TÓRTEL – TRANSPARENTE

Nuestra puntuación

8

7

Transparente, el nuevo álbum de Tórtel, es el tercer trabajo del proyecto en solitario del valenciano Jorge Pérez. En el nos vuelve a traer un pop sin complejos, melódico, pegadizo y redondeado con grandes detalles en instrumentación. En este disco, con su enorme creatividad, Tórtel da un paso más en su sonido.
Diez canciones, grabadas en Milenia Estudios y Río Bravo (Valencia), a la producción Al Pagoda(Alberto Rodilla) y masterizado por Joe Lambert, responsable del sonido final de discos de bandas como Deerhunter, Panda Bear o Animal Collective. Jorge Pérez ha contado, además, con las aportaciones de Cayo Bellveser (bajo, guitarras), Xema Fuertes (batería) Ángela Pascual (coros) y Rauelsson (coros), entre otras. Otra colaboración habitual es la de su pareja Begoña Pons, que como en sus anteriores trabajos se hace cargo de la portada, en esta ocasión de arte abstracto.

Jorge Pérez, sigue siendo fiel a sí mismo y a su manera de hacer pop, como en los dos álbumes anteriores, Entusiasmo (2012) y La gran prueba (2014). Pero en Transparente hay detalles que lo enriquecen y lo distinguen de los discos previos, un sonido mucho más envolvente, en el que destacan los arreglos sintetizados. Este nuevo álbum, sin duda, se disfruta cada vez más con sucesivas escuchas, pero a la vez hay canciones que atrapan de forma instantánea y a la primera. En las letras predominan las reflexiones del comportamiento humano hoy en día, mayoritariamente en forma de decepción e ironía, pero también algunas desprenden sensibilidad y optimismo. Tórtel filtra varias ideas camufladas sobre el empobrecimiento ético de nuestros tiempos y el desconcierto de la humanidad actualmente.
Transparente puede ser un álbum a destacar más por su conjunto de canciones que por deslumbrar de forma puntual con algún tema, pero eso no significa, para nada, que no contenga buenos temas. Aún invitando a escuchar el disco canción tras canción, lo cierto es que algunas son de una sencillez sonora extrema, por eso me aventuro a destacar las que puedan a llegar a tener ‘vida independiente’. Para empezar, Respira, que sirvió de single adelanto, comienza con sintes con un sonido muy japonés, esos tonos orientales se van repitiendo en el estribillo, un sonido pop diferente, un tema sencillo en cuanto a voces, pero acompañado de buenos coros, cargado de instrumentación y con una gran fuerza que imprime una contundente batería. Una de las joyas más valiosas de la carrera del artista.
 La casa de hojas es un medio tiempo melodiosamente sintetizado a la perfección para acercarlo a una psicodelia sesentera. En cambio, El invitado, un tema que suena al folk más rítmico y guitarrero pero que acaba bastante sintetizado, uniéndose a la línea predominante del disco. Aquí y ahora es una pieza muy minimalista en la que una larga introducción atmosférica se prolonga hasta mitad de canción, pero vale la pena esperar a escuchar una corta, pero profunda letra.
 Transparente, es un gran tema de carácter acústico, guitarra y voz -tan cálida de Jorge – alrededor de los cuales, se emplea un sintetizador casi inapreciable. Un solo de armónica le da un toque folk llegando al final del tema.
 En defensa propia no es una joya de nueva creación, pero recuperarla para el disco ha sido un gran acierto -fue lanzada como single en 2014 – se presenta como una de las canciones más movidas y con más fuerza, sobretodo a través de las guitarras y un sinte muy pegadizo. Un tema con alma de hit. Todos estos temas se complementan a la perfección con el resto, menos realzables individualmente, pero que escuchando en conjunto de principio a fin nos hacen sumergirnos en un gran universo sonoro, hasta llegar a Pedra Cristalina que pone punto y final al álbum de manera instrumental y atmosférica.

Este disco confirma una sólida carrera musical construida con un gran repertorio de buenas canciones. Sin una búsqueda del éxito mediático, pero con el reconocimiento total de la crítica especializada. Pero por su buen hacer, su dedicación y su atrevimiento para buscar nuevos sonidos, el mejor álbum de Tórtel podría estar aún por llegar.