THE JIM JONES REVUE – THE SAVAGE HEART

Los hermanos Jones y compañía vuelven a la carga después de una marcha imparable de prácticamente disco por año, con su ya conocida propuesta de rock ‘n’ roll cocinado a la vieja escuela. La banda londinense se atreve una vez más a desafiar las cuerdas de sus guitarras allá donde no existe una cultura tan extendida de este tipo de género y es que Jim Jones Revue apunta directamente a la diana en lo que al espíritu gamberro e impulsivo del rock se refiere. The Savage Heart supone ya su tercer disco y no viene a desvelarnos nada nuevo, en todo caso a confirmar lo que ya sabíamos. Te gustará si te gusta el lado más clásico del rock, el de los 50, el de salir a la calle a desafiar el mundo, el que por el contrario no les acabará de gustar a los universitarios que entre clase y clase se tumban en el césped a escuchar rock aburrido.

The Savage Heart se compone en definitiva de ese estilo salvaje que bien trazaba su homónimo álbum debut allá por 2008, si bien encontramos en él matices más refinados y elaborados, que terminan por definir más su sonido, sin cambiarlo por completo. Ayudan a este propósito los marcados arreglos de piano – véase por ejemplo It’s gonna be about me o Catastrophe– que dan un aspecto sofisticado en contraste con la crudeza con la que suena la voz de Jim, que no susurra precisamente, sino que grita de forma cruda y avinagrada. 7 Times Around The Sun también hace buen uno de este instrumento en conjunción con las maracas para marcar aún más su ritmo, quedando una composición rotunda que recuerda sin duda al rock más añejo, al desierto y al olor a gasolina. Se puede decir que la primera parte del disco es también la más eléctrica y camaleónica e incluye temas de esos que hacen agitar la cabeza y sacudir el pelo; la provocativa Never Let You Go o Where Da Money Go? son una buena muestra de ello. Hechas en definitiva para poner punto y aparte al ajetreo que trae consigo la vida e invitarte a pasar un rato divertido, sin responsabilidades de por medio, ocupando el momento con lo que más te apetezca hacer. Chain Gang marca el cambio de rumbo hacia aguas más calmadas, profundas, más oscuras por momentos. Así sucede por ejemplo en la curiosa y una de las más destacadas composiciones, In An Out of Harm’s Way, dónde hasta la voz cambia para seguir una línea más sigilosa, acompañada por coros de ultratumba y una percusión más acentuada con arreglos de maracas. El uso que se hace de los tiempos y silencios en Eagle Eye Ball ayuda también a conseguir un efecto un tanto enigmático, sin perder en ningún momento el estilo ni la garra, lo que a su vez desemboca en un ritmo insinuante y bien contrastado. Por último, se abre paso con un delicioso piano Midnight Oceans & The Savage Heart, en mi opinión la guinda y la mejor canción del disco. Sí, es una balada y parece no conjugar en el mismo lenguaje que el resto de sus compañeras pero ¿qué le vamos a hacer? Hay que reconocer que han compuesto una pieza de marcada belleza musical que sobresale por sí sola.

En definitiva un disco más que correcto, que si bien en ocasiones peca de utilizar siempre la misma fórmula, con pocas intenciones de vuelta de rosca, se nota que a su vez es un grupo que se ve cómodo en lo que hace y sabe hacer. Y de vez en cuando, se agradece que se simule a las viejas glorias del rock. Un último apunte, por si te quedaste con las ganas de verlos en directo: El próximo mes que entra estarán de gira por nuestro país, concretamente en las ciudades de Barcelona (Music Hall) , Valencia (Wah Wah), Alicante (Stereo), Madrid (Arena), y Bilbao (Kafe Antzokia) , los días 20, 21, 22, 23 y 24, respectivamente ¿Te los vas a perder?

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!