León Benavente: “Escribimos sobre aquello que le pasa a la gente como nosotros”

Leon Benavente

En tan solo cuatro años, León Benavente se han convertido en uno de los grupos con más presencia (y éxito) en el panorama nacional. Si su primer trabajo homónimo fue recibido con una gran aprobación entre el público, su segundo disco, 2, ha estado en lo más alto de las listas de mejores álbumes nacionales de 2016. Sus letras corrosivas y realistas se han convertido en un detallado mapa de la actualidad en la que vivimos. Han llevado su música a casi todos los rincones de nuestra geografía y a algunos países de Latinoamérica (en los últimos meses han ofrecido más de cien conciertos). Ahora llegan a Barcelona para tocar en Apolo (jueves 16), una de las pocas salas que les quedan por conquistar. Nos reunimos con Abraham Boba y César Verdú para hacer un repaso de este último año.

2 ha encabezado la mayoría de discos de mejores álbumes nacionales de 2016, ¿esperabais esté éxito tanto con la crítica como con el público?

César: Nos sorprende con este disco y con el anterior, con el que también sucedió algo parecido. Esto es como todo. Las críticas te las tienes que tomar bien hasta cierto punto, que tampoco se te vaya la cabeza. Estamos muy satisfechos y muy contentos. Es cierto que antes de grabar el segundo disco había cierta presión, incluso de la gente que se nos acercaba a comentar que qué teníamos planteado hacer para el próximo álbum. Lo teníamos muy difícil. Nuestra intención era no repetir el mismo disco que habíamos hecho, arriesgar, estirar la cuerda hasta donde podíamos y al final ha salido bien la jugada.

¿Cómo compagináis vuestros proyectos paralelos con León Benavente?

C: Realmente hemos dejado todos los proyectos paralelos. Ya los abortamos con el primer disco. Excepto el seguir con Nacho Vegas, que eso sí que lo hemos mantenido. Al trabajar con la misma oficina podemos compaginar las giras. Cuando él descansa nosotros giramos y al revés. El resto de proyectos sí que los tuvimos que abandonar para centrarnos en León Benavente.

¿Hasta qué punto el bagaje que tenéis con vuestros anteriores proyectos ha influido en vuestra forma de tocar en León Benavente?

C: Es muy diferente cuando inicias un grupo siendo un chaval influenciado por lo que estás escuchando o en nuestro caso, que estábamos influenciados por el bagaje que llevábamos a nuestras espaldas. Ha afectado bastante. Cada uno tenía una forma de tocar y de concebir su instrumento y eso se ve reflejado a la hora de unir esas cuatro influencias que traía cada uno.

Ahora quizás no tanto, pero cuando sacasteis vuestro primer trabajo se os ponía la etiqueta de “supergrupo”, ¿os sentís identificados con ese concepto?

Abraham: Es una etiqueta que no dice absolutamente nada de la música que haces. Cuando salió este grupo era una etiqueta que se usaba para dar pistas a la gente de que veníamos de otros proyectos. Como a los grupos anglosajones que han hecho lo mismo se les ha puesto esa etiqueta en este caso también se hizo lo mismo con nosotros. Pero es una etiqueta que no dice absolutamente nada.

Una de los aspectos más llamativos de “2” es la presencia de sintetizadores, ¿fue algo premeditado o surgió sobre la marcha durante la grabación del álbum?

C: Era un poco huir de los sonidos más conservadores del rock. Y al final esos sintetizadores son guitarras procesadas de otra manera. Es un trabajo de producción y de concepto que teníamos claro que queríamos abordar en este disco. También hay sintetizadores e instrumentos que han entrado nuevos en esta etapa del grupo y que coinciden con la grabación  del segundo disco. En el primer disco la instrumentación era muy básica y en este caso queríamos huir un poco de esas guitarras convencionales del rock y darle un punto más sofisticado. Seguiremos experimentando.

Precisamente en Nuevas tierras Benin Fraile colaboradora con unas líneas de sintetizador ¿cómo surgió esta colaboración?

C: Uno de los últimos conciertos de la anterior gira fue en Granada. Él vino al concierto y estuvimos charlando en el camerino y nos enseñó una foto de un sintetizador modular que estaba montando. En ese momento teníamos el esqueleto de la canción y nos faltaba rellenarla con ambientes. Surgió la propuesta si quería colaborar y nos envió unas ocho pistas de cosas que se le habían ocurrido con el sintetizador y nos parecía que tenían que estar.

¿Con qué otro artista os gustaría colaborar?

A: A la gente a la que le hemos pedido colaboraciones ha sido más por la canción en si que por el artista al que se lo pedimos. En el caso de Bani fue algo fortuito. Lo mismo pasó con las colaboraciones del primer disco con Iranzu Valencia y Cristina de El Columpio Asesino o Joseba Irazoki, que subió al estudio y grabó una pista de ruidos que se acabó quedando entera… Nosotros no decimos “vamos a llamar a esa persona para tener su nombre” sino que tenemos una canción y pensamos”esta persona puede hacer que el tema vaya hacia donde tiene que ir”.

En vuestras letras hay crítica y reivindicación, o por lo menos una alerta sobre algunos temas de la actualidad, ¿es eso lo que os impulsa a componer?

A: Nos interesa hablar de lo que nos pasa y de lo que vivimos, con todos los temas que eso pueda abarcar. El punto de vista luego ya tiene que ver con la energía y la agresividad del grupo. Una cosa va alimentando a la otra. desde el principio se ha hablado de León Benavente como un grupo reivindicativo o como canción política y protesta, y en realidad nosotros nunca nos hemos sentido dentro de esas etiquetas. Escribimos sobre aquello que le pasa a la gente como nosotros, que al final hay mucha.

En una entrevista con Enric Montefusco, éste comentaba que hoy en día los festivales condicionan qué grupos tienen éxito y cuáles no, ¿creéis que hay grupos que hacen música pensando en el formato festival?

A: ¿De verdad algún grupo hace eso? Espero que no.

C: Nosotros no hacemos eso. Entiendo lo que quiere decir, que es que por el hecho de tocar en un festival te están promocionando. Si un grupo toca en muchos festivales estará viviendo su momento de gloria. Es cierto también que propuestas más arriesgadas son más difíciles de mover a nivel de giras de salas. Pero siempre ha pasado. No solamente ahora. Los festivales llevan años funcionando. Benicassim empezó en el 95, así como otros grupos que an aquel momento llevaban a los grupos que estaban funcionando. Sí que hay propuestas más arriesgadas, que no son festivaleras o fiesteras, por así decirlo, por las que los festivales no arriesgan tanto.

¿Cómo han recibido vuestra música en Latinoamérica?

C: En Latinoamérica bien. Hemos tenido la experiencia de México, que fue muy bien. Ahora en marzo volvemos. Son sitios que tienes que ir visitándolos a menudo para ir atrayendo a más gente También estuvimos por primera vez en Chile y en Argentina. Te das cuenta de que cada país tiene su escena particular y que es muy difícil competir contra esa escena.Es como cuando bandas de allí vienen aquí: hay tantos grupos en la escena española que es difícil hacerse un hueco. Y notamos lo mismo allí. En Argentina sobre todo. A veces creemos que lo que se escucha en México es lo mismo que se escucha en Ecuador o Brasil y no es así. En cada país lo petan unos grupos determinados.

Precisamente en Habitación 615 habláis de un viaje a México

A: Habla sobre más cosas ¿no?

Sí, pero parece como la cronología de un viaje concreto, con escenas muy reales.

C: Bueno, son hechos verídicos que también se pueden trasladar al diario de gira en España. Se tocan detalles que te trasladan a México.

Vuestra música, y también el nombre de vuestro grupo, “suenan a carretera” ¿todos los kilómetros que recorréis os ayudan a componer?

A: A nivel de tiempo no ayuda a nada. No somos gente de componer en la furgoneta o de quedar en la habitación del hotel y ponernos a hacer canciones. A ese nivel no ayuda. pero ayuda a hacer conciertos y a concebir las canciones y los sonidos de una manera. No hacemos música para festivales pero nos basamos en la experiencia que tenemos de los directos para ver por dónde encaminamos unas canciones u otras. Por eso también hay un avance desde el primer disco hasta el segundo. Con el primero no habíamos tocado en directo y después, tras 150 conciertos todo eso se ha plasmado en el disco.

La última frase del disco es “quizás en un par de años pueda continuar”, ¿estáis pensando en sacar el tercer disco?

C: En principio nuestra intención es hacer un tercer disco. Si llegamos vivos (se ríen). De momento vamos a sacar un EP de cuatro canciones. Seguimos produciendo y seguimos componiendo. La verdad es que estamos muy centrados en la gira de salas. Luego ya vendrán los festivales de verano. Pero sí, la intención es hacer un tercer disco y arriesgarnos en él.