WILD BEASTS – SMOTHER

WILD BEASTS - SMOTHERAntes de escuchar a Wild Beasts, mi concepto de ópera rock era otro, pero el inicio de Smother puede recordar a una ópera, eso sí actualizada, y es que no son voces curtidas con cigarrillos y alcohol como los que nos pueden ofrecer otras bandas del Reino Unido, sino que en este caso parecen salidas del conservatorio de Leeds.

Lo que más llama la atención de esta banda es, sin duda, la destreza vocal de sus componentes, que es lo que les diferencia o les hace especiales, desde luego ofrecen algo nuevo ya desde su álbum debut que sorprendía en 2008 por lo arriesgado de su propuesta. Wild Beasts no es un grupo que entre a la primera, los gorgoritos de sus vocalistas pueden espantar a más de uno, musicalmente nos encontramos también novedades, ya que se les podría englobar dentro del pop, pero con matices. Gran protagonismo del piano, partes con toques ambient, dreampop, drone o de nueva ola neoclásica, pero es que también se les podría etiquetar en momentos como post punk o synthpop, probablemente se encuentren entre una de tantas bandas influenciadas por el revival 80’s, bastante de moda en los últimos años, aunque ha parecido desinflarse un poco.

Lo sofisticado se muestra también en el hecho de que el grupo produce unos videoclips atípicos, casi obras de video arte, o sin el casi. Para muestra, el video de Albatross, quizás la pieza más easy-listening del disco y que ha sido elegido como single de presentación de esta nueva entrega.

Amados por la New Musical Express y por la crítica, a mi personalmente no me han terminado de convencer, aunque seré lo más objetivo posible en el análisis de su ultimo disco.

En Smother nos encontramos bases rítmicas repetitivas tocadas con gran delicadeza, que son acompañadas de oníricos efectos sonoros que le dan un toque aun más elegante. Hallamos también pianos impregnados de eco, pero sin duda las voces están por encima de todo y no pasan desapercibidas en absoluto. El disco es perfecto para disfrutar en la tranquilidad de tu habitación, aunque tampoco desentonaría como hilo musical de alguna cafetería de moda o, por qué no, en una cena con un persona especial.

A destacar, varios cortes del disco. Lion’s Share es un tema tremendamente lírico, voz acompañada de una preciosa pieza de piano, y toques ambient marca de la casa, una intro perfecta que vaticina lo que será el resto del álbum y que sirve como exquisito aperitivo. Bed of Nails, pista 2, aparece de repente y corta con el anterior como si en principio no tuvieran nada que ver y nos muestra una base rítmica más animada.

Con Deeper, cuya mejor parte es claramente el estribillo con coros que repiten la palabra que da título al tema, seguimos en la línea tranquila y acorde al resto del trabajo. Invisible es uno de los grandes temas del disco, perfectamente acorde con su nombre, ya que si nos sumergimos en el tema por un momento nos hace sentirnos invisibles.

En cuanto a Burning, si no fuera por la voz sería un tema puramente ambient. Me parece magistral la parte musical de esta canción, me atrevería a decir que la voz sobra y que sería un corte perfecto para cerrar, aunque se trata del penúltimo tema.

Para finalizar, End to Come Too Soon, cierre del disco y como era de esperar la canción más larga del mismo, un cierre merecido y acorde, aunque para mi Burning ya hubiera sido un broche excepcional, después de un ecuador ambiental el tema resucita con un gran piano.

En resumen, un disco minimalista, delicado, cuidado hasta el último detalle, excepto la portada que no me parece acertada o, por qué no decirlo, bastante fea. Destaco también la producción general, los pianos y la forma de ambientar las canciones, aunque las voces acaban cansando con tanto alarde, sobre todo la de uno de los vocalistas.

Wild Beasts nos ofrecen calidad pero no para todos los públicos, son un grupo que no es fácil de escuchar, al menos para mi, pero al que sí invito a descubrir a todo el mundo, y es claro que a nadie dejarán indiferente. Aunque suene ya muy gastado aquello de “o los amas o los odias”, creo que es perfectamente aplicable a esta banda británica.

Mi nota final es de un 7, quizás parezca baja, pero repetir fórmula en el tercer disco no lo veo muy acertado y, bueno, el grupo no me ha terminado de llegar, pero reconozco su gran calidad, curiosamente los temas que me han gustado han sido los dos últimos, espero que en su próximo disco se entreguen más al ambient y al drone, géneros que dominan, aunque no creo que este banda renuncie nunca a sus alardes vocales.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

  • Pingback: Wild Beasts regalan una nueva canción: "Stray" | CrazyMinds. Música indie.()