THE NAKED & FAMOUS – PASSIVE ME, AGRESSIVE ME

THE NAKED AND THE FAMOUS - PASSIVE ME, AGRESSIVE MEPassive Me, Aggressive Me está compuesto por trece pistas altamente disfrutables. No obstante, aunque éste sea su primer álbum de estudio, los chicos de The Naked & Famous llevan desde 2008 dando guerra con sus primeros EPs This Machine y No Light, los cuales, en una evolución lógica, los han llevado a la gestación de este prometedor álbum.

El quinteto de Auckland, integrado en sus comienzos por Thom Powers y Alisa Zayalith y al que más tarde se añadieron David Beadle, Jesse Wood y Aaron Short, toma su nombre de Tricky Kid del artista británico de trip-hop Tricky, posee un sonido synth-pop, en el que sus canciones oscilan contúamente, entre el juego vocal chico/chica, y dinámicas con guitarras y sintetizadores de claras reminiscencias ochenteras.

La voz de Alisa Zayalith es uno de los elementos más diferenciadores del grupo, con un timble muy actual y rebosante de vitalidad, y que surge como un torrente que, experimentando con tempos variables, consigue enmarcar cada melodía de una manera muy característica, que, apoyada por Thom Powers, la voz masculina de la formación, termina de conseguir el efecto perfecto, delicado y firme a la vez que firma el sonido de The Naked & Famous.

Young Blood, lleno de un sonido entusiasta y vibrante y marcados bajos rítmicos, es el single de apertura de este Passive Me, Aggressive Me. Spank, con un sónido más sucio y carente de elementos superfluos, juega a los silencios y cambios de tiempo, marcados con magistral capacidad resolutiva en cada una de sus estrofas.

Jilted love incluye ecos y coros múltiples para esta pista más lenta que va armándose arquitectónicamente sobre su hermética simpleza, sonido robótico que se genera a través de una nostalgia casi tangible; No way, cuyo comienzo, voz y arpegiado de guitarra acústica acaba desencadenando un amanecer sonoro. A Wolf in Geek’s Clothing es una de las pistas más teenager,  que jugando al contraste entre contenciones sonoras y la explosión de sonidos y batería produce un sonido entusiasta y vibrante.

Continuamos con Frayed, enmarcada en un sonido crispado que exhala desesperación y con un tempo más que allegro, y The Source, la única pista íntegramente instrumental de todo el disco, acuática y templada, que parece enlazarse a la perfección con la lírica vocal de la pista que le sigue en el tracklistThe Sun, tarareada a dos voces que respiran al unísono y que, en crescendo, va añadiendo sonidos que se integran entretejiendo la melodía que acaba desembocando en un desvarío sonoro, o The End como broche crepuscular entre susurros y ecos, son algunas de las pistas que componen este disco, que aparece como un cuidado descubrimiento.

Ritmos hipnóticos para un grupo que, estamos seguros, dará mucho de hablar en este 2011.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10