Bravo Fisher!: “No sé si la gente va a entender mi nuevo sonido”

bravo-fisher-crazymindses

Del indiepop bailable a una electrónica más oscura y experimental, así ha sido la evolución musical de Bravo Fisher!, que publica hoy viernes 28 de octubre su nuevo trabajo. Se trata de Solos, la continuación de El valle Invisible, un tercer álbum de estudio en el cual el artista vallisoletano Guillermo Galguera se sincera para hablarnos de la soledad mientras prueba nuevos sonidos.

En CrazyMinds hemos podido hablar con él antes de la presentación del disco, que ha tenido lugar esta misma tarde en la Fnac de Callao, donde a partir de las 19:00h presentará los nuevos temas en directo. Además, el próximo 26 de noviembre tocará en la madrileña sala Siroco.

Solos es tu tercer álbum y nace del sentimiento de soledad que sentías tanto estando en pareja como tras la ruptura. ¿Estamos ante tu trabajo más personal?

Sí, desde luego. De los tres trabajos que tengo publicados, este es el más personal. El valle invisible estaba basado en experiencias propias, pero también contaba la historia de un personaje de una novela de mi padre, así que era más bien una mezcla. Y, sin embargo, Solos es totalmente autobiográfico.

Además, tiene un sonido más oscuro que ha virado hacia una electrónica más experimental y melancólica. ¿Ha sido una decisión premeditada o fruto del proceso creativo?

Tiene un poco de las dos cosas, porque cuando empecé a componer cosas nuevas después de acabar la gira de El valle invisible quería sonar diferente, evolucionar. Y al principio fue bastante difícil porque lo que componía no me gustaba. Así que fue premeditado hacer algo distinto, pero una vez que empecé a componer y vi que estaba en un terreno bastante experimental, me dejé llevar y, en ese momento, después de romper miedos o barreras, todo surgió de manera más natural.

La fase de creación ha durado entre año y año y medio. ¿Cómo ha sido? ¿Has sentido presión?

He sentido esa presión que te pones a ti mismo como artista y como músico al ver que va pasando el tiempo y que quizá ya debería haber sacado algo, porque El valle invisible salió en 2013 y Solos está saliendo en 2016. Que en estos días parece que hay que sacar disco cada año y medio, máximo dos. Pero luego fui sin miedos y, hasta que no acabé contento con el resultado, no hemos sacado el disco.

En Instagram confesaste que Frío es el tema del que más orgulloso te sientes. ¿Por qué?

A nivel musical -y no sé cómo explicar esto sin que suene pretencioso- me parece que es la canción que me gustaría escuchar en otra persona, de tal manera que me sintiera sorprendido y pensara “este tío, ¿cómo ha hecho esto?”. Para ser totalmente honesto, con pocas canciones mías, si las escuchara en la radio, pensaría eso. Puede ser que me gustaran o no, eso ya no lo sé, pero pocas me llamarían la atención como para pensar en cómo la han compuesto. Pienso que componiendo Frío me llevé a un punto en el cual me sorprendí, y eso es algo que no me había pasado antes. A veces me pongo el listón muy alto y aquí lo he superado, he dado mi 100%. Todos queremos hacer algo que nos haga superarnos y, de serlo, es este tema.

Entonces, ¿te sientes más identificado con el sonido de Solos que con el de tus trabajos anteriores?

Solos se parece más a lo que yo escucho. También es cierto que estoy orgulloso de El valle invisible, pero salió muy pop. Y el pop y el indie están muy bien, pero ni siquiera reflejaba lo que yo estaba escuchando en ese momento. Creo que tiene buenas canciones, pero como oyente a mí no me llamaría mucho la atención. Sin embargo, Solos sí.

Una vez más, mezclas letras en español con frases en inglés. ¿A qué se debe? ¿Piensas en la letra antes o después de componer la música?

Depende mucho de cada canción, porque soy un poco caótico a la hora de componer y con el paso de los años he ido cambiando. El valle invisible está más compuesto con guitarra y Solos con teclados. Las letras a veces las he compuesto antes, quizá no al completo, pero al menos sí las ideas. En otras hago la canción entera y luego pongo la letra. Y en ocasiones va un poco a la par. No tengo una estructura fija de composición.

Es interesante que todos los temas tengan títulos breves, de una palabra, como Luto, Luznegra, Soñamos… ¿por qué?

Es una decisión premeditada. Las canciones tienen menos letra, todo es más minimalista, de forma que también es más simple y directo. Por ejemplo, en Luznegra una misma frase la repito cuatro veces porque son como obsesiones e ideas más que historias narradas dentro de la canción. Y los títulos tenían que acompañar un poco esa sensación de vacío, porque Solos habla de perder a alguien, de estar muy vacío y de tener que aceptarlo.

Solos es el primer álbum que sacas en vinilo, ¿ha sido una decisión tuya o de Subterfuge [la discográfica]?

Es muy curioso porque el otro día me di cuenta de que el primer disco [We were Overnighters] solo salió en digital, de hecho hay gente que ni siquiera lo conoce. El segundo solo en CD y este también en vinilo. Me hace gracia. Hace unos seis o siete meses le comenté a Subterfuge que me apetecía sacar un vinilo y les pareció bien. Y a mí me gustan mucho los vinilos, así que creo que es una buena decisión.

Si funciona, ¿re-editarás los anteriores trabajos en este formato?

La verdad es que no lo había pensado. Es una posibilidad, pero ahora mismo estoy tan metido en Solos que mirar hacia atrás me cuesta. De hecho, con el cambio de sonido me preguntan mucho si voy a tocar canciones de otros discos y… es complicado.

bravo-fisher-estudio-crazymindses

 

Volviendo a Solos, la electrónica es un género que parece asociado a música bailable y alegre, ¿crees que el público va a entender tu electrónica melancólica?

No sé si la gente lo va a entender, la verdad. Me gustaría poder decir que sí, pero lo desconozco. Creo que El valle invisible sí se acerca más a lo que escucha el público indie español y supongo que Solos se escapa un poco de eso y, sin embargo, se acerca más a lo que yo escucho, que es esa electrónica más triste. Entonces, como yo lo he concebido así, sí lo disfrutaría, por lo que las personas que a lo mejor escuchen a James Blake o Apparat/Moderat, por dar referencias, pues igual también. Pero no lo sé, ojalá que sí.

Entonces, ¿qué recepción esperas que tenga Solos?

Espero que haya buenas y malas críticas, porque es verdad que es arriesgado cuando un artista cambia. A algunos le gustará más lo anterior, a otros lo nuevo y habrá quién me conozca con esto… Creo que habrá un poco de todo. Pero, para ser realistas, creo que va a ir poco a poco, que Solos es un disco que irá más lento de lo normal.

Eres muy atento en redes sociales y sueles tener palabras amables para tus fans. ¿Cómo es tu relación con tus seguidores?

Cercana, supongo, porque no creo que haya otra forma de concebirlo. Es gente que te escribe, a la que le gusta lo que haces… no concibo otra cosa que no contestar. Si fuera Lady Gaga y recibiera dos millones de tweets al día, ahí tendría un problema, pero como no es el caso, es algo que sale natural. Te escriben, escribes e intentas ser atento. Y se agradece que haya gente a quién le guste lo que haces y acepten los cambios.

El tema Luto sonó en el corto contra la homofobia #PorUnBeso de David Velduque. ¿Te gustaría participar en más iniciativas de este tipo?

Sí, generalmente hago todo lo que me proponen si me parece correcto. En el Orgullo ya toqué y, si me lo siguen proponiendo, seguiré tocando. Es tan obvio que hay que aportar un granito de arena en este tipo de iniciativas que no hacerlo iría contra mis principios.

Y, más enfocado en el mundo audiovisual, ¿has pensado componer alguna banda sonora en vez de prestar temas?

Me encantaría. Eso sería para mí lo más. Además, soy muy cinéfilo y seriéfilo. En las bandas sonoras me fijo muchísimo y me pueden hacer amar una película o pasar de ella. Así que componer sería un reto, sería como el siguiente paso y creo que algún día terminaré haciéndolo.

¿Alguna recomendación de banda sonora?

Me encanta la de The Leftovers. Siempre lo digo, soy muy pesado. A mí no me gustan muchas cosas en el mundo, pero las pocas que me gustan las repito hasta la saciedad. Y The Leftovers, sin ser perfecta, me parece una maravilla y me encanta cómo habla de la aceptación. Y de películas cualquiera que me guste, por ejemplo Her, que me flipa lo que compuso Arcade Fire.

Trabajas como profesor de inglés y, en tu faceta de músico, también has pinchado junto a la bloguera de moda Lucía Fernández (Luceral). ¿Tienes más proyectos en mente?

Ahora mismo, que se puedan contar, creo que ya tengo el cupo completo: sacar el disco, girar con él… A veces pincho solo, a veces con Lucía. Y sí, mantener mi trabajo de profesor, que también me gusta. También tengo un par de ideas que quiero hacer, pero no puedo dar detalles, además seguramente sería ya para mediados de 2017…

Hablando de la gira, ¿has pensado en cómo vas a transportar el complejo sonido de Solos al directo?

Sí, llevo músicos conmigo y ya hemos tocado dos o tres veces para probar el sonido. El 26 de noviembre tenemos la presentación en Siroco y queríamos ensayar las canciones. La verdad es que funciona bastante bien el formato banda y se acerca a lo que es el disco, aunque hay otras partes que son más experimentales en directo. Pero de momento estoy bastante contento.

El pasado 26 de marzo se cumplieron 5 años de la creación de Bravo Fisher!. ¿Cómo ves los siguientes 5 años?

Uff, no tengo ni idea… Me gustaría seguir sacando discos, seguir girando, seguir componiendo. Y creo que lo seguiré haciendo, de una manera u otra. No sé si habrá más discos de Bravo Fisher! o si he llegado hasta aquí, pero sí sé que seguiré haciendo música.