados para sentir que bueno, puede ser un buen día, y la alegre y festiva Forks and knifes de Beirut sería una buena forma de canalizarlo. Bajamos revoluciones sin perder alegría con Buddy Holly de Weezer o Ain’t that enough de Teenage Fanclub, encaramos el inicio del día a ritmo de Valerie de Amy Winehouse para no perder la energía y ya está todo hecho.

 

Finalmente, recordamos que hay quien aún tuvo humor para dedicarle alguna canción a este maldito día, y qué canciones, como ese I don’t like Mondays de Boomtown Rats o Blue Monday de New Order. Que al final no ha sido para tanto. ¿Qué tal si empezamos a escuchar la playlist de nuevo?