Pacosan: “Las bandas pueden ocupar el espacio del baile”

PACOSAN

Dos años después de lanzar My High (2015, Bankrobber), Pacosan han sacado un nuevo trabajo que lleva como nombre Sour Mood (2017, Ondas del espacio) y que supone un paso al frente para el sonido de la banda. Pacosan han optado por añadir una nueva capa de electrónica a su psicodelia, creando un sonido que oscila entre lo vintage y la ciencia ficción más bailable. Con este segundo disco bajo el brazo, la banda quiere llevar a sus directos una propuesta que haga bailar y disfrutar más a su público. Hablamos con David Paco para entender mejor todo el trabajo que ha habido detrás de Sour Mood.

Dicen que para una banda hacer frente al segundo álbum es uno de sus mayores desafíos ¿cómo ha ido en vuestro caso?

Un segundo disco es el momento en el que un grupo se confirma. El primero es como la primera apuesta y en el segundo te vas definiendo. La verdad es que ha sido bastante placentero hacerlo, porque hemos tenido más tiempo que con el anterior e íbamos con una idea más clara de hacia dónde íbamos y qué queríamos hacer.

En Sour Mood la electrónica tiene un papel más destacado. ¿Cómo ha sido integrar estos nuevos sonidos en el álbum sin perder vuestras señas de identidad?

En el primer disco ya intentamos ir hacia un campo más electrónico y los EPs que hicimos entre disco y disco ya iban más en esa línea. Teníamos ganas de experimentar con las bases electrónicas, y es algo que hemos aplicado en Sour Mood.

¿Y cómo se van a trasladar esos nuevos sonidos al directo?

Hemos trasladado al directo el mismo concepto de la grabación. Que es mezclar baterías acústicas con baterías programadas. Hay temas en los que existen los dos formatos y temas que son con uno y temas que son con el otro. Digamos que jugamos con varios elementos. Con los bajos igual. Hemos introducido un sintetizador de bajo, que antes no llevábamos y ahora algunos bajos son sintéticos y otros son tocados. Más o menos lo que  hicimos en el disco lo hemos llevado al disco.

Realmente hay sonidos en el disco, sobre todo en temas como Burn the Rush o All These People que tienen ese sonido electrónico más vintage ¿Hasta qué punto os habéis fijado en sonidos de otras épocas para sacar el sonido de este nuevo álbum?

Es cierto que la electrónica que escuchamos y la que más nos atrapa es quizás la electrónica más pionera de grupos que siempre escuchamos. Entonces sí que hemos virado hacia una electrónica bastante vintage en cuanto sonido.

¿Qué artistas concretos habéis tenido como referencia para encontrar el sonido de Sour Mood?

Un montón. Escuchamos mucha música muy variada. Escuchamos mucho hip hop y creo que también a nivel de concepto sonoro se nota. También electrónica pionera como Kraftwerk o el último disco de Hot Chip, que lo escuchamos mucho mientras hacíamos el álbum. No tenemos un referente súper claro pero escuchamos música bastante variada.

Me hablabas ahora de concepto sonoro, pero en el disco también hay una estética y un concepto visual que tira hacia el espacio y la ciencia ficción. ¿Eso también lo tenéis medido de alguna manera?

La parte de la electrónica esta pionera de la que hablamos y el hecho de que somos un grupo ligado a psicodelia y al sonido onírico repercuten en la estética. Tiene un punto de ciencia ficción vintage que nos define bastante bien visualmente.

En el proceso de gestación del nuevo álbum han participado varias personas como Joan Celorio, Giuliano Gius Cobelli o Ken Stringfellow entre otras. ¿Cómo transforma este proceso la maqueta inicial al resultado final? 

Todas las personas que han participado aportan su parte. igual nosotros como banda tenemos una canción pero luego la cosa va cambiando. Primero con Gius que ha mezclado el disco y luego Robert Martínez que es quien lo grabó ya aportaron su parte. Luego con Ken Stringfellow hicimos las voces y Joan Velorio es el cuarto Pacosan, el músico que nos acompaña en los bolos con la guitarra y que aporta todos esos arreglos de guitarra y teclados que sumados a todo lo demás dan el resultado. Es la parte bonita  de trabajar en equipo y que cada uno vaya sumando al disco.

Además habéis cambiado de sello ¿cómo ha sido el cambio?

Más o menos el sistema ha sido parecido. El anterior álbum lo editamos con Bankrobber pero ahora por fechas y calendarios no nos acababa de cuadrar y el nuevo lo hemos sacado con Ondas del espacio. Como grupo hacemos mucho seguimiento de la publicación del disco y en cada etapa vamos mano a mano con quien nos esté apoyando. El planteamiento no es muy distinto al final.

Sour Mood es un disco con temas muy bailables. Parece que actualmente la música par discotecas, altas horas de festivales, pistas de bailes, etc, salga únicamente de dos y productores y no de bandas ¿Pueden los grupos aspirar a ocupar ese espacio de baile?

Yo creo que sí. De hecho a principios de los 90, todo lo que fue el sonido de Manchester, que ha sido un referente para el disco, ya hizo que esto sucediese. Las bandas tocaban en las discotecas y era música muy bailable. Creo que ahora está pasando. Este verano vimos  Jagwar Ma y pese a ser tres músicos es un formato muy bailable y muy de tocar tarde. Creo que las bandas pueden ocupar el espacio del baile. Las bandas ahora mismo ofrecen muchas posibilidades.

¿Tenéis pensado cómo va a evolucionar vuestro sonido en el futuro?

Tenemos ganas de volver a grabar y tenemos en mente hacer un EP en breve. Es verdad que el disco ha salido hace poco, pero el proceso ha sido largo y tenemos ganas de hacer canciones nuevas y ver hacia dónde llevan, Seguramente seguiremos investigando con el formato electrónico y mezclado. Con este último disco hemos aprendido cosas muy técnicas que podremos aplicar en el próximo.