THE JOY FORMIDABLE – THE BIG ROAR

THE JOY FORMIDABLE - THE BIG ROARSe abre el telón, de terciopelo rojo, por supuesto. Tras un espeso silencio, conseguimos oír a alguien que acciona un pedal para distorsionar la guitarra. Se llena el espacio de ganas de gritar y, finalmente, un gran rugido.

Lo han conseguido, ya tenemos en las manos el primer álbum del trío galés, titulado The Big Roar, y no podrían haber elegido mejor. Así es el álbum, un rugido que se te agarra por dentro, que va creciendo con el desarrollo de los temas y que, de una forma casi primaria, te empuja a las ganas de directo.

Ya nos habían dejado pistas certeras estos chicos. Un Ep largo de ocho canciones – A Balloon Called Moaning – que los convirtió en grupo promesa del 2009 entre el público de la escena indie, un videoclip del tema Austere censurado en Youtube y un directo que la crítica alabó casi de forma unánime. Pues parece que la larga espera le ha sentado muy bien a este álbum. Recorrer escenarios por el mundo les ha servido para sacar temas nuevos, y para perfeccionar los que ya aparecían en los ep’s (además del citado Austere, el álbum recupera Cradle y el enorme Whirring).

El disco respira una amalgama bien lograda, desde el indie rock al post-punk con esos inconfundibles riffs que le dan un acabado muy grunge. Es uno de esos trabajos en los que el todo es mucho más que la suma de las partes. Escuchándolo, parece hasta una broma que el grupo sólo cuente con tres componentes. Las canciones están bien construidas. Sobre la voz, a ratos melódica y a ratos más agresiva de Ritzy Bryan, incorporan guitarras distorsionadas y capas de sonido hasta que los temas crecen y se expanden como si de una seta se tratara. Puede que el único punto débil sea la aparente pérdida de intensidad al final del álbum, pero claro, un debut no puede ser perfecto.

La salida del disco coincide con el inicio de su gira británica, que a mediados de febrero les moverá por Europa. Parece que tenemos fechas confirmadas para Barcelona y Madrid el 21 y 22 de Febrero respectivamente. Así que tendremos oportunidad de comprobar in situ como defienden este trabajo en el escenario, aunque a juzgar por la crítica y la experiencia ganada en los últimos años, creemos que no decepcionarán tampoco en este campo.

Concluyendo, dijimos que The Joy Formidable prometían y su álbum debut no hace más que confirmar nuestras expectativas. Es un disco con fuerza, que continúa la estela de tantos otros amantes del “ruido” con clase, pero sin ser más de lo mismo, aporta algunos elementos originales. En su mano está continuar esta senda y hacerse un hueco en primera línea de la escena independiente, pero van por muy buen camino.

Desde Crazyminds no podemos sino reconocer un muy buen debut y recomendar este trabajo dándole la puntuación que se merece.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10