Javiera Mena: “Quizás con 70 años pueda estar alejada del escenario”

Javiera es un torbellino inquieto capaz de poner patas arriba cualquier lugar. Chilena y ciudadana del mundo, su electropop está de enhorabuena. La encontramos inmersa en una promoción exhaustiva de su último LP, Otra hora, mientras prepara su anhelado asalto a las principales plazas españolas. Estuvimos un rato con ella pocos días antes de una gira que la llevó este fin de semana hasta el MBC Fest en Valencia y le conducirá próximamente al Ocho y Medio de Madrid, el 9 de abril, el Music Hall barcelonés, el 15 de abril para cerrar su gira en La Mar de Músicas en Cartagena (del 17 al 25 de junio). Seguramente, cuando leas estas líneas Javiera ya habrá puesto patas arriba alguno de estos lugares, pero merece la pena registrar las palabras de un estrella emergente camino del éxito. Nuestro conversación fue fugaz pero muy intensa y cargada de la estilosa impronta de la nueva musa de la electrónica.
¿Hay una Javiera diferente encima y debajo del escenario?
Sí, podría decirse que sí. Yo creo que por un lado no cambia nada. La pasión por la música es siempre la misma, tanto encima como debajo del escenario. Pero en el fondo algo cambia. Encima del escenario vives un personaje que es un reflejo de una parte importante de ti pero que no muestra muchas cosas que guardo para mi.
¿Qué te transmite actuar?
Me transmite una sensación de comunión con mi público que es algo inenarrable. Se trata de un feeling muy intenso, como si te convirtieses de repente en director de orquesta. Todo gira en torno a tu música y solo puedes sentir gratitud por la conexión que provoca con otras personas. Entras en un estado mental diferente de la vida real. Un directo es un momento muy solemne. Toda una emoción colectiva que te hace sentir muy bien por dentro.
¿Podrías vivir sin ello?
Yo creo que sí. Pasados unos cuantos años quizás sí pueda estar alejada de un escenario. Actualmente, estoy en una etapa de escenario en mi vida. Es algo que me pide el cuerpo porque me encuentro en un momento en el que me apetece mostrar mi música a mis seguidores y de disfrutar de esas sensaciones únicas que te transmite actuar en vivo. A pesar de ello, podría llegar a vivir sin el escenario. Yo parto de hacer música de PC, así que me imagino que habrá alguna etapa en mi vida en la que me gustará estar haciendo música en casa tranquila. Me imagino así no sé, a los 70 quizá. Es probable que con esa edad no esté para directos pero sin lo que no podría vivir es sin música.
¿Te consideras una referencia de la música española?
No lo sé. Son cosas que se ven más desde fuera. No me considero una referencia en sí aunque me han dicho que he influenciado a otros músicos. Lo único que tengo claro es que a mi también me han influenciado otros músicos y estaré honrada de ser una influencia. La música siempre ha funcionado así.
¿Qué escuchabas de pequeña?
Siempre he absorbido toda la música a mi alrededor. De niña, escuchaba la música que mis padres ponían en casa. Mi padre escuchaba mucha música clásica, especialmente Mozart y Vivaldi. Ambos me hacían soñar. Por su parte, mi mamá se decantaba por Umberto Tozzi, Camilo Sesto o Rancheras. También escuchábamos música disco y funk en la radio. Todo ello está presente en mi música.
Háblanos de la escena chilena.
Hay mucha variedad musical en Chile aunque hay una escena muy nutrida de House chileno. Allí es mainstream y quizás sea la escena más identificable de la música chilena por su calidad y diversidad. Gente como Mamacita Morales, Román o Castro Macarroni son evidencia de una escena de djs muy potentes y muy inquieta, con muchos viajes a lugares como Alemania, donde son recibidos como estandartes del house latinoamericano.
¿Te gusta la escena musical en España?
 Me gusta mucho lo que hacen bandas muy especiales como Cycle, todo lo que saca el sello Canadá, La bien queridaBFlecha. Se están consolidando muchas bandas muy potentes que, poco a poco, van a estar más presentes dentro del circuito musical.
¿Qué te inspiró tu nuevo disco, Otra era?
Suelo escribir sobre cosas de la vida cotidiana, plasmo emociones y pretendo reflejar las cosas más comunes. En Otra era esas cosas están presentes pero he buscado plasmar un hilo más potente como es el deseo.
¿Qué expectativas tienes de tu próxima gira?
Tengo la expectativa de encontrarme con mucha gente. Me apetece mucho actuar en el MBC Festival de Valencia donde estaré ante mucha gente nueva que probablemente no me conozca. También me ilusiona ver otras bandas allí. En esta gira me propongo mostrar mi nuevo show con bailarinas españoles y presentar mi cuarto y último disco, Otra era.
¿Que es lo que mas te gusta del público español?
Muchas cosas. Es un público muy festivo para tratarse de Europa, las sensaciones que me transmiten son similares a las que siento en Latinoamérica. Realmente, me siento en casa en cuanto a calidez. Otra cosa que me causa mucho respeto y admiración es que se trata de personas muy analíticas, hacen conclusiones con opiniones muy trabajadas y acertadas, y eso demuestra que aquí no vale cualquier cosa. Hay un estándar de calidad muy alto y por eso es un reto conquistar a aficionados que entienden de música y que ven muchos conciertos a lo largo del año.