22 Canciones para 22 momentos con Speaker Cabinets

SPEAKER CABINETS

Speaker Cabinets es una banda de rock alternativo de Barcelona formada por Adrià Muixí (batería, secuenciadores y coros), Nacho Yoldi (bajo y voz) y Guillem Bright “Me-too” (letrista, guitarra y voz). Desde sus tiernos inicios, la banda se ha caracterizado por su descaro y atrevimiento a la hora de hilvanar su particular discurso musical, el cual integra influencias tan dispares como el rock psicodélico o la electrónica. Aunque se trata de un grupo joven, Speaker Cabinets ha ofrecido conciertos a lo largo de todo el territorio Español y Portugués, curtiéndose en algunas de las plazas más célebres de cada ciudad. Tras un intenso periplo creativo en el estudio, Speaker Cabinets nos presentan su primer LP: Requiem for Atlas City (4/11/2016), en el cual se narran los acontecimientos que la banda presenció durante su misteriosa estancia en la ciudad de Atlas City.

El día 1 de diciembre, Speaker Cabinets presentará su LP en directo en Sidecar Barcelona, y por ello les hemos pedido que nos preparen esta playlist tan particular con 22 canciones para 22 momentos. Arrancamos…

Canción para un funeral: Watermelon in Easter Hay de Frank Zappa. Es solemne, hermosa, melancólica… Si algún día montamos un playlist para nuestro entierro, sin duda buscaremos la lágrima fácil con esta canción.

Canción para poner de melodía de despertador: A Summer Wasting de Belle & Sebastian Simplemente porqué nos gusta empezar bien el día, y pocas cosas dan más buen rollito que el pop melódico de Belle and Sebastian.

Canción para recibir a seres de otra galaxia, extraterrestres: Endors Toi de Tame Impala. Porque siempre que la escucho me siento en medio de un encuentro en la 3ª fase…

Canción para Mariano Rajoy: Transitions de Speaker Cabinets. A Mariano le haríamos escuchar nuestro tema Transitions, para que se diera cuenta de que a veces la gente se cansa de que la tomen por imbécil. Aunque no sirviera de nada.

Canción para un resacón: Meditation de Jobim (Astrud Gilberto). Porque cuando la cabeza pesa, nada hay más ligero y reconfortante que la dulce voz de Astrud Gilberto.

Canción sadomasoquista para un mal día: Venus in Furs de Velvet Underground. Porque si hablamos de sadomasoquismo, debemos acudir a los clásicos (aunque nos valga también para disfrutarla en un hermoso día).

Canción para tu ex: Girlfriend in a Coma de The Smiths. Porque en ocasiones nos desesperan, pero detestaríamos que les sucediera algo malo.

Canción para tu Boda: Yet Again de Grizzly Bear. Porque Nacho (que es el único casado del grupo) la escogió como primer tema de su boda.

Canción de cuna: Pink Moon de Nick Drake. Porque es la nana que a todos nos gustaría poderle cantar a nuestros hijos.

Canción para perder la jodida cabeza: Only Shallow de My Bloody Valentine. Loveless es sin duda uno de los discos más desconcertantes que hemos escuchado, y Only Shallow sencillamente lo peta.

Canción para cerrar los ojos: An Ending (Ascent) de Brian Eno. Porque con este tema, si cierras los ojos, parece que el mundo se funda a tu alrededor.

Canción para saltar un poco más alto: Stamina de Vitalic. Como puede verse en su videoclip, esta canción puede llegar a provocar infartos. ¡Cuánta energía!

Canción para ir a correr: Star Guitar de The Chemical Brothers. Porque si este tema no te da energía para correr, nada lo hará.

Canción para un día de playa: At Home de Crystal Fighters. Una de esas canciones que hacen que el trayecto en coche hasta la playa sea mucho más placentero.

La jodida mejor canción de amor: Little Wing de Jimi Hendrix. Aunque la MEJOR canción de amor no existe (muchas compiten por el trono), esta es sin duda una de las candidatas.

Canción que odias pero que cuando suena no puedes parar de cantar: She Loves You de The Beatles. Eran tan buenos, que incluso cuando cantaban estribillos tan azucarados como absurdos, conseguían enganchar a la gente.

Canción más rara que hayas escuchado: Ionisation de Edgard Varese. Puesto que a Zappa ya lo hemos nombrado antes, le dejaremos el honor a “su maestro”, Edgar Varese.

Canción que te hubiera gustado haber escrito/tocado: Bohemian Rhapsody de Queen. Porque no se puede hacer algo tan grande, ecléctico, bizarro y popular al mismo tiempo.

Canción para una cápsula del tiempo: Life on Mars -deDavid Bowie. Porque sería una pena que en el futuro no conocieran una canción tan buena.

Canción para una manifestación: 2+2=5 (The Lukewarm) de Radiohead. Porque pocas canciones consiguen despertar la conciencia con tanto acierto.

Canción de música clásica: Pathetique: II pathetique adagio cantábile de Beethoven. Porque es sublime.

Canción para las 5 de la mañana: We are your friends de Simian vs Justice. Una de esas canciones que pueden devolverte la vida a altas horas de la madrugada.

Es un placer que escuchéis algunas de nuestras canciones favoritas. Os animamos a que escuchéis nuestro 1er LP Requiem for Atlas City y a que vengáis a su presentación en la sala Sidecar el próximo 1 de Diciembre.