THIEVES LIKE US – BLEED BLEED BLEED

THIEVES LIKE US - BLEED BLEED BLEEDBerlín, 2002. Los suecos Pontus Berghe (batería) y Björn Berglund (teclados) conocen al americano Andy Grier (voz) en Mauer Park y el resultado es, 10 años después, el cuarto álbum del trío Thieves Like Us: Bleed, Bleed, Bleed.



En 2007 editaron ellos mismos su primer disco Berlin Alex y fue ahí, mientras vivían en París, cuando Kitsuné les echó el ojo y reeditó su primer single Drugs In My Body. Ese primer disco ha sido reeditado recientemente bajo el sello Captured Tracks (sello de Beach Fossils, Craft Spells, Minks y Wild Nothing, entre otros) y el shoegaze, la marca de la casa, se nota. Se aprecia también la evolución hacia un synthpop mucho más contundente, de carácter lo-fi con toques ochenteros. Bien sea por el cambio de discográfica o bien por la incorporación de tres chicas al grupo, los temas de las canciones también han cambiado, Thieves Like Us argumentaban que con todo lo malo que pasa en el mundo no pueden seguir escribiendo sobre rupturas amorosas. Ya lo decían New Order en Thieves Like Us: “it´s called love and it´s so uncool. It´s called love and somehow it´s become so unmentionable”. Sin embargo, Fatima, el cuarto tema del disco, es una canción de amor en toda regla.

El álbum arranca con Bleed, Bleed, Bleed, la cual deja una sensación entre melancolía e indiferencia y es precisamente así como suena el disco entero. Le sigue Stay Blue, recuerda a Hot Chip, pop electrónico que la convierte en un tema más enfocado a la pista de baile. Lo mismo ocurre con Your Love Run Still. Maria Marie es la gran sorpresa, entre sintetizadores y coros femeninos recuerda a temas de New Order y eso ya dice mucho a su favor. En el número seis, Bleed, Bleed, Bleed II se presenta casi como un remix de la primera, con guitarras distorsionadas y donde ahora sólo se escucha la voz de Grier. Worthy To Me cierra el disco con un sonido más ambiental.

El resultado es un álbum bastante homogéneo, a pesar de que las 10 canciones son diferentes, se enlazan entre sí en armonía. Bleed, Bleed, Bleed ha logrado mantener esa estética oscura a base de ritmos lentos, sonidos suaves y toques melancólicos en todas las canciones. Sin embargo, es un álbum ligero y la mezcla de voces femeninas y masculinas hace que las canciones suenen de forma agradable y melódica. Thieves Like Us se han mantenido fieles a lo que les gusta hacer y este nuevo trabajo es más maduro y elaborado.

El 20 de marzo salía a la venta el disco, en su línea para aquellos que ya los conocéis y a los que os gusta su música porque, aunque Bleed, Bleed, Bleed es el mejor que han hecho hasta ahora, no es apto para todos los públicos. Los que todavía no los conocéis, Thieves Like Us merecen una oportunidad, quizá en un ambiente distendido, una tarde en una terraza tomando una copa.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6,5/10