Chet: “La querencia por el minimalismo, la elegancia y el gusto por las buenas melodías es lo que nos une a Chet Baker”

CHET

El pasado viernes 2 de febrero, Chet publicaba su primer álbum de estudio, solo un año después de su EP de debut. Un trabajo discográfico, de título Calidoscopi, editado por U98 Music. Once canciones introspectivas pero críticas, minimalistas y enérgicas a la vez, que beben del country folk americano, el folk de los países nórdicos, la bossa nova y el jazz.

Coincidiendo con la salida a la venta del disco, Crazyminds ha entrevistado a Toni Jiménez, guitarra y voz de este quinteto que completan Olalla Wallin (violín, voces y ukulele), Oriol Fernández (teclados), David Celis (contrabajo) y Roger Gascon (bateria, percusión, melódica y voces).

Chet es tu nuevo proyecto, ¿cuándo nace?

La banda se forma progresivamente entre los últimos meses de 2015 y los primeros de 2016. Por aquel entonces, Ori y y yo tocábamos juntos en mi proyecto personal.

 

¿Cómo surge la idea de formar el grupo?

A finales de 2015, conocí a Olalla y David en un concierto que estaban dando con otro de sus proyectos. Después del concierto hablamos sobre montar algo, y al poco tiempo empezamos a ensayar en formato cuarteto. Unos meses más tarde, con la intención de grabar una primeras maquetas —recomendados por Nando Caballero—, conocimos a Roger, que después de las primeras grabaciones se incorporó a la banda como batería.

 

Pocos meses más tarde ganasteis el Premi Joventut del Sona9. ¿Qué significó para la banda?

A parte de la experiencia en sí, el premio nos permitió grabar nuestro primer EP, nos dio algo de difusión y nos permitió meter un pie en el circuito de festivales, ya que parte del premio también consistía en tocar en el Embassat, el Fringe y el Aphònica.

 

¿Qué diferencias principales hay musicalmente entre los temas de ese primer EP y los que conforman Calidoscopi?

En realidad, no muchas, ya que el EP lo planteamos como un adelanto del disco. De hecho, tres de las cuatro canciones de Plans también aparecen en el nuevo disco.

 

El álbum como su nombre indica es un calidoscopio de armonías. ¿Cómo definirías su sonido?

La idea inicial a la hora de grabar el disco era que no estuviese sobreproducido, para que nuestro directo sea lo más fiel posible a él. Es por eso que no hemos abusado de overdubs o guitarras extras.

 

El nombre de la banda rinde tributo al trompetista Chet Baker. ¿Qué tienen en común Chet y el músico norteamericano?

La querencia por el minimalismo, la elegancia y el gusto por las buenas melodías.

 

Entre las canciones del álbum hay una versión de La cruel guerra, conocida por la adaptación que hizo en su día Grup de Folk. ¿Qué nos queréis transmitir con ella?

Esta canción apareció en un recopilatorio que hizo Enderrock, en el que nos encargó adaptar The Cruel World, de Peter, Paul & Mary, que en su momento también había adaptado Grup de Folk.

 

También hay un tema, Escaparate de veneno, inspirado en el conflicto sirio. ¿Qué os llevó a grabarlo?

Además de historias personales, a veces los músicos también escribimos sobre lo que vemos a nuestro alrededor, y este era un tema difícil de obviar. Y como la crítica social no es tema recurrente en las canciones de Chet, decidimos lanzarla como sencillo el Día Internacional de las Personas Refugiadas.

 

Escaparate de veneno es uno de los tres temas escritos en castellano del álbum. ¿Por qué elegisteis incluir canciones en español en un disco compuesto en su mayor parte en catalán?

No fue una elección. Desde la formación de la banda, escribimos indistintamente canciones en catalán y castellano. No nos planteamos hacer un disco en un idioma concreto, ni qué cantidad de canciones en cada idioma. Creemos que es lo que mejor nos representa. Tal vez en el próximo disco cambien las tornas, quién sabe. O quizá incorporemos más idiomas.

 

¿Cómo fue el proceso creativo del álbum?

Digamos que hay tres bloques de canciones. Un primer bloque que ya tenía compuesto antes de la formación de la banda. Un segundo bloque de canciones que nació durante la formación de la banda. Y un tercer bloque, pos-Sona9, de canciones creadas prácticamente por toda la banda en el local de ensayo. Para que el disco tenga un sentido ha habido que hacer selección. Hay canciones que no han tenido cabida en el disco, por mucho que nos hubiese gustado. Y otras que, aunque nos parecen realmente buenas, consideramos que este no es su disco, y tendrán que seguir esperando su momento.

 

¿Qué aporta Toni Jiménez al disco con su voz y sus letras?

Está claro que yo tengo un gran peso compositivo dentro de la banda, pero nos gusta decir que está todo abierto a que cada miembro aporte, sobre todo en lo que al instrumento de cada uno se refiere. Tenemos la suerte que hasta el momento todo ha salido bastante rodado, cada uno ha autoproducido su instrumento y sus arreglos, y al resto nos ha parecido bien. Yo intento que las letras sean lo más originales posibles y que las guitarras no se parezcan (patrones rítmicos, afinaciones).

 

¿Qué importancia tienen los violines y la voz de Olalla Wallin?

Olalla es nuestro comodín. Con sus violines y sus coros, viste las canciones de Chet con elegancia, y además es la responsable del arte y los diseños del grupo.

 

¿Qué papel juegan los teclados de Oriol Fernández?

Podríamos decir que Ori es el asesino silencioso a las teclas. El máximo estandarte del menos es más.

 

¿Y la sección rítmica de David Celis?

David aporta una líneas de bajo muy originales, sumado al hecho de que llevar un contrabajo en un grupo de pop ya lo hace bastante original.

 

¿Cómo definirías a Roger Gascon como músico?

Roger, además de ser un gran batería, consigue que la banda tenga un sonido más moderno, más cerca del indie folk que del pop rock o la canción de autor.

 

El disco ha sido masterizado en Canadá por Philip Shaw Bova. ¿Qué os llevó a decantaros por el productor canadiense?

Después de hacer un pequeño trabajo de campo y analizar dónde habían masterizado artistas que nos gustan, nos decidimos por Philip Shaw Bova. Entre muchos otros, Philip ha masterizado el último disco de Andy Shauf, el aclamado The Party. Nosotros lo hemos descubierto hace poco, pero nos encanta cómo suena ese disco. Esperemos que se nos haya pegado algo.

 

Hace un par de semanas presentasteis Calidoscopi en Cal Ninyo. ¿Qué tal el concierto?

El concierto de presentación de la Gira Calidoscopio fue todo un éxito. Tuvimos la suerte de hacer sold out. Era importante para nosotros porque nos estrenábamos en casa, en Sant Boi, y en un sitio tan bonito como Cal Ninyo. Además, para la ocasión habíamos preparado un espectáculo de proyecciones que a la gente le gustó mucho.

 

Para aquellos que no pudieron asistir a la cita, ¿dónde os podrán ver próximamente?

A falta de algunas confirmaciones, estas son algunas de nuestras fechas para la primera mitad de año: 16 de febrero, El Masnou; 17 de febrero, L’ Hospitalet del Llobregat; 10 de marzo, La Pobla de Segur; 11 de marzo, Mollerusa; 16 de marzo, Vulpellac; 18 de marzo, El Prat de Llobregat; 6 de abril, Barcelona (+ Tardor); 14 de abril, Sitges; 4 de mayo, Valencia (+ Tardor); 13 de mayo, Sabadell, y 18 de mayo, La Granada.