THE XX – COEXIST

coexist Vuelven los chicos de negro… The XX, grupo que en el 2009 sacó su primer disco con título homónimo, vuelven a la actualidad con este Coexist.

El debut del grupo fue directamente lanzado a los primeros puestos de discos del año en la prensa, y fue acogido por el público con tantos fans como detractores. Su música minimalista de tiempo lento y voces susurrantes no fue de gusto de todos, en parte debido a sus conciertos que han sido muy criticados por demasiado fríos.

Este Coexist sigue en la línea de su antecesor así que difícilmente van a reclutar más seguidores. Esta segunda entrega sigue con ese pop minimalista de tintes electrónicos pero con arreglos inspirados en la cultura de club, eso quiere decir, que se añaden beats y bases rítmicas como acompañamiento de las canciones.

El disco se abre con Angels, el single que ya se avanzó en su momento, y que bien podría ser un tema de su disco de debut: una Romy Madley transmitiendo más que nunca en sus vocales, en un tema con más arreglos de los que nos tienen acostumbrados. Lo sigue Chained, de línea parecida, pero con una base electrónica que nos puede recordar al excelente Burial, y con un solo de guitarra típico de The XX, quizás demasiado, ya que da la sensación de que está reciclado de otro material anterior.

Fiction sigue con esa línea electrónica que será la tónica diferencial de este Coexist, y que eclosiona de manera excelente en Reunion, quizás la canción más inspirada del álbum, donde realmente consiguen sacar todo el provecho de este sonido con esta canción que empieza pausadamente, para cambiar de ritmo en un in crescendo que invita a bailar.

Lo siguen Sunset y Missing, buenas canciones ambientales que rozan el chill out, y donde se empieza a notar que la formula se agota bajando algunos enteros hacia el final del disco, donde los temas decrecen en interés.

Superan la difícil prueba del segundo disco The XX. Lo hacen con coherencia a ellos mismos y experimentando levemente, quizás las canciones no son tan redondas como su debut, las cuáles funcionaban sin arreglos ni añadidos, sino por si solas. En Coexist el grupo parece que está empezando a evolucionar, con las irregularidades que comporta, y con una sensación de repetición que no ayuda mucho al disco, y que hace que al final sea un buen disco de acompañamiento en algún tramo, pero no un disco para escuchar y deleitarse como fue su anterior entrega.

Seguiremos atentos a este joven trío, que algo tienen de especial y diferente. Esperemos que no vuelvan a vender otra canción a Shakira como hicieron con Islands, y cedan en sus empeños de acercarse a Beyoncé, mejoren sus directos, y pasen la otra dura prueba: el tercer disco, que en su caso, debería ser el de consagración, porque en este no lo han logrado.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10