WOODS – WITH LIGHT AND WITH LOVE

La banda estadounidense liderada por Jeremy Earl ha lanzado With Light And With Love, su octavo disco de estudio. Este nuevo álbum llega después de dos años de silencio, pero desde el comienzo, al darle play al álbum, la banda se encarga de dejar claro que este largo periodo de producción del nuevo material no ha transcurrido en vano, puesto que al escuchar los primeros acordes automáticamente se percibe que los Woods han cobrado más fuerza que nunca presentando un álbum aún más sólido y ambicioso que su antecesor.

Fiel a un estilo musical que combina el lo-wi , con el folk psicodélico, el garage rock, y las guitarras distorsionadas de los años 70, el cuarteto neoyorquino que también integran el bajista Kevin Morby, el multi-instrumentalista Jarvis Taveniere y G. Lucas Crane demuestra, una vez más, estar transitando la senda del éxito. A través de diez canciones, Woods explora nuevos terrenos musicales gracias a la utilización de una paleta de sonidos donde priman destacadas bases de percusión y una fuerte impronta psicodélica, al mejor estilo The Beatles (durante la fase psicodélica que la banda de Liverpool experimentó con el lanzamiento de Magical Mystery Tour). De modo que, tal y como señala el grupo, With Light And With Love es un disco con “una voz más visible que hace énfasis en la percusión, e integra un piano de saloon”.

El disco comienza con Shepherd, una melodía de piano que en tan solo tres minutos se encarga de dar lugar a millones de vibraciones positivas. Es una canción necesaria para comenzar el día de buen humor. A continuación, en Shining, la batería y las guitarras toman protagonismo y deslumbran con un tono más potente.

Posteriormente, llega With Light And With Love, canción que da nombre al disco y se convierte en una melodía llena de fuerza, en donde predominan fascinantes juegos vocales. Durante 9 minutos, la banda estadounidense logra despegar por completo regalando un glorioso momento musical en el que las variaciones rítmicas nos invitan a contemplar un segmento auditivo cargado de frenesí. Sin dudas, en esta canción la banda hace lo que mejor sabe hacer: mezclar la efervescencia del rock con lo mejor de la música experimental, ya que por su solidez, esta melodía abre el abanico sonoro del álbum y despliega el gran avance compositivo de la banda.

Tras este impulso energético, lo que sigue esMoving to the Left, una canción amena que dentro del disco se inserta como una bocanada de aire fresco. La estética vintage de la banda aflora en todo su esplendor a partir de un relajante viaje musical atravesado por el rock de finales de los 60 y principios de los 70. En esta melodía la letra evoca felicidad y bienestar mientras la voz de Jeremy Earl nos invita a relajarnos mientras nos guía hacia un bosque colorido.

Casi llegando a la mitad del disco, nos encontramos con canciones como New LightLeaves Like Glass y Twin Steps, las cuales instauran una interesante expansión sonora, mientras que, por otra parte, melodías como Full Moon y Only the Lonely le dan rienda suelta a las guitarras texturizadas y en términos sonoros evocan un acogedor paraíso onírico. Finalmente, Feather Man, la décima canción del disco, comienza con una deliciosa melodía en versión acústica  que impone un segmento sumamente intimista, a través del cual la melancolía aflora, el tiempo parece disminuir su velocidad y nos hundimos más y más en el universo de los sonidos, mientras la voz de Earl se funde con coros angelicales y varias campanadas nos hacen aterrizar rápidamente para anunciarnos que ha concluido nuestra aventura musical.

Tras siete discos y un LP, los Woods se lucen con una nueva producción llena de sonidos escondidos ya que cada vez que escuchemos el disco podremos descubrir cosas nuevas. A través de casi 40 minutos, la banda de Brooklyn entrega un disco perfecto de principio a fin, donde ninguna melodía desentona, ya que las letras siempre tienen algo que decir y todas ellas parecen englobarse dentro de una gran historia.

Este disco tiene todo lo que tiene que tener para ser un gran álbum, ya que al haber contado con dos años de descanso entre disco y disco, la banda supo utilizar ese tiempo para que aflore la libertad en términos creativos. En With Light And With Love hay rock, hay guitarras, hay pianos, hay coros, hay sonidos lo-fi  y  hay (mucha) psicodelia, pero por sobre todas las cosas hay alma y corazón puestos al servicio de la música. Canción tras canción,  la banda de Brooklyn nos regala melodías alegres que nos dejan una sonrisa y que a nivel sonoro nos transportan a buenos momentos, lo cual demuestra que con casi diez años de trayectoria, los Woods continúan brindando canciones con luz y con amor.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10