Ryan O’Reilly: “Mi disco habla del ruido que generan las opiniones de la gente”

Ryan O'Reilly
Ryan O'Reilly

Ryan O’Reilly es mitad irlandés, mitad inglés y vive en Berlín. Un cantautor que se ha creado a sí mismo y en el que la mezcla de destinos y orígenes se plasma en cada nota de su música. Dejando la pena y los corazones rotos, en su segundo disco, I Can’t Stand The Sound, ha querido reflexionar sobre la gente, los problemas cotidianos y los que nos afectan a todos.

Trump, el Brexit un viaje de Nueva York a Tennessee, esas son las piezas que forman este álbum, que presentará en España con su gira: en Madrid (4 de abril, Sala Costello Club), Barcelona (6 de abril, Marula Café) y Zaragoza (7 de abril, La Lata de Bombillas).

I Can’t Stand the Sound es tu segundo álbum. ¿Es el título una forma de decir “aquí están los temas que necesitáis para evadiros del mundo”?

El título no es tanto sobre otras grabaciones (¡aunque se me ocurren unas cuantas a las que podría aplicarlo!). Es más sobre el ruido que generan las opiniones contantes de la gente en los canales de 24h de noticias y en las redes sociales. Implacables, altas, poco informadas e inevitables.

¿Crees que has evolucionado desde tu primer álbum? ¿Cómo?

Sí, he trabajado con el mismo productor, David Granshaw, en los dos y en esta ocasión hemos cogido los aspectos que eran más “nosotros” del primer disco para expandirlos y basarnos en ellos. La letra también ha cambiado, desde la clásica fórmula del cantautor con el corazón roto y lleno de pena, hasta algo más expansivo y realista.

En tus canciones las letras siempre cuentan una historia, ¿alguna vez has soñado con convertirte en un escritor o un poeta?

[risas] Buena pregunta. Sí y no. Mi hermana es una poeta con talento y yo estudié poesía en UCD en Dublín y Literatura en Roehampton (Londres). Ahora mismo estoy trabajdno en algo que es todavía secreto y está más relacionado con el mundo literario. Por desgracia, la poesía es posiblemente la única forma de arte más dura que la música para ganarse la vida, y dicen que necesitas leer miles de libros antes de poder escribir uno ¡y yo ya he olvidado por cuál voy!

El disco se grabó en un viaje de Nueva York a Tennessee tras las elecciones estadounidenses. ¿Cómo afectaron al disco?

Quería capturar lo que vi en aquel viaje. Estaba en Nueva York y conduje hasta Tennessee, vi el horizonte y la gente había cambiado de verdad. Quería ser casi como un periodista, reflejar lo que vi y dejar tan solo una pequeña marca de mi opinión. Quería dejar que las imágenes hablaran. Había mucho material con el que trabajar por entonces en cualquier lugar.

¿Tienen algo que ver Trump y el Brexit con el título del disco y el ánimo de las canciones?

Por supuesto. La gente vive en burbujas y olvida cómo hablar con el otro. Trump y el Brexit llegaron inesperadamente y desde entonces solo ha habido odio y veneno en todas direcciones por parte de las redes sociales y las noticias. Muchos países están experimentando una polarización ahora mismo y la falta de objetividad genera un debate sin sentido e intoxicado cuando todo el mundo cree que lleva la razón todo el tiempo. Quería unos pequeños momentos de “no estoy seguro” en el disco, porque creo que son importantes y desembocan en mejores conversaciones cuando la gente tiene el suficiente espacio en sus mentes para considerar cada opción y llegar a sus propias conclusiones en su propio tiempo.

Eres mitad inglés, mitad irlandés y ahora mismo vives en Berlín. ¿Cómo se traduce esta mezcla en tu música?

Creo que se aprecia. Los irlandeses tienen una historia melódica de contar historias, baladas folk y canciones rebeldes. La música inglesa tiene una agresión y un cinismo que ves en The Clash, Elvis Costello, The Smiths y eso siempre se me ha pegado. Desde que vivo en Berlín he tenido espacio para convertirme en el músico que quería ser. Es una ciudad inspiradora y cuando me mudé hace tres años sentí que era una gema aún por descubrir.

¿Hay algunos temas que te gusten más que otros en el disco por la historia que llevan detrás?

Normalmente la última canción que escribes es tu favorita. La última que hice para el disco es ‘Till It Ends, que habla sobre mudarse a Berlín. Esa tiene un significado especial para mí.

Los medios españoles te quieren y vendrá a tocar en abril, aunque ya pasaste por aquí en febrero. Pudimos ver tu imagen del “paella man” en Twitter, ¿somos realmente así? ¿Qué debería esperar la audiencia española de tus directos?

Hahahaha. Espero que el “paella man” no fuera ofensivo. ¡Es un poco como Homer como “potato man” en el concierto de U2 para los irlandeses! (otra referencia a Los Simpsons). Fue genial volver, me ha encantado poder pasar un poco más de tiempo en las ciudades que solo había podido ver en una noche. He podido conocer Madrid y Barcelona mejor, ha sido genial. También he tenido la maravillosa experiencia de visitar tantas estaciones de radio y sesiones de música online en ambas ciudades… He tocado en un festival cultural secreto en Quart y en un precioso teatro en Hostelets, así que he podido ver más que las típicas zonas de turistas, que es algo que siempre me gusta hacer.

Tengo muchas ganas de volver pronto. Me están gustando mucho los directos y la gente está metida en el nuevo disco y a veces se sabe las letras de algunos temas. Si eso ocurre, ¡intentaré volver tanto como pueda y comenzaré a traer a la banda!

Escrito por
Más de María T