THE DECEMBERISTS – I’LL BE YOUR GIRL

The Decemberists

¿Quiénes son estos The Decemberists y qué han hecho con aquella banda de folk de Colin Meloy que tanto me gustaba?

Eso se preguntarán probablemente sus fans menos amigos de los experimentos. Lo cierto es que en este disco desde la simple Once in my life ya dejan claro que las guitarras acústicas están muy bien, pero hemos venido a otra cosa. Hemos venido a reinventarnos, a salir de la zona de confort. A retorcer cada potenciómetro de los sintetizadores para conseguir sonidos nuevos. Pero pese a todo el resultado no es muy convincente. Las canciones no llegan al nivel al que nos tienen acostumbrados.

En Once in my life, aunque consiguen sonidos muy novedosos para la banda de Oregon, se olvidaron de trabajar en la letra. Demasiado sencilla y sin ningún aliciente. Cutting Stone y Severed siguen estos derroteros con más sintetizadores que nunca, sonando un poco ochenteras y poco convincentes. En Starwatcher ya vuelven a ser ellos, el folk y las guitarras toman protagonismo. Una canción con una batería muy interesante que tampoco es brillante. Tripping Along no aporta demasiado, parece una canción incompleta, sin gracia ni aliciente y con un estribillo poco interesante. Your Ghost es un tema que refleja bien lo que es el disco. Querer abarcar mucho pero no termina de convencer.

Con un ritmo frenético, un punteo notable y unos coros muy interesantes suena más a western que a folk. Parece que Colin Meloy haya estado escuchando a los primeros Muse últimamente y se inspirara ahí. Mejora el nivel del álbum a partir de aquí.

The Decemberists han dejado lo mejor para el final

Everything is awful tiene elementos que la hacen destacar por encima del nivel del disco. Los coros son muy interesantes y esas guitarras llenas de fuzz junto con la armónica la llevan a un nivel notable. Y el estribillo es contagioso y te identificas en los días malos. Sucker’s prayer es otra gran canción con lo más característico de esta banda. Melodías vocales perfectas y una instrumentación que acompaña perfectamente y estribillos adictivos.

We all die young es una fiesta juvenil llena de sonidos locos, y coros de niños. El estribillo de este blues engancha tanto que sigues escuchándolo un rato después de que acabe la canción. Rusalka, Rusalka/The Wild Rushes es una pequeña ópera rock que supera los 8 minutos. Tiene todos los elementos clásicos de The Decemberists más lo mejor de esta vertiente más atrevida. Desde una intro sencilla pero atractiva a un tempo pesado pero bien llevado y unos arreglos con sintetizador que funcionan. Y esto no sucede en el resto del álbum.

Cierra el disco I’ll be your girl. Una canción que no aporta demasiado al álbum, correcta sin más. Ni una gran letra, ni una melodía especial. Un cierre bastante descafeinado. Un disco con grandes canciones y grandes decepciones. Durante todo el disco nos dan la de cal e inmediatamente la de arena. Se agradece el atrevimiento y los aires de renovación por un lado, pero no han acertado. Ni con los sonidos ni las letras. Simplemente no han acertado y en ocasiones el álbum parece una caricatura de sí mismo. Salir de la zona de confort no siempre resulta bien a la primera.

7
6
6.5
Written By
More from Adrián Díez

6 declaraciones de mal gusto o fuera de lugar de músicos

A raíz de las declaraciones de mal gusto de Jesse Hughes en...
Read More