Entrevista a Morgan: “Si no te gusta lo que un artista dice, no compres su música, pero déjale hacerlo”

Morgan

La corta trayectoria de Morgan ha sido, en poco tiempo, el claro ejemplo del crecimiento paulatino, de ir quemando etapas a velocidad de vértigo, desde la más pura independencia a llenar las salas de todo el territorio español.

En 2016 vio la luz North, el primer álbum de la banda madrileña y desde entonces han ido sumando adeptos a su música casi cada día. Desde la Moby Dick hasta la sala Ochoymedio, pasando por Costello, El Sol, Teatro Lara y Joy Eslava, cada vez más público en la capital (y fuera de ella) pero siempre con el mismo resultado: localidades agotadas y la sensación de estar ante una banda cuya calidad sobrepasa a la mayoría de las bandas que pueblan el panorama musical español. Podríamos decir que estamos ante la gran promesa musical de este país, el grupo con el futuro más esperanzador, pero lo cierto es que Morgan son ya una incontestable realidad.

Unos días antes de que viera la luz Air, el segundo trabajo del quinteto, nos juntamos en pleno centro de Madrid con sus tres miembros originales (al grupo se han incorporado de manera definitiva David Schulthess a los teclados y Alejandro Ovejero al bajo), Carolina de Juan “Nina” (voz y piano), Paco López (guitarra) y Ekain Elorza (batería). En una interesante charla pudimos acercarnos más a lo que encierra este maravilloso disco que tuvimos la suerte de escuchar en exclusiva antes de su lanzamiento.

Humildad, trabajo y mucho amor por la música, esas son tres de las conclusiones que pudimos sacar al conocer de cerca a los integrantes de Morgan. Lo que empezó como una entrevista al uso se convirtió en una amena conversación que se extendió más allá del tiempo pactado. A continuación podemos descubrir más acerca de Air, y de sus creadores.

Para quien no os conozca aún y se enganche ahora a vuestra música, ¿podéis contarnos cuál es el origen de Morgan?

Nina: Nosotros tres somos amigos desde hace bastantes años. Les enseñé un par de canciones que tenía compuestas y ellos dos maquinaron un poco la cosa. Decidimos juntarnos para trabajar en esas canciones y hasta aquí…

Ekain: Poco a poco se iban sumando canciones. Cada vez que Nina nos llamaba para decirnos que tenía una nueva, quedábamos, y la íbamos maquetando poco a poco. Esto fue así durante dos años más o menos.

Paco: Sí, durante dos años creo que hicimos tres maquetas y la última ya tenía todos los temas que luego fueron al primer disco North. Fue un proceso de llevar las cosas sin demasiada prisa. Tuvimos una época de ensayar bastante pero fue todo muy tranquilo, ya que hasta los dos años no dimos conciertos. Fue a partir de esa última maqueta cuando nos animamos a meternos en el estudio

Así que vinieron antes las canciones que el proyecto en sí.

Paco: Exacto. De hecho el nombre del grupo es probable que saliese…No sé… (duda).

Nina: Un año después de juntarnos.

Ekain: De hecho las canciones que hay en el disco, exceptuando dos o tres, son las primeras que se hicieron.

Nina: Sí, es que no había mucho más. Cuando estábamos grabando North llamamos a Ove (Alejandro Ovejero) para que hiciese el bajo y ya en plena grabación conocimos a Chuches (David Schulthess). Ahí fue cuando ya nos juntamos los cinco.

Ekain: Ese primer concierto en Moby Dick fue el momento en el que tocamos por primera vez los cinco. Sería como el punto de partida de Morgan.

¿Cuáles creéis que son vuestros puntos fuertes, vuestras mayores credenciales?, ¿qué puedo decirle a alguien sobre Morgan para recomendarle que os escuche?

Paco: Yo te diría que el directo, porque es algo que cuidamos bastante mientras lo hacemos. Supongo que el momento en el que empezamos cada concierto es distinto. Todos tienen una energía diferente y generalmente la gente con la que hablamos después sale muy contenta de ellos.

Morgan

Desde que se empezó a escuchar la voz de Nina, todos coincidimos en que estamos ante una de las voces más interesantes y especiales de nuestro país. ¿De dónde surge tu personal manera de cantar?

Nina: Supongo que está relacionado con la música que yo he escuchado toda la vida. Desde muy pequeña, en casa se fomentó la importancia de la música. Yo era una niña y mis padres tocaban versiones de los Eagles, de Lynyrd Skynyrd, música americana sureña… entonces supongo que todo eso se quedó en algún lugar de mi cerebro. Cuando fui creciendo, no tuve filtro a la hora de escuchar música, me ponía todo lo que pudiera estar a mi alcance. Me daba lo mismo Christina Aguilera, que las Spice, que Aretha Franklin o Fiona Apple

¿Y todo eso lo ibas haciendo tuyo?

Nina: Sí, la verdad es que yo lo escuchaba todo bastante compulsivamente. Yo le robaba los cd a mi hermana y me tiraba toda la tarde con el libreto, leyendo la letra… aunque no entendía nada.

¿Cuál es tu formación musical?

Nina: Hice cinco años de solfeo y seis de piano, pero como no pensaba dedicarme a esto, la verdad es que lo hice con bastante poca motivación (risas). Lo hice porque era mi actividad extraescolar. Es verdad que en casa siempre he tocado el piano porque me gusta mucho cantar con mi hermana y trastear, pero sin ninguna idea de dedicarme a esto. Por eso cuando terminé esos años, decidí no seguir con los estudios, aunque en casa siempre hacía cosas pero sin ningún tipo de pauta ni teoría musical.

Aunque en 2016 editasteis vuestro primer disco North, mucha gente ha llegado a conoceros gracias a tu colaboración con Quique González en Charo y después en toda su gira. ¿Cuánta importancia dais a esto en el hecho de que Morgan empezarais a ser conocidos para un público mayor?

Nina: De hecho mucha gente se me acerca al terminar los conciertos y me dice “te vi con Quique en tal concierto” o “te he conocido a través de Quique. La verdad es que estamos súper agradecidos. Él también ha confiado mucho en nosotros, siempre que me presentaba en los conciertos hablaba de Morgan y ahora tenemos la responsabilidad de que toda esa gente que viene gracias a él se quiera quedar.

¿Cómo surgió esta colaboración? Porque tú no conocías a Quique, ¿verdad?

Nina: No nos conocíamos. Él estaba buscando una chica para hacer un dúo y me llamaron porque vio un video mío en YouTube que un amigo en común le enseñó. Yo fui a grabar la prueba y me dijeron “si esta prueba sale bien, te vienes a Barcelona (que es donde estaban grabando) y la cantas”.  Grabé la prueba y, como les gustó tanto, al final se quedó y yo conocí a Quique después de que saliese Charo.

“Cuando empezamos a ver gente desconocida en el público nos dimos cuenta de que estaba pasando algo importante”

Las críticas en general han sido, durante todo este tiempo, muy buenas. Hay casi una opinión común de que sois una de las bandas más interesantes y con más futuro de este país. ¿Cómo os están afectando todas estas reacciones?

Paco: Yo creo que todo esto nos afecta de manera positiva, porque al menos lo que yo entiendo es que la manera en que hemos hecho las cosas hasta ahora está bien. Esa manera ha sido tomándonoslo todo con filosofía, ir a tocar, intentar pasarlo lo mejor posible y que nuestro criterio sea el que impere a la hora de tomar decisiones, de grabar, de montar las canciones, de tocarlas…

¿No sentís esa presión del segundo disco?

Nina: No mucho, la verdad. Bueno, somos conscientes de que hay una mayor expectativa y deseamos mucho que la gente lo reciba con tanto cariño como el primero o como hemos puesto nosotros, pero sí que es cierto que a la hora de plantear el disco no pensamos de puertas para afuera, solo en hacerlo como nosotros creemos que tenemos que hacerlo.

En todo este tiempo, desde ese concierto en Moby Dick al que hacíais mención antes ¿cuál creéis que ha sido el punto de inflexión o el momento clave con el que os habéis dado cuenta de que esto podía ir hacia delante?

Nina: Es que ha sido muy progresivo. No creo que haya habido un momento así…

Ekain: Bueno, sí que hubo un momento en el que anunciamos el primer Teatro Lara y vimos que la venta de entradas iba muy bien y que se iba a agotar. Cuando se iba acercando esa fecha, vimos que el salto a la Joy Eslava estaba bastante cerca. Vimos que desde la Moby Dick, pasamos al Costello, a la sala Sol, al Lara… todo en un corto periodo de tiempo de dos o tres meses. La verdad es que ese primer Lara sí que fue un poco eso a lo que te refieres, ya empezamos a ver a gente desconocida en el público y a ver como las redes se iban animando. Ahí nos dimos cuenta de que estaba pasando algo.

Ha sido como ir quemando las distintas etapas del circuito madrileño.

Paco: Exacto. Hasta que nos animamos a salir de Madrid.

Ekain: Ahí fue cuando hablamos con Ayuken (agencia de management de Morgan) y fue cuando empezó a montar una gira fuera de Madrid. La primera vez que tocamos en Coruña, ante 200 personas un lunes…

Paco: Ese fue el siguiente escalón. Cuando salimos de Madrid y ahí sí que no conocíamos a nadie en el público.

Ekain: La primera vez que tocamos en Barcelona y agotamos entradas no sabíamos de dónde salía toda esa gente, porque no habíamos hecho promoción, ni entrevistas y la distribución era mínima. Bueno, es que no teníamos distribución de discos, lo vendíamos todo en los conciertos o desde casa.

Morgan

“De puertas para dentro hemos consolidado mucho nuestro sonido”

A nivel general, ¿qué novedades podemos encontrarnos en Air con respecto a North?

Nina: La más significativa es que en North trabajamos nosotros tres durante dos años y en este disco Chuches y Ove han estado desde el principio del proceso. Los dos tienen sus influencias y han aportado todo lo que tienen, que es muchísimo. En ese sentido, el disco sigue la misma línea que el anterior pero hemos podido investigar un poco más y abarcar otros colores que antes no teníamos tan a mano.

Eso se nota porque se percibe que la parte instrumental de las canciones adquiere aún un mayor peso que antes.

Paco: Por supuesto. Tiene mucha más fuerza. Por ejemplo, los bajos de Ove están desde el inicio, son suyos por así decirlo. Además lleva mucho tiempo tocando con Ekain y eso lo pudimos aprovechar desde el principio. La idea era que tanto él como Chuches pudiesen aportar en todo y para mí la diferencia es muy clara.

Se aprecia muchísimo desde el arranque del disco, desde el primer tema.

Paco: Eso es. Es que esa intro es Chuches. Es él creando la atmósfera.

Nina: Claro. Seguro que si Planet Earth hubiese estado en North, la intro habría sido piano y voz o acústica y voz.

Ekain: Es importante también que en este tiempo hemos aprendido más a tocar juntos y eso se ve.

Nina: De puertas para dentro se ha consolidado mucho el sonido y ha sido gracias a los conciertos.

Ekain: Realmente cada uno sabe lo que tiene que hacer para que funcionen las cosas y tenemos que hablar muy poco para hacerlas.

Hay tantas capas instrumentales y tantos matices en los temas que se nota que cada uno aporta lo que necesita la canción.

Paco: Exacto. Todo el mundo lo oye a su manera y cada uno ve algo diferente.

Nina: Creo que todos los elementos están conversando entre sí y en esos diálogos se contestan el uno al otro.

Hablando de todo esto, ¿cómo funcionáis a nivel interno a la hora de construir y dar forma a los temas?

Nina: Normalmente tenemos el esqueleto de la canción, que son los acordes a piano, la melodía de la voz y la letra (si está hecha). A partir de ahí ya nos ponemos los cinco, vamos tirando del tema una y otra vez y le vamos poniendo encima todo lo que necesita

Paco: El hecho de que Chuches esté desde el principio, me descarga a mí de gran parte del trabajo melódico de las canciones, ya que antes era el único instrumento que lo podía hacer. Ahora entre él y yo podemos dividirnos esa tarea de buscar un arreglo para una melodía, el contraste con otro, etc. Igual que entre él y Nina se dividen también el trabajo del piano y los teclados.

Ekain: También hay dos voces más, ya que Chuches y Ove también cantan.

Paco: Está claro que ahora la estructura de las canciones tiene muchísimas más posibilidades. Creo que la diferencia es gigante.

Decís que el disco sigue la misma línea, pero las diferencias son notables.

Paco: Nos referimos al tipo de tema, que creo que sí que sigue la misma línea, pero es muy distinto. Si alguien cree que hemos hecho lo mismo, no hemos conseguido lo que pretendíamos.

Nina: Creemos que North y Air forman parte de la misma cosa, pero uno es un poco la evolución del otro. Quizás así habrían sonado las canciones de North si hubiésemos estado los cinco. Es cierto que canciones como The Child y Home pueden partir del mismo estilo o de la misma estructura, sin embargo son muy distintas.

El álbum os lo ha producido de nuevo José Nortes, que también fue el encargado en North, ¿por qué habéis decidido poneros en sus manos de nuevo?, ¿qué creéis que aporta a Morgan y que no lo aportaría otro productor?

Nina: Ya en North hubo muy buena conexión musical. A la hora de trabajar era como nosotros, no teníamos que decir nada. Él entendió hacia dónde queríamos llevar las canciones y nos ayudó a seguir esa dirección. Además todo lo hace de una manera que no te das cuenta. Cuando estás entre dos opciones, él te va dando pistas y guiando hacia la que más le conviene a la canción. Por eso para este disco queríamos jugar con la ventaja de conocer todo eso y, como era un planteamiento bastante parecido a North, sabíamos que él lo iba a entender perfectamente.

Morgan

“Sin querer decepcionar a nadie, tenemos la responsabilidad de hacer las cosas como nosotros creemos”

Tanto en la manera de cantar de Nina como en los arreglos y matices que nos encontramos en el disco, con canciones que se van expandiendo, que van creciendo, etc. se percibe una emoción especial que no se encuentra en la mayoría de bandas actuales. ¿Qué es lo que más os emociona a vosotros de estas canciones?

Nina: A mí el momento de estar tocándolas en directo. Es algo muy intenso y especial.

Ekain: Sin duda el escenario, con sus momentos de silencio, de intensidad… A mí me pasa mucho que estoy tocando, siento que está sonando muy bien y veo las caras de felicidad o incluso a gente llorando y me parece increíble que estén sintiendo eso. Y luego miro al escenario y tengo a mis amigos ahí. Pienso que es algo que llevamos haciendo cuatro o cinco años en el local y me parece bastante flipante que pasen esas cosas.

Yo tengo que decir que lloré la primera vez que escuché a Nina cantar De haberlo sabido”.

Nina: ¡Es que vaya temazo!

A ti en particular, ¿hay alguna canción que te emocione tanto que te llegue a costar interpretarla?

Nina: Que me cueste físicamente, no. Pero hay veces que sí que estoy más sensible y que igual me acongojo un poquito más. Por ejemplo, con Home, con Sometimes o con El librero alguna vez me ha pasado, pero no me ha ocurrido nunca que no pueda cantar alguna. La única vez que he llorado bien fue en el fin de gira con Home porque hubo un momento en el que fui consciente de que habíamos hecho una gira, que era real y que todo el mundo estaba cantando con nosotros. No sé, fue  muy emocionante.

Y ahora que hablas de De haberlo sabido… La verdad es que era muy importante para mí ese momento porque, aun no siendo una canción que has escrito tú, es muy fácil sentirte impresionado y emocionado por lo que estás diciendo y para mí era un momento bastante intenso, bastante gore (risas).

Entre las nueve canciones habéis vuelto a incluir una composición en castellano, pero llama la atención que haya sido elegida como uno de los adelantos (además de Another Road), ya que puede despistar un poco y hacer pensar a la gente que el idioma español va a tener un mayor peso en este disco.

Nina: Nosotros antes de sacar Sargento de hierro publicamos una foto con el setlist del disco porque, precisamente por esto que comentas, no queríamos que nadie se sintiese decepcionado. En realidad la primera idea fue sacar el Sargento primero y no lo hicimos porque pensábamos que la reacción podía ser un poco esa.

La verdad es que no pensamos mucho en lo que pueda decir la gente. Esperamos que no se sienta decepcionada, pero tampoco podemos hacer nada para evitarlo. Es que yo no puedo sacar de mí algo que no me sale de manera natural y si no salen más canciones en castellano, no las puedo pintar (risas).

Es decir, que tú te sientas a escribir y te sale en un idioma o en el otro, sin ser algo premeditado.

Nina: Sí. Con Volver y con Sargento de hierro, yo estaba componiéndolas y la frase ya me vino hecha en castellano, pero la mayoría de las veces la primera frase que me viene es en inglés, así que a partir de ahí tiro del hilo y no intento cambiarlo. Por cómo está siendo la cosa, yo preveo que seguirá siendo un poco así.

Ekain: La verdad es que yo no había pensado en ese riesgo que tú comentas y he empezado a caer en ello hoy mismo, cuando nos preguntáis acerca de eso.

Paco: En realidad se eligió como adelanto porque creemos que es un tema más, dentro de los que consideramos que podíamos sacar, pero por ejemplo el Volver del primer disco, en principio no se iba meter y se incluyó como bonus track, porque era muy diferente al resto, en castellano, voz y piano, etc. Al final ha sido la canción con más escuchas en Spotify con diferencia y sabemos por qué es, pero quién sabe si dentro de diez años es una de las canciones menos escuchadas…

Nina: Yo agradezco mucho las sugerencias en este tema, pero sí que es verdad que, sin querer decepcionar a nadie, tenemos la responsabilidad de hacer las cosas como nosotros creemos.

A la hora de escribir las canciones, ¿cuáles son las ideas más recurrentes que te vienen a la cabeza?

Nina: Supongo que todas esas cosas que te han pasado en algún momento y las tienes ahí un poco enquistadas. Para mí es algo terapéutico.

O sea que te miras hacia dentro, más que mirar hacia fuera.

Nina: Siempre se ha dado así, pero sí que es cierto que tengo ganas ya de hablar de otras cosas, de quejarme de algo de fuera, contar historias que no sean mías o hablar de historias que no me hayan pasado a mí. Pero la verdad es que, desde que empecé a componer, lo que quería era desahogarme y sacar de dentro toda la mierda que tenía. También es cierto que escribo cosas felices, aunque no lo parezca (los tres ríen a la vez), pero son las menos, porque cuando estoy contenta lo que quiero es ir a tomarme una caña. Para mí es más fácil hablar de sentimientos con los que estoy familiarizada y eso en el directo supongo que también se nota.

“Ya no sabes qué hacer ni qué decir para que no te caigan de todos lados”

Dices que te apetecería algún día quejarte de lo que pasa. A día de hoy que parece que hay que andarse con cuidado en todo lo que se dice o hace y el mundo del arte en general está en el punto de mira. ¿Es más necesario que nunca que los artistas alcen la voz y sirvan un poco de altavoz de la sociedad?

Paco: Absolutamente. De un artista esperas que hable de cosas que tú no te atreves a decir, de cosas que están muy dentro de ti. Para sacar algo que tienes tan dentro hay que ser valiente y decir cosas que de primeras sean turbias o sucias. Es importante que suceda el hecho de que alguien escuche esas cosas y piense “¡eso no se debería poder decir!”, eso es importante para seguir avanzando.

Al final, si escuchas una banda que no dice nada, siempre piensas que es una mierda (risas). Yo que sé, Justin Bieber o los Backstreet Boys no te van a decir nada que te remueva por dentro y lo que ocurre con estos casos es que son bandas o cantantes que están muy lejos del mundo artístico. No estoy diciendo que sea arte de alto nivel lo que nosotros tenemos que buscar, pero se tiene que defender la libertad del artista de decir lo que quiera y si no te gusta, no compres su música, pero déjale hacerlo. El hecho de no permitir a alguien expresarse en cualquier formato artístico, si miras hacia atrás en la historia, ese ha sido uno de los síntomas que tiene una sociedad que no funciona.

A día de hoy estamos en un punto que no te puedes creer lo que está pasando.

Nina: es muy delicado todo, porque siempre que hablas de algo y das tu opinión estás dejando todas las demás opiniones sin cubrir, entonces siempre va a haber mucha gente que vaya en tu contra. Pero lo que se está haciendo ahora es que las personas que se dedican a esto y tienen un poco de voz, se tengan que retraer porque ya saben que les va a caer la del pulpo. Eso está haciendo que la gente tenga cada vez menos ganas de abrir la boca.

Paco: Pero es que esto ocurre también en las redes, en los comentarios de YouTube, etc. Creo que los culpables están a nuestro alrededor y quizás somos nosotros mismos, pero es que hemos entrado en una dinámica en la que estamos en un pasillo cada vez más estrecho, en el que tienes que medir lo que vas a decir para que no moleste a un gremio o a cualquier persona. Es una locura lo que está sucediendo ahora mismo y me gustaría ver cómo acaba y qué termina haciendo la gente, porque realmente llega un punto en el que ya no sabes qué hacer ni qué decir para que no te caigan de todos lados.

Nina: Es que todo esto te cierra las puertas. En el arte, en cualquiera de sus manifestaciones, a lo largo de la historia lo bonito ha sido que la gente que se dedicaba a ello no veía límites en ningún sitio y ahora cada vez son más opresivos. Lo importante es que la gente siga haciéndolo, porque te va a caer igual…

Ekain: Yo espero que todo esto consiga lo contrario y que, en lugar de irnos callando, haya un efecto rebote. “¿Cómo que no puedo decir esto? Pues lo voy a decir y bien alto”.

Para terminar, ¿qué expectativas tenéis con Air?

Ekain: Yo creo que esperamos un poco que todo vaya al mismo ritmo que hasta ahora. No pensamos en unos objetivos concretos.

Paco: Es que si realmente esperas que vaya mejor que el anterior, puedes tener un problema…

Nina: Nosotros disfrutaríamos un montón si todo fuera como está yendo hasta ahora. No subir, pero tampoco bajar. Que podamos seguir tocando, viajando y dando conciertos…

Vivir de la música, al fin y al cabo.

Paco: Eso sería un sueño

Ekain: Ya ves. Es que eso nos daría una mayor libertad para poder dedicar a la música todo el tiempo que quieres y no tener que pensar en otras cosas que te desvíen de ello. Ser libres para poder componer una canción y no pensar que tiene que ser un hit para poder llegar a fin de mes. La libertad económica te permite eso, poder hacer si te apetece que una canción dure un cuarto de hora. En el momento en que no tienes trabajo ni dinero y dependes de la siguiente canción o disco,  es cuando se puede distorsionar todo y te empieza a importar demasiado lo que pueda pasar con ese disco.

Nina: Por eso, si seguimos manteniéndonos así, no tenemos ninguna presión, ni prisa. Simplemente queremos seguir trabajando, que también es un sueño, sin duda, porque es muy complicado.

Escucha su nuevo disco a continuación:

More from Javier Decimavilla

FRANZ FERDINAND – ALWAYS ASCENDING

Tener un debut como el que tuvieron Franz Ferdinand en 2004 con...
Read More