Paco Neuman: “Estoy viviendo el momento el momento más feliz de mi vida”

NEUMAN

Todo el mundo tiene derecho a tomarse un respiro. Incluso los grandes grupos. Desgraciadamente para ellos, no es el caso de Neuman. Tras tres años de gira y más de 300 conciertos, lo único que pide Paco Román, vocalista y compositor, es un poco de calma. Algo sencillo como poder ir a la piscina o pasar una tarde viendo Expediente X.

Pero parece que la calma no va a acompañar a los murcianos al menos por ahora. En septiembre verá la luz Crashpad, el cuarto álbum de la banda. Un disco más “luminoso” del que ya hemos podido escuchar algún adelanto con temas como Boystar o All that matters, que comenzaron siendo grabaciones en un iPhone, compuestas entre concierto y concierto. Si no tener un minuto de calma hace que Neuman saque discos así, será mejor mantener a estos chicos ocupados durante un buen tiempo.

Vuestro nuevo disco sale en septiembre. ¿Qué podemos esperar de Crashpad?

Paco Román: Creo que es el disco más Neuman de todos. El hecho de grabarlo en el estudio, en casa, me ha dado la oportunidad de hacer las cosas de otra manera, no como cuando vas a un estudio que lo haces todo seguido: grabas la batería, los bajos… Este álbum lo he podido hacer canción por canción y eso le da bastante personalidad a cada tema. If por ejemplo era un disco que, a nivel de LP y a nivel de concepto, era muy Neuman pero había canciones como Kids que eran muy largas y no podían definir tanto al grupo. En este álbum cualquier canción que cojas define a Neuman en todo su esplendor. Cada disco es el mejor, ¿no? (risas), siempre pensamos así, pero quizás sea también el más luminoso de todos.

Fuiste componiendo este álbum durante la gira de If en tu iPhone. ¿No te dio miedo que se te estropeara el móvil y se perdiera todo?

Claro, han sido 300 conciertos en tres años. Este es el cuarto verano de festivales con el mismo disco, aunque ya estamos presentando alguna canción del nuevo. Tres años más luego las producciones que he ido haciendo de Verona y Viva Suecia y algún grupo más, todo esto más las promos y componer… al final casi no tienes tiempo, y muchas canciones me han ido surgiendo que si en una prueba de sonido, que estás cansado y coges la guitarra para probar y le dices a alguien “déjame el móvil que voy a grabar una cosa”.  Tengo cosas repartidas por varios móviles. En el móvil del road manager tenía ideas, en el mío, en el del batería José, en el de Dani… Es verdad que muchas veces he pensado: ¿y si se me pierde el móvil o se me rompe o se me cae a la piscina? Estamos ya con los ensayos del nuevo disco y ya hemos sacado como 3 o 4 ideas no para este sino para el siguiente. A veces graba José, o yo muchas veces yo si tengo ganas pongo los micros, pero casi siempre sale la idea cuando no tienes nada puesto y lo más rápido es el móvil. Ya me mandó ayer 5 o 6 cosas y ni me sonaban, es guay por eso grabarlas porque hay algunas que te salen del corazón en ese momento y si no tienes manera de apuntarlo o recordarlo pues las olvidas.

¿Has encontrado alguna canción que no recordases y te gustaría haber incluido en algún disco?

Antes de empezar con Neuman tenía grabadas doscientas y pico canciones y descubrí alguna canción que pensaba “qué guapa”. Muchas veces descubres cosas que a lo mejor las haces con toda la ilusión del mundo y luego dices: madre mía esta canción, no la recordaba en absoluto. De hecho en el disco hay un tema que se llama Quiet, que es una canción que grabé hace unos dos años y medio, cuando vivía en Madrid. Me compré un piano y cuando me vine a vivir a Granada lo traje y revisando en el móvil de repente ¡ah! Y fue un tema que luego desarrollé para hacerlo con orquesta, una obra de 16 minutos, aunque en el disco hay una versión corta de 6. Es una canción que la tenía en el móvil y yo ni me acordaba de ella. Tiene sorpresas sí. Si se lleva a cabo al final el proyecto de hacerlo con orquesta… es una canción que es muy importante no sólo para mí sino también para el grupo.

En tus entrevistas solías hablar de la oscuridad en los primeros discos pero parece que en los últimos álbumes tu discurso se ha vuelto mucho más optimista. ¿Es más sencillo inspirarse cuando estás alegre?

Muchas veces lo digo en los acústicos “voy a ver si animo esto porque es un dramón”, pero claro yo tampoco soy la alegría de la huerta. Cuando te expresas con el arte siempre te vienen sentimientos que van a la nostalgia y al amor. Es verdad que cuando hice el Bye Fear/Hi Love fue un punto de inflexión muy importante. Venía de The Family Plot y el Plastic Heaven que eran discos más nostálgicos, pero creo que eso no va solo en función de cómo te encuentres. Por ejemplo, Bye Fear/Hi Love la hice en una etapa muy triste porque era la etapa que estaba pasando en esa época, por motivos personales, y me salió una canción alegre. Igual lo hice aposta para sentirme feliz, pero es verdad que es necesaria esa montaña rusa de emociones. Siempre lo digo, cuando estás en una temporada muy triste luego siempre viene una alegre, porque si estás siempre triste lo que tienes es una depresión, entonces tiene que mirártelo un profesional. Es verdad lo que dices que los últimos dos discos tienen un concepto más luminoso, a lo mejor las cosas han ido de tal manera, he encontrado una estabilidad tanto emocional como social no, pero si a lo mejor entre comillas familiar, de encontrarte bien, de encontrarte en tu hogar, en tu guarida. Todo esto influye en las canciones y en el disco, que empieza con lluvia y sonidos de viento y pájaros del lugar donde vivo, pero ya la canción de primeras te da una sensación muy optimista. Luego hay canciones muy tristes porque las hay, ya te digo que no soy la alegría de la huerta a la hora de componer (risas), pero sí tiene un tinte más positivo.

Dices que el Bye Fear/ Hi Love fue un punto de inflexión. ¿Qué acogida tuvo el disco? ¿Sabía la gente quién era Ken Stringfellow? Hace años le vi en un concierto en el que no debíamos ser más de 30 personas.

Sí, de hecho la canción más conocida de Stringfellow en Spotify es Bye Fear. Pero bueno lo de qué se escucha es simbólico. Hoy he estado haciendo una playlist con grupos que sigo como The New Year, que es uno de mis grupos preferidos y pone 10.000 escuchas mensuales y es un grupo que hace giras internacionales… Todo el tema de las escuchas me hace mucha gracia. Otra cosa es Justin Bieber que tiene 50.000 millones de visitas, pero bueno son otras ligas, me parece de risa. Ken Stringfellow tuve la suerte de que lo conocí, nos caímos muy bien y nos admirábamos mucho mutuamente, yo sobre todo con su carrera con The Posies. Como una vez me dijo alguien “es como si yo conozco a Paul McCartney y quiere hacer un disco conmigo”, y fue un poco eso, estaba muy encaprichado con que nos juntásemos e hiciésemos algo. Con The Family Plot lo intentamos pero no pudimos coordinarlo y cuando surgió lo de Bye Fear le dije que si le apetecía y dijo que genial. Estuvimos tres días juntos, cantó algunas canciones conmigo, metió algún piano, alguna guitarra. Para mí fue todo un honor trabajar con alguien a quien admiro profundamente, un genio de la música de los últimos 20 años, que tuviera ese cariño de hacer las cosas por amor a la música y por amor al arte que es como yo única y exclusivamente veo la música. Me sentí muy identificado y aprendí mucho de él. Ahora me llama y me dice “Paco, no me has llamado para este disco”. Porque en el If al no poder estar con nosotros lo que hizo fue meter alguna guitarra desde París, algún coro… Pero no pudo ser en este. Sí que tenemos pendiente hacer algo acústico, aunque son proyectos que no sé si saldrán porque dependen de la agenda de cada uno pero sí que me haría mucha ilusión y a él también le hace.
Otra anécdota de este disco es la de Jason Falkner, el guitarrista de Beck, que hizo un par de discos maravillosos en los 90. Tuve la oportunidad de conocerlo, todo de chiripa, y estuvo a punto de participar pero le pilló justo en una gira de Beck. No pudo ser pero estaba todo planeado para que viniera a casa y mezcláramos el disco juntos. Es otro grande de la historia de la música, de hecho Paul McCartney en el último disco que hizo este chaval toca la guitarra con él. Son cosas bonitas.

Has probado las dos caras de la moneda de la industria musical. Pasaste por una multinacional y desde hace tiempo estás con Subterfuge. ¿Cómo ves el panorama musical?

Subterfuge es lo mejor que le pudo pasar a Neuman. Al final se juntó un grupo valiente con un tío valiente (risas). Hay que ser valiente, estamos hablando de arte, lo que busco es hacer discos y expresar lo que siento, y cuando escuches el último disco pues dirás “Paco tenía razón cuando me dijo que él lo que quería era hacer arte y hacer canciones y le da igual todo lo demás”. Si eso funciona luego con el público pues genial, que es lo que ha ido ocurriendo con Neuman. He podido hacer lo que he querido y hay gente que lo ha valorado. Por eso Subterfuge es lo mejor que nos pudo pasar y claro, pasa el tiempo y ahora somos como una familia. La época en que grabé con una multinacional fue en los 90 con la otra banda que tenía, La fábrica de luz, con gente de Second, y Neuman fue un grupo que nunca tuvo un sello, siempre se autoprodujo todo, hasta el Bye Fear, que nos encontramos con un sello con el que sintonizábamos.

¿Sentías que valoraban más tu trabajo?

Sí, por ejemplo yo he grabado este disco y Subterfuge no ha escuchado ni una sola maqueta. Es confianza absoluta, no creo que eso lo haga ningún sello. Ellos me dan la oportunidad de hacer las cosas como yo quiera. Podía haberme ido con este disco a grabar a Estados Unidos pero no tenía ninguna gana de viajar, te lo digo de verdad, porque estaba ya harto de viajar y de dormir fuera. Yo quiero estar en mi casa con mi perro, con mi equipo, con mi mesa, hacerlo de otra manera y cerca de la gente que me acompaña en el grupo, y que confíen en ti de esa manera… y con todo el acojone que ello conlleva.

Háblame del futuro de Neuman y del futuro de Paco.

Yo estoy viviendo el momento el momento más feliz de mi vida. Porque realmente yo tengo ya 44 años aunque parece que tenga 24 y,bueno, esto es bastante extenso, pero nunca he podido disfrutar de un ambiente familiar ordenado, ya desde muy pequeño tuve que vivir solo, y la vida se ha portado bien conmigo en el sentido de que podía haber sido un delincuente, podía haber sido cualquier cosa, pero por suerte me dedico a lo que quiero, a lo que me hace sentirme vivo, y por eso me gusta mucho esa pregunta de Paco qué espera. Pues solamente espera que la casa en la que está viviendo en Granada siga siendo su hogar, seguir haciendo discos y que se vaya haciendo el estudio cada vez más grande, y sobre todo estar feliz y seguir haciendo música, que es mi vida, y poder estar tranquilo, que es algo que siempre he añorado. Y ahora lo siento.

Y con Neuman nada, empezando la gira, nos esperan ahora dos años como con If, no sé la cantidad de conciertos que haremos pero imagino que bastantes. Con la experiencia de If nos tomamos las cosas con más calma. Entre todo esto hay también proyectos de hacer un EP con piano y voz solo, una gira por teatros con formato acústico, saldrá un libro el año que viene, con imágenes de Ivan Pujol, que tiene material de toda mi vida, juntando eso con el texto de José Manuel Sebastián de Radio 3, que está preparando una biografía, saldrá también un vinilo… proyectos hay muchos. Ahora voy a hacer también la producción de Verona del nuevo disco y ese es un poco el futuro. No tengo ni vacaciones, pero bueno mejor desearlas porque tienes mucho trabajo. Es un poco lo que quieres pero también molaría pillar un mes de esos de voy a desaparecer. Apago el móvil o lo tiro… a la piscina no, que las canciones se borran (risas). Por lo menos un fin de semana que desconecte me escapo o me quedo viendo series, haciendo cosas hogareñas, de hecho esta tarde voy a hacer algo así.

¿Qué estás viendo ahora?

He terminado de ver los seis capítulos de la nueva de Expediente X. Soy muy fan y es alucinante.

Sin spoilers ¿eh?

Al principio flipas un poco porque ves a Mulder y a Scully un poco mayores… Pero bueno, el tercer capítulo es una obra de arte. No te cuento nada más, yo ya lo he visto dos veces. Estoy también con Se ha escrito un crimen que la están echando y con la última de Stargate. Star Trek también veo siempre algún capítulo… Entretenimiento. Hace años veía más cine independiente pero ya paso de calentarme la cabeza. Me gusta que te diviertan un rato, al fin y al cabo ya hay demasiada tristeza en el mundo y ya me caliento mucho la cabeza con los discos y al final lo que quiero es desconectar.