Todos “Los profesionales”, de Carlos Jiménez

LOS PROFESIONALES

 

Los profesionales, de Carlos Jiménez

Editorial: DEBOLSILLO

Cómic

A principios de los noventa mi economía no era tan desahogada como ahora (tampoco es para tirar cohetes). Básicamente mi único salario era el que mis padres me proporcionaban en forma de paga semanal. Con esto, la compra de cómics era limitada, por ello realizaba el típico intercambio de tebeos con mi vecino del primero. Gracias a él llegó a mis manos la primera obra de Carlos Jiménez. Más concretamente el segundo número de Los profesionales. Tuve la suerte de gozar con cuatro de los cinco volúmenes de esta serie. Ahora DeBolsillo edita un único tomo recopilando las cinco partes de este extraordinario cómic junto a Rambla arriba, Rambla abajo, un epílogo de los personajes y algunas magnificas láminas. Todo ello en un formato libro muy adecuado de dos líneas de viñetas por página, tapa dura e ideal para mostrarlo en nuestra estantería como el mejor de los libros.

 

Poco más se puede decir de Carlos Jiménez que no sepa ya. Posiblemente el autor más importante de la historieta española en las últimas décadas. En esta obra nos narra la vida cotidiana de una agencia de publicación de historietas en la Barcelona de los sesenta. Todo ello desde los ojos de Pablo García García, un dibujante novel recién llegado a la ciudad condal. Evitando catalogar esta obra como autobiográfica nos deja pistas de geniales anécdotas, muy posiblemente reales y personajes muy bien trabajados que llevan el peso de la narración. En este escenario, nos traslada a aquellos momentos de cambios ideológicos, pidiendo al lector algo más que un breve chascarrillo. Lo humano, lo tierno, el deseo de libertad. Todo esto con un guión excepcional hace que no sólo veamos un cómic, un tebeo, una historieta.

 

Su depurada técnica de dibujo en blanco y negro hace que se disfrute aún más esta obra. Los pequeños detalles en los personajes refuerzan su idiosincrasia y refuerzan el hecho de familiarizarse con ellos pasadas las páginas. Gusta en varias ocasiones de mostrar la misma viñeta repetida cambiando únicamente la expresión picara o malévola de sus personajes más gamberros como Casto o Gonzalo. Denotar especialmente las panorámicas de fondo de una Barcelona urbana y con ansias de libertad. Regula especialmente bien la cantidad de bocadillos de lectura con el disfrute de escenas urbanas, marcando en algunas de ellas una técnica muy depurada. Ejemplo de ello son algunas preciosas escenas nocturnas o de lluvia.

 

Denotar el maravilloso prólogo de Joseph Mª Beá. Aunque ávido de recordar esta obra maestra cuando la tienes en las manos vale la pena leer primero esas cinco primeras páginas.

Miguel Valero

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Escrito por
Más de Colaborador

¿Tom Cruise en los Siete Magníficos?

No queremos ni imaginar qué pensaría Akira Kurosawa si leyera esta noticia....
Leer más