THE STONES ROSES – THE STONE ROSES

THE STONE ROSESLa música rock británica está llena de casos de bandas con una carrera corta o poco prolífera, pero que han acabado haciendo historia ya sea por la calidad de su música o por su carácter revolucionario.

Sex Pistols y Joy Division son dos claros ejemplos a los que luego se les añadió The Stone Roses. Un cuarteto de jóvenes de la ciudad inglesa de Manchester liderados por el vocalista Ian Brown y el guitarrista John Squire.

The Stone Roses empezaron a despuntar  a finales de los 80’ con un sonido que mezclaba el pop folk de los 60’ con el sonido dance beat de la época, y eso quedó reflejado en su primer disco homónimo, publicado en la primavera del año 1989 y que es considerado como uno de los mejores discos ingleses de toda la historia.

Junto a Ian Brown y John Squire estaban Reni a la batería y Gary Mounfield, más conocido como Mani, al bajo y quien, tras la separación del grupo en el año 1996, volvería a la escena musical unos meses más tarde  incorporándose a Primal Scream. “Estos cuatro de Manchester”, frase que luego se haría en refencia a The Charlatans, Inspiral Carpets y Happy Mondays que, junto a The Stone Roses, lideraron lo que se llamó el movimiento Madchester y que fue la gestación del movimiento Brit-Pop,sonido que despuntó a mediados de la decada siguiente.

El disco debut de The Stone Roses fue producido prácticamente por John Leckie, uno de los grandes productores británicos y que posteriormente produciría discos de la talla como el K de Kula Shaker, The Bends de Radiohead, Showbiz y Origin Of Symmetry de Muse o A Storm In Heaven de The Verve por poner algunos ejemplos, y que gracias a esa gran producción y a lo bien que suena este disco se convertiría en un clásico instantáneo con el que se ganaron un puesto en la historia de la música.

El disco empieza con I Wanna Be Adored, una intro larga de algo más de un minuto hasta que entra todos los instrumentos con una batería que se te mete en el cuerpo y unas guitarras cristalinas que están en primer plano. Suena a años 60’ pero con sonido actual, cuando entra la voz de Ian Brown, susurrando, podemos oir la magia que tiene este grupo. She Bangs the Drums fue el primer sencillo  de la banda que entró en el Top 40 del UK Singles Charts, la letra de esta canción nos habla sobre la euforia de estar enamorado, de sentirse feliz por tener una “primavera” personal donde todo está basado en las sonrisas y el sentirse acompañado. Con Waterfall podemos comprobar las influencias que la banda tiene de la música psicodélica, pero que se hacen aún más evidentes en Don’t Stop, la única no producida por John Leckie ya que, según los créditos del CD, la produjo Garage Flower.

En Bye, Bye Bad Man, volvemos a encontrar una voz angelical y un sonido que nos puede recordar a bandas americanas de los 70’. Elizabeth My Dear es muy corta, no llega al minuto, y en ella The Stone Roses se apoderaron de la tradicional melodía de Scarborough Fair, popularizada por Simon y Garfunkel para declarar, en menos de un minuto, que no descansarán hasta que su ‘querida’ reina pierda el trono.

(Song for My) Sugar Spun Sister nos devuelve al pop más suave y exquisito de la banda, que continúa entonces con una de sus obras maestras, Made Of Stone, donde el grupo quiso mostrar ritmos bailables y al mismo tiempo profundos, gracias a la perfecta conjunción de batería, bajo y guitarras, junto a letras que no evitan la provocación pero revestidas de contagiosas armonías y estribillos que puedas gritar con orgullo. Shoot You Down es una canción tranquila y que, a estas alturas del álbum, se agradece después de tanto euforia psicodélica. This Is The One fue, según John Leckie, una de las más difíciles para la grabación, pues alterna magistralmente los momentos de calma y suavidad con momentos desenfrenados llenos de instrumentos, cascadas de voces y algunos efectos, mientras repiten una y otra vez ‘esto es lo único por lo que ella esperaba’ y ‘esto es lo único por lo que yo esperaba’.

I Am The Resurrection es la más larga y la que cierra este disco y la que, personalmente, más me gusta, pues en este tema se refleja todo el sonido de The Stone Roses, todo el pop psicodélico, británico e incluye un ritmo de batería más cercana al dance que, a mitad de canción, da un cambio y entra una melodía de bajo (que años más tarde samplearon Le Hammond Inferno para las pistas de baile) absolutamente inolvidable.

Para los iniciados, éste es un disco que hay que tener y escucharlo hasta no poder más para así poder entender la musica que se hace ahora.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 10/10

Escrito por
Más de Ángel Serna

Billy Corgan: “No habrá un nuevo Kurt Cobain o un Trent Reznor”

El líder de Smashing Pumpkins, Billy Corgan, ha comentado en la revista...
Leer más