XOEL LÓPEZ – ATLÁNTICO

XOEL LÓPEZ - ATLÁNTICOEl desarraigo, la nostalgia o la soledad son temas muy recurrentes en la historia de la música. Sin novedad en el frente en ese aspecto. No obstante,  Xoel López ha actualizado estos tópicos en temas de hoy. Una época en la que no existen fronteras para el viajero pero sí para la mente. Son las cloacas de la globalización; la persona como Hombre de ninguna parte, el muchacho de todos lados pero de ninguno.

Y es que este disco encierra una nostalgia extraña que se convierte en una reivindicación de lo que suponía vivir cuando el mundo no era tan complejo. Una inocencia perdida cuya desaparición te induce a la infelicidad. Soledad, morriña de la tierra, alegría… el disco se convierte en un recorrido por las emociones más universales. Un álbum bipolar con altibajos emocionales, tal y como estamos todos últimamente. Sin dos noticias seguidas que sean positivas. Y esta ruta se produce a través de un viaje por la música patria de los últimos años; pop, folk, cantautor…

Pero no esperéis un revival de todos estos géneros, lo que hace Xoel es una intrusión sutil e intimista, con lo mejor de Deluxe, pero desde una perspectiva mucho más personal. Es un disco para sentir, un disco de soledad, no es un disco preciosista que vaya a sonar en las radiofórmulas o en los bares. De este modo, se convierte en una joya valiosa para disfrutar en momentos puntuales “de bajón”. Un arma arrojadiza contra ti mismo.

Sumergirse en Atlántico es como tomar ansiolíticos para montarte en una montaña rusa. El trayecto empieza con Hombre de ninguna parte, un tema de autor, muy pop, con coros canallas que reflexiona sobre lo desubicados que estamos dentro de nuestro mundo. Continua con los arreglos folk de La gran montaña o el aire de cantautor con coderas que desprende Tierra, con las que se sentirán identificados los que vivimos fuera de casa y termina con Por el viejo Barrio, Caballero y Buenos Aires, nostalgia de lugares y personas perdidas a través de la regeneración del folk, del flamenco menos ortodoxo y de la canción de cantautor, respectivamente.

He de reconocer que me ha convencido Xoel López, a pesar de mis recelos. Me ha convencido su sinceridad y sobre todo la valentía de publicar un disco tan sensitivo y tan a contracorriente. Un álbum que te llega a emocionar no puede ser malo. El problema es que el público está acostumbrado a recibir música festiva, divertida, de fácil consumo. Nos hemos olvidado de que la música puede generar otro tipo de sensaciones y que en determinados momentos, puede venir muy bien que estas se plasmen en doce pistas. Una joya oculta de autoconsumo, ese disco que sólo tú conoces y que usas cuando tu cerebro te pide guerra y lágrima fácil. Esas cosas también pasan y Atlántico capta de manera magistral esas necesidades tan humanas.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6.5/10 

  • Pingback: LOS MEJORES DISCOS DEL 2012 (Nacional): Del 40 al 31… | CrazyMinds. Música indie.()