Nocturnos: “Queríamos dar un salto y convertirnos en una banda con carácter propio”

Nocturnos-Crazyminds.es

Alberto Pastor (bajista), David Montijano (voz y guitarra), Félix Barrios (guitarra y coros) y David Barrios (batería) forman Nocturnos, grupo que el pasado 15 de mayo sacó su segundo trabajo: Hemos visto lobos.
Se trata de un disco que recoge la esencia del grupo de su primer LP, Pequeñas esperanzas, pero en el que Nocturnos han apostado esta vez por recalcar el trabajo de la producción en el resultado final, de la que se ha encargado Sergio Molina en los estudios Moba; ha sido mezclado por PacoLoco y será distribuido bajo el sello Inuit Producciones.
Normalmente se ha comparado su sonido con grupos tan dispares como Los Brincos o Los Bravos, aunque cuentan con un aire pop muy de la década de los 80 90.
Desde Crazyminds, hablamos con David, voz y guitarra del grupo, para preguntarle por el nuevo sonido, las letras de las canciones y de hasta una imagen de Julio Iglesias en el videoclip del tema Lo sabes bien. Y, hablando de sus videoclips, el pasado 21 de junio salía a la luz el del single Fantasía liberal, a modo de guía para el voto de los indecisos de las Elecciones Generales. Esto es lo que nos contó de Nocturnos y su nuevo disco:

P: ¿Qué tal estáis viviendo el recibimento del disco por parte del público?

David: Lo que estamos escuchando del feedback es muy bueno porque están diciéndonos uno de nuestros objetivos, que era que en el primer disco eran canciones muy sencillas, muy directas, de tres minutos y medio, un power pop de toda la vida; y en este sí que queríamos dar un salto y convertirnos en una banda con cierto carácter propio.

Está claro que se ve claramente de dónde venimos, pero ahora si nos escuchas, por lo menos, puedes decir… no son ni Vetusta Morla, ni Supersubmarina, ni Sidonie. Parece que ahora todo gira alrededor de cuatro o cinco grupos y nos comparan a todos. Se tiende a comparar muchas veces por falta de conocimiento. Otras, nos dicen “me suena mucho al último disco de Mucho”, y ahí sí que pueden tener razón, porque Martí y yo somos amigos, hemos recorrido un camino similar estos últimos años y hablando con él sí que tenemos muchas influencias mutuas.

Nos gusta que cada vez más la gente te diferencie de otros grupos y que empecemos a tener carácter propio. Nos hemos dado cuenta de que de unos años para acá, la música se ha simplificado tanto, y se ha intentado buscar el éxito y el single rápido, que para los verdaderos amantes de la música, que somos los que nos encontramos en todos los conciertos y todos los festivales, esa gente, yo creo que ya está un poco cansada de la música que es “muy fácil” y entienden que haya nuevas propuestas y aunque sean un pelín arriesgadas, es lo que les hace que eles guste más. El público está buscando nuevos puntos de vista de la música, algo más complicado, o por lo menos diferentes, al final eso es lo que hace diferenciarse a una banda de otra, el ir por caminos no trillados, y eso es lo que estamos intentando nosotros.

Nos gustan las canciones sencillas, pero lo complicamos un poco, ponemos muchos arreglos. El plato que hicimos con Pequeñas Esperanzas era un puré que entraba muy fácilmente, y ahora no lo vamos apasar por la trituradora y vamos a dejar que pase lo que pase. Realmente los ingredientes son los mismos, pero son un poquito más difíciles de digerir.

El sonar diferente es un riesgo que corres y que creo que todo grupo tiene que sufrir, la sensación de dar un paso que el público a lo mejor no entiende. A lo mejor no gusta para nada, o no nos comemos una mierda, o gustamos menos que antes… Esa preocupación era peor antes, pero ahora nos hemos dado cuenta de que era un tanto adolescente, lo de no gustar a todo el mundo, y ahora y dices voy a ser lo que de verdad me interesa, lo que me gusta, somos un grupo sencillo, de melodía y de cuatro acordes, cinco, pero sí que queremos esconderlo un poco.

Eso es lo que estamos notando, que la gente nos dice que en las primeras escuchas les cuesta, los seguidores menos metidos en la investigación musical, el fan casual; no les entra a la primera, pero después de darle un par de escuchas nos dicen que flipan y que les encanta el disco. Muchos nos dicen que les ha costado mucho más que el otro, pero nos lo agradecen, el que no sea tan a la primera, lo hace también menos empalagoso.

P: El nuevo disco, Hemos visto lobos, tiene un título bastante peculiar. ¿Hay muchos lobos en la industria musical, u os referíais a otro tipo de lobos?

D: Va un poco por la vida en sí, ya somos mayores y no es que nos la demos de “chicos, nosotros ya lo hemos visto todo”, porque eso sería un aburrimiento. Sí que, por lo menos, hemos pasado una etapa de la vida en la que hemos descubierto muchas cosas e igual hay canciones que te hablan de políticos como la de Fantasía Liberal, que habla de la política en clave deprimente.

Hemos visto lobos, hemos visto lo bueno y lo malo, en política, en otros temas como con Bonnie & Clyde, siguiendo su historia y que continuaron con lo que iban a hacer hasta que se los cargaron. Hacemos un símil con nuestra vida como músicos y nosotros sabemos lo que hay, sabemos adónde vamos a llegar y no esperamos que nuestro camino se haga un desvío a tocar con Bruce Springsteen a tocar en el Bernabéu. Es un camino duro, y queremos que por lo menos, no termine mal. Trata sobre la experiencia, a fin y al cabo.

Hay un par de canciones que hablan del amor, pero siempre desde el punto de vista de una pareja que ya lleva mucho tiempo. Es muy fácil al típica película de Hollywood de los amantes que se van a querer para siempre aunque se acaben de conocer. Esa historia es la que nos están vendiendo siempre: “te querré para siempre”, y luego resulta que para bien o para mal, la vida va poniendo las cosas en su sitio y es cuando pasan los años cuando conoces realmente bien a una persona y parece que lo más bonito, o lo más fácil de contar es el principio de la relación donde todo es más maravilloso, y a mí lo que más me gusta contar es la parte de una relación de dos personas que llevan 20 años y se han visto en las peores situaciones y se siguen queriendo y se siguen diciendo “te quiero”. Ese “te quiero” me vale más que el de una pareja que se acaba de conocer.

En la banda tenemos pareja desde hace muchos años y es algo que vemos, que es más bonito el cariño ahora, más valioso, es lo que nos vale más a nosotros. Empiezas a querer a una persona de una forma diferente a cuando estás empezando. Es otro ejemplo de experiencia, de lo que trata un poco el disco, de que sabemos de que va la historia, aunque nos falta muchísimo por ver.

P: ¿Cómo le presentaríais el disco a una persona que nunca os ha escuchado para que se ponga Hemos visto lobos?

D: Si pudiera ser, que nos viniera a ver en directo, porque para nosotros es fundamental. A parte de porque es lo que nos da de comer, o lo que nos hace seguir adelante. Sacar un disco, la promoción, los videoclips… toda esa inversión la recuperamos con los directos, y es precisamente ahí donde mejor nos movemos. En los conciertos es donde realmente te das cuenta de cómo es una canción, porque en el disco todo está muy bien maquetado, todo suena muy perfecto, pero es en directo cuando las canciones cobran vida.

Les diría que nos fueran a ver en directo porque es donde van a ver al animal de verdad, no a la fotografía. Si tiene que escuchar el disco, que no tenga prejuicios musicales y que somos un grupo que pretende hacer música sencilla, que se pueda tocar con una guitarra y cantar, pero que dentro tiene muchas lecturas, lo que pasa es que están envueltas de una producción muy sencilla y parece que el mensaje se queda ahí. Escucharnos a nosotros, sobre todo en el primer disco, es escuchar canciones muy pop, pegadizas y sencillas y el mensaje quizá era lo menos sencillo, pero nos costaba que la gente lo viera. Es otra de las causas por las que hemos intentado esconder mucho más las canciones en este disco, para que tengamos que involucrarnos más y sacarle un par de significados a la letra.

P: ¿Quién de todos compone las letras?

D: Las hago yo

P: ¿Qué influencias tienes a la hora de escribir?

D: Bueno… pues no sé qué decirte. Leo mucho y leo de todo, todo lo que me cae en las manos y todo va dejando huella. Ahora me estoy leyendo un cómic de Alan Moore, o me leo un libro de estos que queda muy bien comentarlo en los círculos de hipsters porque es de un escritor japonés… Basculo de un lado a otro, y eso es lo que me define a la hora de escribir, que igual te hago una referencia a Lovecraft, o a lo mejor me estoy fijando a letras de Bono.

Hay una cosa de Bono que me gusta mucho y es que consigue contar una historia y sorprenderte, que es lo que me pasó con la canción Staring at the Sun, y yo no sabía muy bien de qué hablaba, pero era como de estar al Sol. Lo puedes interpretar de una forma, pero luego realmente hablaba de los muertos por el IRA que siempre estaban mirando al Sol… esa forma de escribir me gusta, no decirlo todo a las claras y que haya un cierto mensaje oscuro. Me gusta ir por ahí, no me gusta el ser muy, muy directo.

P: Hemos visto lobos y HVL, que inician y cierran el disco, trabajan como una misma canción y ese aspecto le da una forma circular al disco. ¿Fue consciente la similitud entre ambos temas y el de colocarlos en esos puestos?

D: Es la misma canción, la partimos por la mitad. Cuando empezamos a hacer el disco, sabíamos un poco por dónde queríamos ir, queríamos meter elementos electrónicos, todo muy sintético y muy producido, un trabajo de alta costura, un trabajo muy fino ene l que no hubiera ningún detalle al azar. De hecho, cuando terminamos el disco, nos dimos cuenta de que faltaba algo que enlazara con la naturalidad de la que veníamos en el disco anterior y grabamos esta canción, que está grabada con una guitarra acústica y la voz en el estudio y en vez de ponerla al principio, decidimos ponerla al final como para envolver el regalo.

Le letra habla de la experiencia, resume de qué trata el disco. No es un disco conceptual, pero se puede ver desde el prisma de una persona que ya tiene cierta experiencia en algo.

P: Inevitable es la canción más divertida del disco, perfecta para bailar en festivales este verano. ¿Tenéis ganas de tocarla en este ambiente?

D: Sí, muchísima, es una canción muy festivalera y que se puede tocar en veranito delante de mucha gente. Es bastante directa y movidita, y es curioso porque la letra es muy fácil de entender, trata sobre cosas que como a un chico nos pasa y te piensas que ya la tienes “en el bote” y luego nada de nada, es una cosa que nos sucedía bastante a menudo y queríamos reflejarlo.

En el tema de la letra yo tenía muy claro qué quería contar, pero no me salía claro, y me cogí la guitarra como si fuera un artista de estos, un poeta maldito, y fui a un parque donde casi me enrollo por primera vez con una chica, y ahí me salió toda la letra. Me metí muchísimo en el papel.

P: En el videoclip de Lo sabes bien, aparece un libro de Julio Iglesias al fondo en un momento… ¿Es de alguno de vosotros?

D: El director del videoclip es un artista polifacético, un tío muy peculiar y le conocíamos porque se lo había hecho a Pablo und Destruktion y a algunos más, y hablamos con él y nos dijo que tenía una idea que ninguno de los grupos que iban a grabar con él, quería hacerla nunca y él siempre la proponía. Y nosotros dijimos… pues venga, si somos carne de cañón. Y la verdad es que nos encantó.

Nos dijo que fuésemos a una casa de campo que él tenía allí en el norte. Sacamos cosas raras, como el libro de “Julito” y dijimos que por supuesto, que se viese. Hay momentos en el que si paras la imagen, te regala perlas de auténtica bazofia en forma de libro y bueno, nos encantó. Había cosas curiosas.

P: El vídeo acaba siendo básicamente un decálogo de las mayores putadas que puedes hacerle a alguien cuando eres un niño. ¿Cuál es la mayor putada que recuerdas haberle hecho a alguien?

D: Yo soy muy bueno, a mí siempre me las han hecho, normalmente no hago ninguna putada.

Respecto a lo que es la música y tal, yo soy un tío muy perfeccionista y no me conformo con lo primero que sale. Estoy haciendo memoria y no me viene nada, igual que haya sido demasiado exigente… Suena un poco a una entrevista de trabajo con los defectos propios. No suelo ser muy cabrón, por lo menos de primeras.

P: Habéis colgado las canciones íntegras en YouTube, ¿no os da miedo que rebaje las ventas del disco?

D: Lo hacemos buscando el efecto contrario. Con el disco anterior hicimos algo muy similar, y terminamos vendiendo todo. Con este vamos a intentar hacer lo mismo porque nos hemos dado cuenta de que el disco es casi como merchandising. Aunque no tengas un disco, una camiseta de un disco, vas al concierto si eres fan. El disco es como un objeto más de coleccionista, y lo tiene como recuerdo del concierto, o porque lo quieren tener físicamente… El disco lo estamos vendiendo en los conciertos, aunque esté en tienda, pero preferimos hacerlo después de que nos hayan visto, se lo firmamos, la foto, que nos agreguen a redes sociales…

P: ¿Usáis mucho las redes sociales, os gustan? Porque en Facebook por ejemplo tenéis unos posts bastante ingeniosos…

D: Nos gustan mucho, nos encanta estar en contacto con los fans y desde hace unos años, es que si no tienes una red social o no las controlas, es como si no existieras. Muchas veces es autobombo, pero cada vez nos damos cuenta de que es así. Antes era mucho más el boca a boca y le daba un plus a quien te descubría, pero ahora lo tengo todo a un click

P: ¿Lleváis vosotros las cuentas? ¿Os han ayudado a contactar directamente con los fans?

D: Sí, sí, es comunitario. La oficina a veces nos pone algo, como tema entradas o anuncio de concierto, más genérico todo porque tiene que estar continuamente todo en marcha, pero sí que nos gusta poner a nosotros tonterías.

De hecho, nuestro modus operandi es mirar en redes sociales los seguidores que tenemos que sean de donde vamos a tocar. Vamos individualmente a decirles que vamos, nos responden diciéndonos que van a venir y les pedimos que se traigan a un amigo también. Y muchas veces, a partir de nuestros fans, nos dicen que indaguemos en algunos Facebook para que vengan al concierto… Somos muy activos. Hablamos con gente que no conocemos antes de ir y nos funciona.