El Petit de Cal Eril: ”Cuando sales fuera de Cataluña te ponen los referentes que de verdad has escuchado”

EL PETIT DE CAL ERIL

Joan Pons, o lo que es lo mismo, El Petit de Cal Eril, presenta su último trabajo, La Força, su sexto trabajo de estudio donde se puede ver una marcada evolución que va desde la psicodelia al folk popular, con unas letras que abordan la melancolía y la felicidad. Un cantautor especial nacido en Guisona, de donde adquirió su nombre artístico y de donde recibe su principal inspiración. Sus conciertos se han centrado principalmente en Cataluña, aunque este jueves actuará a las 22:00h en el Teatro de las Artes de Madrid. En CrazyMinds hemos podido hablar con él.

Bueno Joan, este año has presentado La Força, tu sexto trabajo, ¿qué ha cambiado desde que te conocimos con temas como Mandolines Tralarí?

Todo ha cambiado, para mí son muchos años, durante los cuales he vivido un proceso. He aprendido a hacer música, a dejarme llevar, es decir, soy la misma persona pero han cambiado las cosas, he cambiado yo. Viendo los discos y los trabajos que he hecho se pueden ver los cambios y lo que he evolucionado.

De hecho, en tu discografía encontramos trabajos más alegres y oníricos mientras que otros son más melancólicos y reflexivos, ¿qué te ha inspirado para este trabajo donde encontramos temas más bien melancólicos como El Cor y otras más joviales como La Salt?

Creo que es un poco mi carácter, a veces soy más optimista mientras que otras veces soy más melancólico. Es un reflejo de mi forma de ser que se plasma en todos mis discos. Hay dos líneas, todas hablan de lo mismo pero de un punto de vista distinto, reflejando mi manera de ser, mi día a día según como lo veo.

Te encuentras en plena gira con este nuevo trabajo, de hecho, el próximo día 27 actuarás en Madrid, dejando atrás el circuito catalán que es donde más te has movido hasta ahora, ¿qué expectativas tienes para este tour?

No tengo idea de cambiar nada de mi planteamiento. La música va más allá de la lengua, aunque en Cataluña seamos más conocidos, tengamos un circuito más claro y nos cueste salir de allí. Al final, lo que tenemos que hacer es conectar con nuestra esencia, quien conecte conectará y quien no, no. Todo se debe a una falta de oportunidades, si tuviésemos más oportunidades sería más fácil de convencer que la gente venga. Nuestra intención es salir y conocer gente nueva que es lo que más nos motiva de la música.

¿Crees que con tu música o con la influencia de otros grupos que cantan en catalán como Manel o Joan Colomo se acerca la cultura y la lengua catalana al resto de España?

A veces lo pienso y no sé muy bien qué opinar de esto. Los circuitos se cierran y sales a tocar fuera de Cataluña y te encuentras con más catalanoparlantes, no sé si es mejor evitar este circuito y tocar delante de gente que ni sabe que vas a tocar en catalán, eso es lo más sorprendente y lo que serviría más para entender lo que hacemos nosotros. No cantamos por una posición política sino porque hablamos en catalán. Nunca me han llamado la atención por cantar en catalán. Lo que ocurre es que cuando tocas en Cataluña te ponen referentes catalanes, me recuerda a Albert, a tal y a cual, cuando sales fuera te ponen referentes que son los que realmente he escuchado, ”oye suena a Bonnie Prince Billy”, grupos que realmente he escuchado. Tomas como referencia lo mismo que alguien de Toulouse, de Málaga o de mi pueblo, al final lo que trasmites es el sonido que buscas trasmitir.

También sirve para dar a conocer una lengua y una cultura, ¿no crees?

Sí, claro que sí, es algo muy bonito en el fondo porque acercas a los castellanoparlantes el catalán, aunque sea muy fácil de entender, o al menos, más que el ruso (risas). Es como cuando escuchas música en portugués, sin conocer la lengua ya sabes por dónde va.

Te encuentras muy unido a tu Guisona natal, ¿qué queda de ese pequeño del pueblo que te ha dado tu nombre artístico?

En un momento tenía ganas de marcharme de ahí, me parecía un sitio aburrido que no pasaba nunca nada. Después me fui a Barcelona a estudiar, comencé a conocer gente y a tocar, me entró como un sentimiento de que yo pertenecía allí y cuando volvía había una conexión con la materia, con el suelo, con los árboles, una cosa orgánica que ha sido lo que me hizo cambiar un poco el chip. También hay muchas cosas que no me gustan del pueblo, pero bueno, ocurre en todas las ciudades. Al final es como un espejo, el sitio donde vives es un reflejo de ti mismo y de las cosas que no te gustan de ti.

Si no me equivoco, te has inspirado para este disco en una cabaña, además sueles grabar en casa e incluso en tu propio comedor, ¿te asustan los grandes estudios o prefieres transmitir tu intimismo en la grabación?

Nunca he estado en un estudio ajeno, siempre a la hora de grabar he grabado en casa o en un pequeño estudio con otra gente. Bueno, digamos que estamos en un circuito tan underground que nunca he visto mucho dinero para grabar. Por otro lado me gusta invertir en material para el estudio, no me gusta tanto sonar bien como sonar especial, por eso prefiero grabar en un sitio que sea especial a un estudio muy limpio. Prefiero estar cómodo.

¿Te has planteado alguna vez romper con esto y dar un giro de 180º a tu carrera, hacia algo más electrónico, comercial, o de cualquier otro género?

Sí, al igual que me he planteado cantar en otros idiomas, en castellano o en inglés, pero al final me he dado cuenta que con el proyecto puedo hacer muchos cambios sustanciales entre discos pero no perder la esencia. Me he planteado otros proyectos u otros grupos, pero nunca he sido capaz de cambiar al Eril radicalmente, sino he intentado que sean cambios notorios pero manteniendo la línea estética que se ha forjado durante estos años. Tengo, por otro lado, un proyecto junto a otro artista, el Sr. Piña, que es como más evidente, más comercial.

No te defines a ti mismo como músico profesional, que se dedica a la música, ¿crees que en unos años sí?

No me gano la vida con la música y, de hecho, prefiero ser más flexible y dedicarme a la producción o colaboraciones que tener la presión de tener que vivir de mi música, ya que de esta manera tendría que hacer cosas que no quiero hacer, prefiero hacer lo que sienta.

¿Qué será de El Petit en unos años, algún gran proyecto?

No, hace tiempo que no tengo grandes proyectos, desde el segundo disco pienso que será el último. Prefiero pensar ahora en la gira, en tocar el disco, disfrutarlo y cuando se agote la energía parar y ver qué pasa. Prefiero dejarme llevar.