TIMES NEW VIKING – DANCER EQUIRED

TIMES NEW VIKING - DANCER EQUIREDBaja fidelidad y grandes melodías pop es lo que nos ofrecen Times New Viking en su nuevo disco Dancer Equired, lo que no nos quiere dar el trío de Ohio es nada nuevo, aunque sí es cierto que este disco suena menos crudo que trabajos anteriores. Esta nueva entrega servirá para mantener contentos a sus seguidores y atraer a nuevos fans. Si te gusta el sonido lo-fi de Guided by Voices, el amateurismo inicial de los escoceses The Vaselines, el magnífico indie-pop de Beat Happening o el nuevo ruido de moda importado desde EEUU con nombres como Vivian Girls, sin duda Times New Viking será tu nuevo grupo favorito, o al menos uno de los primeros en tu lista de nuevo y ruidoso pop independiente, sonido que parecen liderar los norteamericanos en los últimos años, con grandes feudos como Nueva York, Austin o el mismo Ohio.

La banda es uno de los abanderados de lo que se esta llamando “shitgaze”, algo así como la mezcla entre el shoegaze que se hizo en los 80 ó 90 con grandes bandas como My Bloody ValentineRide, con un toque totalmente lo-fi, punk y despreocupado, en donde todo vale. En este movimiento también podéis encontrar bandas como Blank Dogs y como creadores del invento se encuentran Psychedelic Horseshit, curiosamente también de Ohio. Escuchando a esta ultima banda, que nos ofrece una música realmente cruda y ruidosa, uno se llega a imaginar a los mismísimos Sonic Youth como sintonía de hipermercado. ¿Estaremos ante un nuevo movimiento musical como ocurrió en Seattle con el grunge?

Quién sabe, de todas maneras es una buena manera de mantener vivo el noise y de reactivar un género de renovada actualidad gracias a la nueva ola estadounidense y es que todo vuelve, incluso los sonido más extremos y menos comerciales que parecen hacerse aún menos asequibles para consumidores de música no preparados previamente. Ahora bien, si a pesar de lo poco accesible de estos sonidos algo os atrae misteriosamente al escuchar estas bandas, pero no os sentís del todo preparados, podéis comenzar con clásicos como el Complete Recordings de Black Tambourine en donde la discográfica Slumberland ha reunido todas las canciones grabadas por la banda de Washington o el Psychocandy de Jesus and Mary Chain, un clásico entre los clásicos, realmente imprescindible para amantes del feedback o ya remontándonos a la prehistoria del ruido, concretamente a 1968, nos encontramos con el White Light/White Heat, que si no lo es, debería de ser la gran referencia de todas estas bandas, y es que el final de Sister Ray podría estar dentro de un disco de Times New Viking o Psychedelic Horseshit, improvisación, saturación y rabia..

Volviendo a la banda de la que toca hablar y como dato curioso, toman su nombre del tipo de letra “Times New Roman”, por todos conocida. Pero adentrémonos ya en su disco, Dancer Equired. A destacar el primer corte It’s a Culture, una canción que te dará ganas de adentrarte en el disco e imaginarte a sus tres componentes grabando en una cinta de cassette en el garaje de su casa. No Room to Live es otro gran tema, sencillo, minimalista y con un toque agrio. También nos encontramos con Califonia Roll, canción que puede convertirse en la banda sonora veraniega de cualquier amante del indie, y ya cerca del final destaca el tema con toque punk Fuck her Tears. El disco termina con No Good, un corte de ukelele y voz, lleno de eco, que es lo más limpio que os podréis encontrar en Dancer Enquired. En definitiva, un álbum que entrará solo a los amantes del ruido, a los que odien este tipo de sonido mejor que no se les ocurra darle al play. Tampoco van a ser todo halagos y sí es cierto que el disco se hace algo repetitivo, probablemente debido a la primitiva percusión que se escucha en casi todas las canciones. Un trabajo en donde prima el espíritu del “hazlo tu mismo”, en la que la fórmula es aparentemente fácil: reúne a tus amigos en tu casa y destroza los tímpanos de tus vecinos, tu familia y los tuyos propios, eso sí, con gusto.

Ahora mismo la banda se encuentra de gira europea. En nuestro país se dejarán caer en Toledo (10 de mayo en el Círculo de Arte) y Salamanca (11 de mayo en Music Factory), también les tendremos en Madrid, eso sí, ya para el 19 de junio en el Festival Día de la Música, fecha que se encuentra curiosamente en medio de su gira americana. Es una pena que en su paso por aquí no actúen en más ciudades, ya que se dan un gran paseo por el resto de Europa. Los que tengáis oportunidad de verles no lo dudéis ni un solo momento.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10