THE CAVE SINGERS – NO WITCH

THE CAVE SINGERS - NO WITCHUno de los primeros discos interesantes que he escuchado en este  año 2011 es No Witch, el tercer trabajo de estudio de The Cave Singers, un trío formado en el año 2007 tras la disolución de Pretty Girls Make Graves por su componente Derek Fudesco (guitarra y percusión), quien se unió a Pete Quirk (ex-Hint Hint – voces, guitarras y armónicas) y Marty Lund (ex-Cobra High – batería y guitarra). Sus dos primeros discos fueron editados por el sello Matador: Invitation Songs (2007) y Welcome Joy (2009), donde dejan reflejado de forma descarada su pasion por el folk, el rock y el blues.

El 22 de febrero fue la fecha escogida para el lanzamiento de No Witch en Estados Unidos, mientras que en Europa hemos tenido que esperar hasta el 28 para su publicación, en ambas ediciones a través del sello Jagjaguwar.

No Witch es un viaje por la América profunda en el que han sabido mezclar muchos de los sonidos de su país, como country, folk o coros gospel.

Doce canciones producidas por Randall Dunn, el mismo productor de Black Mountain, y eso se nota en el sonido a motorista gamberro todo en cuero, sucio y quemando gasolina por el asfalto de carreteras secundarias.

El disco empieza con Gifts and the Raft, un suave punteo de guitarra y la voz de Derek como anunciándote, “pasen, pónganse cómodos y escuchen”, con algún coro de acompañamiento que resalza más la peculiaz voz de su vocalista. A estos se les añaden unos golpes suaves de caja y un violín, y hale, ya estamos cómodos e incluso hasta relajados. Le sigue Swim Club, que empieza igual que el primer corte, con la diferencia de que las notas de la canción son más altas, puede que nos cree algo de nerviosismo pero, sin embargo, movemos los pies al compás de la canción.

La siguiente en el tracklist es Black Leaf, un tema más rockero cuyas guitarras puntean más rápido y hacen que tus pies se sigan moviendo y golpeando con más fuerza contra el suelo (pobre vecino). Si en No Witch podemos apreciar algo del rock psicodélico de los 70’, lo podemos escuchar en Falls, ya que desde que empieza el tema suena una guitarra que te hipnotiza mientras Derek frasea, más que cantar, acompañado en los estribillos por un coro de gospel. En Outer Realms, bastante más hipnótica que Falls, aparte de los nuevos sonidos como el del djembe y el de un órgano que suena de fondo, la estructura de la canción te transporta a imaginarte en algún lugar lleno de paz.

Para mi gusto, Haller Lake y Haystacks son las dos mejores de este disco, la primera por llegar hasta el clímax pues, si imaginamos que hacemos un viaje mientras escuchamos este disco, éste es nuestro mejor momento, y la segunda porque me da buen rollo la pandereta, la armónica, la guitarra acústica y el coro gospel que hacen que, al escucharla, me sienta bien. All Land Crabs And Divinity Ghosts y Clever Creatures están casi en la recta final de No Witch y son de las más alegres de este disco que se termina con No Prosecution If We Bail, un rock descarado con el que The Cave Singers parece decirnos, “¡Ahí queda eso!”. Si te gusta Moving On Up de los Primal Scream, aquí podras encontrar un buen puñado de canciones que se asemejan a las que hicieron los de Glasgow en el año 1991.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7.5/10

Escrito por
Más de Ángel Serna

Stereo MCs vuelven con un nuevo álbum

Hace unos días, el dúo formado por Nick Hallam y Rob Birch,...
Leer más