THE STROKES – ANGLES

THE STROKES - ANGLESDespués de todo lo vivido con los discos anteriores de The Strokes y el tiempo que han tardado en realizar una nueva entrega de su música, es muy difícil abstenerse de esperar una gran obra y decepcionarse si esto no ocurre. Afortunadamente, no es el caso de Angles. Es cierto que le podríamos achacar algunos fallos o irregularidades, pero es un álbum bien hecho, con buenas canciones y fieles al estilo que les ha dado su merecida fama y reputación, aunque con pequeñas evoluciones. Estos cambios parecen venir de las experiencias de sus dos miembros más sobresalientes, Julian Casablancas y Albert Hammond Jr. en solitario, ya que algunos elementos nuevos que se aprecian en él como cierta psicodelia, algún teclado y unas guitarras más sofisticadas suenan a algunos temas de los discos que hicieron por su cuenta, los cuales, excepto algunas canciones aisladas, no han sido nada sobresalientes, pero parece que han contribuido a una evolución musical, circunstancia muy apreciable en este disco.

En cualquier caso, intentando que las aficiones a su pasado no tengan una influencia negativa sobre la valoración de Angles, empezaremos por la parte negativa. En primer lugar, la portada resulta muy decepcionante. De colores fosforitos, muy poco relacionada con su estética habitual, y una lástima si nos ponemos a pensar en las anteriores. En segundo y último lugar, ya que estamos hablando de un buen disco, la presencia de ciertos cortes en él que yo calificaría como canciones “de relleno”. La primera vez que esto ocurrió a The Strokes fue en su penúltimo disco, First Impressions of Earth; inesperados temas que se podrían considerar como canciones nada buenas, asunto que no ocurría en los dos anteriores, pero totalmente compensado por una mayoría de las memorables, muy parecido a lo que ocurre en este LP. Mirado con lupa, You’re so Right o Call Me Back pueden ejemplificar este hecho. Aún así, indudable afirmar que encontramos canciones memorables en él, y vamos ya con la parte positiva, en una cantidad que nos permite hablar de un disco estupendo.

Para empezar, sorprendente Machu Picchu, tanto por el nombre como por su sonido, comienzo a lo “pseudo tropical”, muy alejado de ellos, pero que llega a su más puro estilo, tanto por los coros como por las guitarras posteriores. Seguimos con Under Cover of Darkness, canción que sacaron para estrenar el disco antes de que saliera al mercado, los Strokes en plena efervescencia, junto con Taken for a Fool, Gratisfaction o Metabolism, temas muy fácilmente identificables con ellos, de lo mejorcito del álbum. Y luego vienen las evolucionadas que incluyen algún elemento antes extraño, ahora con posibilidades de quedarse; en Two Kinds of Happiness suena una ligera guitarra de fondo y coros al empezar,  poco habituales aunque reconocibles en cuanto suena Hammond a mitad de canción, al igual que los teclados con los que se inicia Games o la inusitada delicadeza en Life is Simple in the Moonlight, seguido por una guitarra detallista y suave.

Personalmente, prefiero los más puros temas The Strokes mencionados anteriormente, pero es admirable que se hayan atrevido con cosas nuevas, que no quieran quedarse estancados haciendo lo mismo, aunque parece que les faltan unos pasos para que ciertas prácticas estén totalmente integradas en su estilo.

Magnífico disco. Si lo añadimos al resto de su repertorio en una buena selección, su actuación en el próximo FIB este verano puede ser memorable.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Escrito por
Más de Olga Font

Layabouts y The Welcome Dynasty, el próximo viernes en Valencia

Los valencianos The Welcome Dynasty y los madrileños Layabouts tocarán el próximo viernes 7...
Leer más