THE PAINS OF BEING PURE AT HEART – HELL

The-Pains-of-being-pure-at-Heart-Hell-crazyminds.es

Parece que el giro que tomó la banda con Days Of Abandon a raíz de la marcha de la teclista Peggy Wang y el bajista Alex Naidus ha dado una nueva vitalidad a la banda de Kip Berman. Si a partir de su tercer disco nos encontramos con que Berman decidió profundizar en el jangle y el twee pop, abandonando (nunca mejor dicho) el rock alternativo de corte shoegaze que fue Belong, con Hell parece que confirma (o tal vez sirva de liberación estilística de cara a nuevos trabajos) esa tendencia bastante más luminosa. Hell, de onírica portada, es un EP de tres canciones y dos son versiones. Pero ninguna de ellas desentona en el conjunto de lo que fue Days of Abandon. De hecho el tema homónimo, salió como demo junto con una serie de canciones que no pasaron el corte para ser publicadas en el disco, con lo que nos hacemos a la idea de por dónde van los tiros en el mundo mental actual de Berman. Y si bien podemos rastrear la influencia de Orange Juice y el c86 de manera mucho más que evidente, es digno de mención el toque tremendamente pop y divertidamente disco que tienen las guitarras, que le da una personalidad algo diferente al tema, desmarcándolo un poco en cuanto a sonoridad, en relación con el anterior trabajo.

Pero donde más aporta este EP es en las versiones, una del Ballad of The Band de Felt y otra de James, que suena mucho más a The Smiths que a James (una banda acusada muchas veces de manera injusta de ser una copia de los de Morrissey). Berman se lleva a su terreno Ballad of The Band, uno de los clásicos de Felt, sabiendo eliminar el minimalismo pop de la banda liderada por Lawrence Hayward aportando luminosidad y unas guitarras de jangle pop que convierten en la canción en una opción mucho más alegre y vitalista que la versión original, mucho más agridulce como era la música de los Felt. Lo mismo pasa con Laid, uno de los himnos de James, interpretado por Jens Goma, que sustituyó a Wang. Pese a que esta vez no hay demasiadas diferencias estilísticas entre la versión de James y la de The Pains Of Being Pure at Heart, la voz de Goma consigue aportar más matices que la de Berman, que está más preocupado de dar un punto más de energía y vitalidad que de ser exactamente fiel a James y que, al final, me acaba sonando mucho a The Smiths.

Así, jugando irónicamente con el título del EP, este Hell ahonda en la vertiente más pop de los neoyorquinos, con guitarras claras y luminosas, siguiendo la senda abierta por Days of Abandon y dejando claras sus influencias, esta vez no a través de calcar prácticamente su sonido, sino a través de las versiones del trabajo. Versiones que tal vez han tardado demasiado en grabar, pero cuya influencia en la banda es más que evidente. E igual ese es el problema que van a acabar arrastrando The Pains of Being Pure At Heart y al final vamos a acabar reconociendo su carrera por el disco que sonaba a My Bloody Valentine, el que sonaba a The Smashing Pumpkins, el que sonaba a Orange Juice y el que sonaba a lo que sea que estén metidos en el momento de la grabación de su nuevo trabajo. A mí, hasta ahora, sus discos me gustan, pero no sé si no deberíamos exigirles algo más.

Escúchalo aquí: