Nudozurdo: “Parece que vivamos en una vorágine de la inmediatez y las fórmulas cerradas y eso nos interesa poco”

NUDOZURDO

Siempre es un placer hablar con las bandas cara a cara, y más si es con bandas que llevan en esto de la música mucho tiempo, tal y como es Nudozurdo. Es un gustazo que sus palabras vayan más allá y hagan un ejercicio de introspección para contestar a tus preguntas. Poco antes de la salida del disco estuvimos con Leo Mateos y Ricky Lavado sobre su último trabajo y aspectos generales sobre la música en España.

El 24 de marzo se publica vuestro último trabajo, “Voyeur Amateur”, ¿qué nos podéis contar sobre él?

Leo: Ha sido un disco bastante trabajado, uno de los que más hemos trabajado, sobre todo la preproducción. Hemos trabajado los tres mucho y, sobre todo, un trabajo previo al estudio, un trabajo de maquetación muy intenso. Es el disco en el que más gente hemos involucrado, como por ejemplo incluir un productor artístico, que es algo que no habíamos hecho antes. También nos hemos ido a Barcelona a grabarlo, cambiar de ciudad nunca lo habíamos hecho. Ha sido como un proceso de principio a fin, cambiando de sello, ha sido como un poco diferente a lo que hayamos hecho.

Aparte de que Ricky Falkner mete mano por primera vez en un trabajo vuestro, ¿qué hace diferente este disco de los anteriores?

Ricky: Respecto al inmediatamente anterior, el de Rojo es peligro, quizá la diferencia más evidente y palpable es el sonido, que parte de un sitio mucho más orgánico, cuando el anterior partía de un sitio mucho más sintético. Entonces a nivel de composición era un disco pensado y creado por Leo y este ha sido un trabajo más de banda, más conjunto y con más trabajo de local. Luego en general, respecto a toda nuestra carrera, creemos que en este disco se condensan todo los diferentes Nudozurdos que han existido.

¿Qué os ha llevado a tomar la decisión de trabajar con Ricky Falkner?

Leo: Eso sobre todo ha sido un poco Ricky el que nos puso en contacto con él y nos sugirió la idea, entonces, como nunca habíamos trabajado con nadie, nos pareció bien que alguien diera una idea exterior del trabajo que estábamos haciendo una vez llegáramos al estudio y nos ayudara un poco en todo ese proceso. No solemos trabajar con nadie porque somos un poco recelosos de lo que hacemos, pero sabíamos que a Falkner le gustaba lo que hacíamos y a nosotros nos gustaba lo que hace, entonces sabíamos que podía funcionar. Pero, sobre todo, también, tiene una visión, digamos, de hacer un disco más abierto, más de cara a ampliar público.

Canciones largas, en general un tanto oscuro todo… ¿Esto tiene alguna intencionalidad? ¿Qué habéis querido transmitir a todo aquel que escuche el disco?

Leo: No ha sido intencionado, está en nuestro ADN. Nunca nos va a salir un disco de pop británico, digamos que está ahí y forma parte de nuestra manera de entender las cosas. Claroscuro, porque la vida es así, o así lo entendemos. Yo por lo menos. El tema de las canciones largas, es verdad que al ser un disco trabajado por la banda todo ese proceso ha sido más orgánico, entonces nos gusta trabajar con las dinámicas, que, entre un instrumento, que se vaya añadiendo otro, no tener prisa, entonces al final han quedado canciones largas de desarrollos. A lo mejor la intencionalidad es no tener prisa. La intención es contarte algo sin querer captar tu atención. Si te interesa, te interesa y si no te interesa es que a lo mejor no estamos en el mismo punto.

Entonces no os habéis puesto a recortar nada, las canciones han salido como han salido y así se han quedado.

Leo: No hemos recortado especialmente, pero con Falkner sí que ha sucedido que ha dicho “oye chicos, vamos a quitar esta parte de aquí. Vamos a hacer un corte en este punto porque aquí hay paja”. Cosas que nos han ayudado a que las canciones sean más redondas porque es verdad que tendemos a que las canciones sean largas y entrar en bucle.

Ricky: Los hábitos de música actual, eso de escuchar música y tal, parece que vivamos en una vorágine de la inmediatez y las fórmulas cerradas y eso nos interesa poco. No tener prisa tío, eso mola mucho. Yo no tengo prisa en contarte algo, y tampoco quiero que me escuches con prisa.

 “Enciendo la radio y todo lo que puedo escuchar son grupos que huelen a dinero y poco más”. ¿Pensáis que la música está en un momento en el que parece ser que vale todo?

Leo: Esa es la idea. Por suerte hay grupos, radios y promotores de festivales que se lo toman en seri. Pero más que todo vale, es que solo vale la rentabilidad.

Ricky: Solo vale lo que da dinero.

Leo: Sí, solo lo que es rentable, entonces todo vale si es rentable.

Ricky: Parece que, en general, no solo la música, sino que el mercantilismo es el único prisma a través del cual se observan las cosas o se valoran las cosas.

¿Qué les diríais a todos aquellos que están poniendo de moda el decir a los artistas qué hacer y cómo en vez de dejar que el artista cree a su gusto?

Leo: Yo creo que tampoco se les puede decir nada. Si una persona ha decidido la música que quiere hacer la va a hacer, digan lo que digan. Es algo que tiene que ver con la educación, con una cultura general de un país, y lo que hayas visto y lo que hayas oído, entonces, en realidad se puede hacer muy poco. Otra cosa es que, yéndonos a los principios de los principios, con un país que apueste por una buena educación, podríamos empezar a erradicar determinadas actitudes, pero yo entiendo que es muy difícil si te están metiendo por la televisión “véndete, véndete, véndete”, pues lo normal es que haya un flujo de gente vendiéndose y te digo esto porque a nosotros también nos pasa. A veces tienes que tomar decisiones complicadas, tocar en sitios con muchas marcas, entrevistas con el logo detrás y tienes que tomar decisiones.

¿Cuál es el momento que ha marcado un antes y un después en Nudozurdo y por qué? ¿O pensáis que ese momento es ahora?

Leo: Ha habido muchos momentos importantes en Nudozurdo. Ha habido muchos cambios de formación, muchos discos y tal. Pero sí, probablemente este sea un disco que yo lo veo como un punto de inflexión de ir a diferentes horizontes en lo musical y en lo profesional.

Lleváis mucho tiempo en esto de la música y supongo que habrá cambiado un montón todo, ¿qué echáis de menos de aquellos primeros años y qué odiabais de todo aquello?

Leo: (risas) Echo de menos a mis amigos de aquellos años, gente con la que has perdido el contacto y tenías muchas conexiones, gente que fue muy especial. Echo de menos lo que genera la falta de organización y todas esas ilusiones que se rompen por el camino que, a veces, es muy duro cómo sobreponerte a todo eso. Con el tiempo aprendes a llevarte con la gente, pero al principio todo es como muy impetuoso y saltan chispas, es terrible porque no sabes cómo manejar todo eso, y te va la vida en el grupo y son momentos complicados, eso no lo echo de menos.

El próximo 20 de abril actuáis en Madrid. ¿Algo especial para ese día?

Ricky: Hacer un buen bolo, pero no va a haber pirotecnia (risas)

Leo: No va a haber pirotecnia, pero sí que es verdad que, para este disco, yo he estado grabando guitarras de conciertos anteriores en un loop, y utilizaremos más esas grabaciones para dar inicio a las canciones y crear atmósferas y colchones de sonido y tal. Es algo que estoy trabajando ahora bastante.

Ahora que el formato festival se consolida, ¿qué opináis de dicho formato?

Ricky: Opino que es una lástima que se reduzca a eso, que parezca que es el único formato válido.

Leo: Parece que cuando el formato festival se impone la sala muere, y es un peligro para los grupos y la música en general. Hay festivales y festivales, entonces bienvenidos los festivales, pero con unas condiciones mínimas. Creo que es un problema si al final solo vamos a tener festivales porque es posible que se especialicen exclusivamente en un solo tipo de grupo y que den de comer solo a un tipo de sello. Puede ser un círculo vicioso que acabe con todo lo periférico al mundo del festival. Es importante que los programadores repartan bien el pastel y que tengan en cuento todo más allá de la rentabilidad. Los grupos que están empezando no van a festivales, tocan en salas pequeñas, y si no llenan la sala los comienzos van a ser el doble de difíciles.

¿Hacia dónde pensáis que camina la música en general? ¿Y Nudozurdo en particular?

Leo: Lo que más nos preocupa es que la música acabe siendo consumida más que compartida y escuchada. Que derive en una situación donde la música no tenga un impacto real en las mentes de las personas.

¿Que se convierta en una forma de entretenimiento más? Porque una amplia mayoría de la sociedad y de los consumidores de festivales piensan que la música es exclusivamente para divertirse, y a mí me enfada porque creo que es una forma de maltratar la obra artística. Los artistas no sois bufones de la Edad Media que están ahí para nuestro entretenimiento.

Leo: Estoy de acuerdo contigo, pero es una falta de respeto también hacia ellos mismos, porque en el fondo, el arte no es un espejo que te ponen delante, porque tú crees que eres de una manera y a lo mejor eres de otra, entonces a lo mejor te ponen el arte delante y dices “hostia, a lo mejor no soy así”. Entonces es una cosa muy práctica si lo piensas, porque es una manera de conocerte, tío. No hay nada más revolucionario que eso y vives mejor, o peor a veces, pero por lo menos te conoces. Entonces si lo convertimos en un espejo en el que mirarnos, en un cuadrito de Ikea, pues estamos pervirtiendo todo el círculo.

Ricky: Si se estandariza todo, se pierde precisamente esta faceta.

Leo: Y lo de los bufones, es que es curioso, pero se está convirtiendo en eso y llega un punto en el que llega a ser ridículo. A veces quieres decir algo serio en un país que es como muy de chiste y de coña continuamente y si te pones serio es como “a ver el cultureta este qué nos va a contar”.

Culpa muchas veces de esa gente que va a los festivales por sol, playa y demás cosas, sin importarle el Line Up.

 

Leo: Muchas veces es como si la gente viviese en una burbuja, y es una cuestión de concienciación de que hay que cuidar lo que te gusta. Entonces creo que no acabamos de entender qué le sucede a la peña.

No te pierdas a Nudozurdo este jueves en Ochoymedio Madrid.