THE DIVINE COMEDY – BANG GOES THE KNIGHTHOOD

La banda norirlandesa ha regresado este mes de junio con nuevo y flamante disco. A pesar de que el pasado verano reapareció sobre los escenarios de nuestro país (lo hacía en el festival Faraday de Vilanova y la Geltrú, en el Garraf), sus incondicionales esperaban impacientes desde hacía ya cuatro largos años nuevos temas del grupo que, desde el 2006, año de la publicación de Victory For The Comic Muse no había publicado nada propio. A pesar de ello, su líder, Neil Hannon, no ha parado de trabajar hasta el momento, en paralelo y en proyectos de amigos como Yann Tiersen, Charlotte Gainsbourg o los también franceses Air.

La larga espera ha tenido su recompensa: Bang Goes The Knighthood. The Divine Comedy vuelve así, con un disco producido y compuesto en su totalidad por el líder de la banda y grabado entre Londres y Dublín a lo largo del pasado año 2009. Se trata del  décimo disco de su carrera. Un álbum que, cabe remarcar, ha sido editado por el sello musical del propio Hannon, Divine Comedy Records, y después de abandonar el amparo de la multinacional Parlophone. Un acierto, por otro lado, ya que más que ayudar, la compañía entorpeció la carrera del grupo, cegando, en parte, el buen gusto de su líder, quien perdió temporalmente parte de la magia que inyectó a sus primeros trabajos.

Ahora, tras salir de la gran multinacional y romper una etapa, The Divine Comedy ha querido volver a sus orígenes, al pop selecto, al buen gusto y a la elegancia de antaño que les generó una legión de seguidores incondicionales y que convirtieron al grupo en todo un referente del panorama musical internacional. Y es que durante un tiempo fueron la mejor banda pop gracias a discos como Promenade, Liberation Casanova, todos ellos elogiados por crítica y público.

Los que durante sus inicios tuvieron el honor de telonear a mitos como My Bloody Valentine y a los mismos Suede, luego lograron ponerse a su altura y de qué manera. Precisamente, a todas estas bandas y a alguna más homenajean en este último disco. El primer single del nuevo álbum no es otro que At The Indie Disco. Un tema (que ya cuenta con videoclip propio) en el que se nos transporta a una discoteca indie y en la que siempre suenan éxitos de los noventa, de los mismísimos Blur, The Cure, Morrissey y los Smiths (de los que Hannon siempre estuvo fascinado), Pixies o Stone Roses, referentes e influencias claras del grupo y que es una de las mejores canciones del álbum.

En definitiva Bang Goes The Knighthood, aunque repite tics y esquemas clásicos de The Divine Comedy, posee temas sublimes de pose seria y elegante. Un disco lleno de arreglos orquestales, instrumentales y con gran protagonismo del piano del que su líder es un virtuoso, en el que incluso aparecen sonidos que emulan a las cajas de música, como la que abre When a Man Cries. El álbum incluye también temas alegres y desenfadados, como The Lost Art of Conversation, que permiten demostrar que Hannon es todo un crooner de nuestro tiempo. Atención al solo de Can You Stand Upon One Leg, absolutamente brutal y que pone punto y final al tema. Un dandy, Hannon, que se muestra en voz y presencia. Así lo demuestra con su pose de hombre seductor, al que nos tiene acostumbrados, siempre enfundado en refinados trajes y gafas de pasta y que no pierde clase ni en la bañera, tal y como muestra la portada de este último disco: pipa, bombín y pajaritas included.

Un álbum que se cierra con I Like y que nos permite precisamente eso, decir que sí, que nos gusta y bastante lo nuevo de The Divine Comedy. Nos gusta porque nos transporta al mundo que solo Neil Hannon y su Divina Comedia pueden crear. El mundo glamouroso, elegante, exquisito, refinado, suave, delicado, indie también, que hacen característico su sonido y que nos lleva a viajar a otra época, otros lugares. Sonidos agradables y llenos de magia que sólo esta banda sabe crear. Un disco, al fin y al cabo, que demuestra que el grupo está en forma todavía y que sigue siendo un referente a tener en cuenta.

A partir de ahora, At The Indie Disco, ya no sólo pediremos Pixies, Stone Roses, Blur o The Cure, también pediremos una de The Divine Comedy, por favor.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10