“Logicomix” (2011) de Apostolos Doxiadis y Christos Papadimitriou

“La lógica los lleva a la locura o la locura los hizo lógicos” queriendo aclarar esta disyuntiva, el guionista, su amigo informático y el equipo de dibujantes arrancan esta entrañable historia.

Utilizando un recurso tan cinematográfico como el flashback, al contrario que en algunas películas el abuso de este recurso en esta obra funciona dotándola de coherencia y sentido, cuentan la historia de Bertrand Russell matemático y militante pacifista en una época cruel entre la primera y la segunda guerra mundial, a las puertas del mayor genocidio de la humanidad, una Europa donde el nazismo y el stalinismo salpicaban con odio las universidades y plazas de muchas ciudades.

Considerando los cómics un genero menor, ahora las editoriales insisten en llamarlos esa cosa tan moderna como novelas gráficas, sospecho que detrás de esta denominación pretenden equipararlo a un género literario y así conseguir el beneplácito de la crítica especializada. Reconociendo mi pasión por sus historias, desde los tiempos en que mi padre los domingos me regalaba un Mortadelo y agradeciéndoles sus momentos divertidos y entretenidos que me han brindado, es de justicia señalar que no alcanzan la calidad artística que se le supone a una buena obra literaria… salvo excepciones… Logicomix es una de ellas.

Una historia densa, clara y oscura por igual, dificilísima lectura, exquisito dibujo y colores vivos que recuerdan a Hergé con un elenco de personajes reales, apasionados… vivos, en todo momento te los crees.

Analizando las innumerables virtudes, lo mejor y diferenciador es su guión, la idea de emplear las matemáticas como eje del que giran todos los personajes, de donde parten infinitos radios para influir en los actos, decisiones y estados de ánimo de sus protagonistas me parece muy atrevida. En algunos casos la influencia es tan negativa que les conduce irremedablemente a los terrenos pantanosos y tenebrosos de la locura.

Logicomix nos narra la vida y obra de los padres de la lógica, su busqueda de la certeza, de la verdad absoluta, sin peros, aquella verdad que no contempla ninguna otra opción. Labor que en apariencia sencilla, vemos como se convierte en la busqueda mas compleja y peligrosa de todas, convirtiendo a nuestros protagonistas en auténticos héroes y esclavos de su titánico esfuerzo.

Vemos como grandes pensadores de la talla de Bertrand Russell, Frege, Hilbert, Poincaré, Wittgenstein y Gödel, intentado explicar la realidad con la razón y la lógica, convierten sus vidas en una espiral de irracionalidad provocando una fuente de conflictos con la gente que les rodea.

El amor, la guerra, la pasión, los miedos, la locura todo ello mezclado con fundamentos metemáticos tales como la teoría de conjuntos y el concepto de infinito hacen de esta obra una lectura obligatoria.

Corran búsquenla en las bibliotecas y entréguensela a sus hijos, seguro que se lo agradecerán.

Si alguno de ustedes todavía duda, indicaros que el prólogo lo firma Fernando Savater. El autor de Ética para Amador siempre suma.

Dicen que las grandes y geniales obras de Arte se gestan en épocas duras y de crisis, por eso de los suizos solo recordamos sus chocolates y sus relojes, los autores de este cómic son griegos…

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!