ZAHARA – LA PAREJA TÓXICA

La pareja Tóxica de Zahara. Amor, dolor, soledad y más dolor.

Si no has escuchado aún La Pareja Tóxica pero sí has escuchado La fabulosa historia de la chica que perdió el avión y que estuvo esperando sola toda la noche después de despedirse del amor de su vida en una cena sin postre lo conoció en Roma y aunque aprendieron a flotar y a hacer infinitos los domingos… creían haberse perdido para siempre mientras despegaban los aviones él le preguntó: ¿te llevo? (2009), el anterior álbum de estudio de Zahara (sí, ese era el nombre completo), he de avisarte que te vas a encontrar con una nueva Zahara. Universal, la discográfica con la que la ubetense lanzara su primer álbum, parecía empeñada en encorsetar a Zahara en una inocencia almibarada salpicada de confeti que no definía a la verdadera Zahara.

La Pareja Tóxica parece una especie de exorcismo emocional y musical mediante el cual Zahara expulsa sus demonios amorosos. La Pareja Tóxica es un canto a esas relaciones dañinas que, por más que nos van destruyendo, no podemos dejar de idolatrar. La melancolía, la desilusión y el enfado parecen adueñarse de la voz de Zahara, pero la melancolía no siempre es sinónimo de fragilidad, no en este álbum, y Zahara le planta cara a su pasado, a ese pasado más doloroso, al que nos deja cicatrices para afrontar el futuro con fuerzas renovadas, con más ilusión y con la lección bien aprendida.

Ya nos había avisado antes del lanzamiento del disco con la presentación del vídeo Pregúntale al polvo, canción que ya había mostrado en sus directos con muy buena acogida por parte del público.

Para realizar La Pareja Tóxica, Zahara ha contado con el apoyo de Ricky Falkner (Standstill) que, además, repite como productor, Sergio Sastre (Miss Caffeina) y Alfonso Alcalá, aunque esta vez quien no ha repetido ha sido Universal. La cantante ubetense anunciaba el pasado 12 de julio que se independizaba: “Algunos pueden pensar que estar sin discográfica es algo negativo, pero para mí y mi salud en este momento es exactamente lo que necesito y quiero”. Tras la salida de Universal, Zahara se refugia en el sello discográfico Music Bus, sello que está detrás de grupos del panorama indie nacional tan importantes como Love Of Lesbian, Pastora, Delafé y las Flores Azules, Mendetz y muchos más.

El disco comienza con El Universo, canción que parece narrar ese momento en el que abrimos los ojos y nos damos cuenta que el mundo no es tan bonito como pensábamos, para seguir con Leñador y la Mujer América, Banda Sonora de la película homónima protagonizada por la mismísima Zahara y que además, habla sobre esa pareja tóxica que da nombre al disco y rezuma la rabia inherente a la aceptación de la toxicidad de esa relación que no estamos dispuestos a dejar atrás, rabia reflejada en unas guitarras a veces nerviosas que parecen querer llamar nuestra atención.

Zahara nos transporta a los momentos más difíciles de estas relaciones tóxicas. Todas las alarmas se encienden en El caso de emergencia en el que podemos llegar a sufrir a través de la música y la voz de Zahara el momento exacto en el que nos desgarran el corazón. Ese momento, nos damos cuenta que hemos fracasado y, a partir de ahí, comenzamos a ser habitantes del lugar más triste y doloroso del mundo, El lugar donde viene a morir el amor, allí donde no querremos que nada nos recuerde al amor perdido, aunque todo lo ausente nos hace patente nuestra soledad, esa soledad que muy pronto nos hará apartarnos de todo, como en General Sherman y cómo Sam Bell volvió de la Luna, cantada por Ricky Falkner y compuesta por Zahara y Sergio Sastre, se trata de dos historias paralelas. Las dos historias hablan de la soledad desde dos puntos de vista distintos. La parte del General Sherman cuentan la historia de una mujer que se va a vivir al árbol más grande del mundo, sinónimo de ruptura amorosa violenta y dolorosa y el distanciamiento al que nos puede llevar esta situación. La historia nos habla de Sam Bell y como se ofrece voluntaria a ir a la luna para huir de su dolor pero, una vez allí descubre que la distancia no sólo la aleja del dolor, también la aleja de cualquier otro sentimiento. La soledad es un tema recurrente que también encontramos en otras canciones como La mujer mayúscula y el mar. Será imposible no recordar esos magníficos momentos en los que conocimos el amor más bucólico (Mariposas).

En Caminino a L.A. nos enjugamos las lágrimas, cerramos los puños clavándonos las uñas en las palmas y derramamos toda la rabia acumulada hacia la persona a la que habíamos amado tanto y tanto dolor nos ha producido. Somos autosuficientes, nadie es mejor que nosotros, no vamos a sentir más dolor, el dolor lo deben sufrir otros. Una de las canciones violentas del disco. Pero la verdad es que, si hemos aprendido algo de todo esto es que somos Frágiles, muy frágiles.

Es el momento de decir Adiós. Una nueva ruptura amorosa, porque parece que estamos condenados a volver a esta relación tóxica y a volver a sufrir una ruptura. Un amor que nos hace más mal que bien pero no podemos dejar de buscar.

Pero las perdidas más dolorosas no son las perdidas amorosas, aunque éstas puedan ser más dañinas. Camino es una bellísima canción que Zahara dedica a mantener vivo el recuerdo de su abuela, regalándole esos recuerdos que en los últimos momentos a ella se le escapaban (sí, si no habéis llorado hasta ahora, prepárate a llorar).

Un disco cargado de belleza.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9.5/10