THE DEARS – DEGENERATION STREET

THE DEARS - DEGENERATION STREETSi hay algo que caracteriza a The Dears es la peculiar voz de Murray Lightburn, cantante y fundador de esta banda canadiense nacida en 1995. Lightburn forma parte de esa hornada de voces con una impronta muy personal, como puede ser la voz de Morrissey, la de Chris Martin, líder de Coldplay o, por qué no decirlo, la de Santi Balmes de Love of Lesbian.

Son voces imperfectas, fuera de lo común y en ocasiones difíciles escuchar. Pero tienen personalidad propia. Se alejan de productos prefabricados y manufacturas en serie para dar paso a la sensualidad y al magnetismo, apelan directamente a los sentimientos y consiguen elevar notablemente el nivel de la banda.

En Degeneration Street, nuevo álbum de la banda, Murray Lightburn juega con su voz y consigue sumar puntos a un disco falto de ellos. Es una obra que peca de larga, lenta y en algunos momentos, incluso aburrida. Y mira que tiene giros bastante interesantes, con canciones muy distintas entre sí. Sólo hay que ver la diferencia entre Omega Dog y 5 Chords, primer y segundo cortes del largo. Quizá sea esta gran diferencia entre unos temas y otros lo que hace que la obra en conjunto falle.

Degeneration Street parece deslavazado, recogiendo un montón de temas que bien podrían pasar por un recopilatorio de temas b. Y es una pena albergar esa sensación, porque lo cierto es que The Dears se mojan y experimentan con la música, ofreciendo una paleta de colores muy diversa: tan pronto se marcan temas marcadamente rockeros como Stick With Me Kid o Thrones, como juegan ritmos country en temas como Easy Suffering u ofrecen canciones con sabor a baladón como ocurre en Lamentation, en Galactic Tides.

Cuidado, que hay grandes temas, como puede ser la inmensa Blood o Yesteryear, aderezada con toques surf. Pero la cosa no cuaja.

Pudiera ser el excesivo sentimentalismo que todos los temas parecen desprender. Pudiera ser que estemos ante un disco de rock a medio hacer, queriendo llegar pero sin conseguirlo, apostando pero sin jugársela demasiado.

El caso es que este Degeneration Street no es capaz de hacer disfrutar el disco de principio a fin. Tiene momentos álgidos puntuales y caídas en picado hacia la monotonía y la canción incapaz de aportar nada. Una pena que Lightburn y los suyos no hayan sido capaces de exprimir al máximo su talento.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 5 / 10

  • Al

    A mi me ha gustado mucho el disco, aunque le sobran 2 o 3 temas. Que manía tienen muchos grupos de meter 14 o 15 canciones en un disco, cuando creo que lo ideal es que tengan 10-11. Pero creo que todos los palos que tocan lo hacen con talento y buen gusto. Y no es tan bueno cómo “Missiles” pero si supera a sus dos primeros discos tranquilamente.