THE DANDY WARHOLS – THIS MACHINE

THE DANDY WARHOLS - THIS MACHINESiempre se ha dicho que el problema (o la virtud) de The Dandy Warhols es que nunca han querido seguir convencionalismos comerciales y modas musicales, por lo que han terminado siendo genuinos, cosa que mucha gente no ha querido entender. Esa misma gente que nunca ha querido ver más allá de Bohemian Like You. Y es que, después de más de quince años en esto, ya no van a convencer a quien no han querido o podido, ni van a cambiar de idea a los que van a verles a las salas de medio mundo.

Es más, a estas alturas de la película ellos no van a cambiar, y su psicodelia rock va a seguir siendo la que ya conocemos desde hace años. Por eso, en This Machine vuelven (por fin) a escupir rock de gala, crudo y a veces oscuro como en Sad Vacation, soberbio corte que abre el trabajo, pero sobre todo, vuelven a ser fieles a sí mismos.

Ahora hacen fácil lo difícil con melodías sencillas, como en The Autumn Carnival o I Am Free. Mezclan garage rock con post-rock americano, dando lugar a un eclecticismo que solo ellos podían hacer. En Don’t Shoot She Cried sueñan con parecerse a Pink Floyd en un alarde de neopsicodelia. Como almas musicales inquietas, siempre tratan de ofrecer algo diferente, y esta vez se llama Alternative Power to the People. Adrenalina al más puro estilo Primal Scream pero con sello propio, ritmos rápidos y batería machacona.

Tras una irregularidad manifiesta que no mostraban desde Thirteen Tales From Urban Bohemia probablemente, salvando el conceptual y por momentos extremadamente talentoso Odditorium or Warlords of Mars, ahora se centran, olvidan experimentaciones y se dedican a jugar con lo que saben hacer. La voz de Courtney Taylor-Taylor vuelve a ser de la misma crudeza que hace una década, y la batería y la guitarra marcan el compás de canciones que miran más a la Velvet que a las islas británicas. El resultado son cortes como Well They’re Gone o Enjoy Yourself.

Y es que no es fácil quitarse esa lápida publicitaria que supuso Bohemian Like You, tema por el cual vendieron toneladas de CDs pero que exportó una imagen que no les pertenecía y por la cual han tenido que pagar un peaje. Ahora intentan deshacer el camino hecho para recorrer el correcto, el que siempre debieron hacer, y simplemente con eso, consiguen un álbum que mejora con cada escucha, y eso, tanto en Portland como aquí, se aplaude.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS:  7/10