Varry Brava – Safari Emocional

Nuestra puntuación

8

7

A veces un título define perfectamente un disco, ese es el caso de Safari Emocional, el tercer álbum de Varry Brava, una aventura de emociones y sentimientos. Un disco que se anuncia como “una mezcla de temas donde exploran y descubren su lado más íntimo y su lado más canalla. Canciones bailables, vibrantes y conmovedoras, para deleitar al público con un sinfín de emociones”. Grabado en Murcia, en los estudios MIA de Antonio Illán, con Jorge Guirao, guitarrista de Second, como productor.
Safari Emocional es un nuevo viaje en el que la banda mantiene esa identidad tan reconocible: mucho ritmo y frescura, estribillos pegadizos e irreverencia en clave pop. Muchas canciones bailables, como siempre, pero ya no tantos momentos para brincar.  Las letras pueden haber influido en ello, seguimos saliendo de juerga con la banda murciana pero están madurando y se encuentran en un estado más emocional de lo habitual. Una excursión pasando por muchos sentimientos profundos, canción tras canción. Algunos tan melancólicos como en Flow, el primer single y avance del disco, contemplamos el bajón anímico de una persona que pierde ese puntito de locura. Un tema con el que se hace inevitable recordar los primeros temas de Blur. Recordamos con Amantes, esos amores fugitivos de juventud que perdurarán en el tiempo y en la memoria, como el amor que no se puede olvidar y no deja pasar página en Momentos, pero que tienen un final como el de Americana, aquí aún sabiendo que pronto acabará la relación, se intenta disfrutar de los últimos instantes.

Disfrutamos más bailando en Vietnam, aunque sea una auténtica guerra de sentimientos. Y aunque no exista una guerra, una relación puede terminar por el distanciamiento y la falta de comunicación, es la historia de Callada. Entre el cielo y el mar empezamos a sentir la esperanza y las ganas volar muy lejos a vivir un amor, un homenaje al sonido disco de los 80 y un tema con el que Varry Brava nos vuelve a sacar a bailar. Pero podemos pasarlo realmente bien si nos dejamos llevar por la llamada de un amor loco como el de Club, lleno de diversión y subido de revoluciones, o  con Chicas, que nos trae recuerdos muy veraniegos, la subida de temperatura en juergas y festivales, “Pool party, playa” un ambientazo donde podemos coincidir con Sonia y Selena, las protagonistas de un tema para alcanzar la locura total, con el estilo más reconocible y habitual de la banda, enérgico y bailable como ninguno, es una noche de desenfreno acompañado de dos mujeres sin límites.
Siempre muestran en su sonido una clara influencia del pop español de la década de los 80’s, como Nacha Pop, Radio Futura o Alaska, del new wave y el new romantic, ¡Qué blanditos están los Varrys! Atreviéndose con una armonía sensible como hacía Lucho Batiste, un artista italiano de canción melódica de los setenta que les encanta, y otros artistas de la música italiana como Franco Battiato o Mina Mazzini. Además sumando la modernidad que aportaron bandas como Pet Shop Boys, Tears for Fears, Phoenix o The Empire of Sun.
Safari Emocional es una incursión por la jungla de la vida, en la cual podemos pasar por bellos momentos y también algunas adversidades, y estos animales del pop se adaptan a todo y y se mueven como pocos en su hábitat natural. Capaces de mostrar su lado más canalla, fiestero, hedonista y bailable, pero también su lado más íntimo y personal, en los que la canción se pone más emocional y desgarradora. Al final siempre logran convertirnos en su presa dentro de la pista de baile.