The Killers – Wonderful Wonderful

Nuestra puntuación

9

8

The Killers vuelven cinco años más tarde con un nuevo proyecto. El propio Brandon Flowers ha dicho que en el disco pretendía reflejar el momento en el que se encuentra la banda y todo apunta a que siguen su cauce positivamente. Han retomado la barca y reman todos de nuevo en la misma dirección que comenzaron años atrás.

Vuelven a hablar de la vida cotidiana, de religión e incluso de boxeo, en Tyson vs Douglas. Pero cómo no, con ese maquillaje que los caracteriza. Eso sí, esta decena de temas producidos por Jacknife Lee, no es un cambio radical sino una prolongación de todos los trabajos anteriores del conjunto de Las Vegas. Es una consecuencia fruto de su talento que demuestra el inconfundible sonido de la banda. Deja de lado el rock más clásico con el que comenzaron y continúa con esos tintes pop y electrónicos que ya nos dejaban sus sintetizadores en el predecesor Battle Born, pero sin excederse. Combinan el sonido antiguo con lo ganado años después.

Sin duda Wonderful Wonderful no decepcionará a los fans de The Killers, aunque quizá no sea ese disco tan esperado que pueda ser escuchado una y otra vez, y para muchos no igualará a los anteriores, pero esas comparativas son innecesarias pues es un gran álbum plagado de éxitos. El año pasado, tras la reunión por el décimo aniversario de Sam’s Town, las ideas volaban entre los miembros de la banda. Se sentaron con papel, boli y sus instrumentos y este es el resultado.

Wonderful, Wonderful abre con un peculiar tema homónimo, un arranque sin duda épico seguido por el sencillo The Man. Esta segunda pista muestra a Brandon Flowers en un registro rara vez escuchado, legando a notas en el
estribillo dignas de mención. En Run For Cover, por ejemplo, vuelve ese ritmo propio de The Killers con sus sintetizadores de fondo y un bajo continuo. Es la canción movida que encajaría en cualquier álbum de la banda sin ninguna duda. Por el contrario, The Calling es más lenta y abre con un pasaje del Nuevo Testamento interpretado por Woody Harrelson. Aquí se escucha la cercanía de Flowers con la teología, pero sorprende esta brillante apuesta que da a la canción un toque bastante innovador por su parte

Desde luego no se sabe si trascenderá pues en parte es más de lo mismo, aunque renovado y con un paso firme hacia delante, de ahí su puntuación. No queda estancado en el pop que parecía que los definía hace cinco años ni es un rock simple de cuatro artistas, es una combinación de ambas bajo la firma sonora de The Killers. Esperemos que esto sea el retorno de la carrera de una banda que parece que quedó difuminada en la cúspide de su fama.

En el disco también se escucha el poso que dejó The Desired Effect, el segundo álbum de Flowers en solitario: su experimentación, su influencia ochentera y su intención de arriesgar. Él mismo responde a una pregunta que muchos se estarán haciendo: Have All The Songs Been Written? en la última canción, la que lleva su seña de identidad por encima de la de sus compañeros.

Por desgracia hace no mucho la banda anunciaba que tanto el bajista Mark Stoermer como el guitarrista Dave Keuning dejarían de lado la carretera pero que volverían al estudio siempre que fuera posible. Este órdago ha acompañado la salida del quinto álbum de la banda, Wonderful, Wonderful, y ha dejado a Brandom Flowers y al batería Ronnie Vannnucci Jr. como únicos defensores de la formación original en los escenarios.

Nadie puede negar que en cada uno de los temas que componen el quinto trabajo de la banda se escucha a The Killers, y hacía demasiado que eso no ocurría. Las baladas suenan como tal, melancólicas, llorando pérdidas o resurgiendo de cenizas en contraste con las pistas enérgicas, brillante ejecución. Es un gran retorno que, como pega, debió lanzarse hace varios años.