SUPERSUBMARINA – SANTACRUZ

SUPERSUBMARINA - SANTACRUZSantacruz ha llegado. El nuevo disco de Supersubmarina tiene vida. Ha nacido, crece, reproduce a los seguidores del grupo y…¿muere? Será algo que tendremos que ir descubriendo con el paso de las palabras. De momento podemos decir, como ya deducíamos en las primeras escuchas, que instrumentalmente el grupo ha crecido y mejorado. Han dejado de parecer cuatro amigos con buenas canciones para convertirse en un grupo de música con un disco realmente trabajado.

Una de las mejores cosas que tiene Supersubmarina, y que no pierden en Santacruz, es su vitalidad, su energía y la fuerza que emplean para ser mejores. Esto ha llamado insistentemente a un clan de seguidores/as jóvenes con ganas de desfasar, que carecen de limitador de fuerza y que les lleva a vivir de la forma más extrema posible sus conciertos. Toda esa gente, cuando escuche este disco, será feliz viendo que Hermética o Santacruz les dará pie para volverse decidamente bestias en punto de ebullición.

Si entramos en algunos detalles de las canciones, podemos encontrar el estribillo eterno de En mis venas, tema sobre el cual he leído críticas por la carencia de estrofas protagonistas, aunque ahora mismo me parece todo lo contrario. El rencor que se siente por el fin de una relación queda expresado en Tu saeta. Y decir también que un buen amigo me hizo ver muchas similitudes entre los comienzos de Boca en la tierra de Vetusta Morla y Para dormir cuando no estés de Supersubmarina. Innegable, aunque el desarrollo de la canción poco tiene que ver.

Pretensiones grandilocuentes es otra de las grandes características del grupo de Baeza. Tecnicolor es un tema que este verano va a querer ser grande, y muy muy coreado. Y la letra de El baile de los muertos es recomendable para las nuevas concentraciones que se realicen en las plazas de nuestro país, puesto que la protesta social resulta líricamente desbordante. Cierran el disco Cometas y Hogueras, la canción más electrónica de todas las que conforman Santacruz.

Debemos reconocer algo: el éxito de Electroviral ha subordinado este disco. Está claro que han llenado casi todas las salas de este país, que han tocado en casi todos los festivales. Poca gente que se precie de musiquero no conoce a Supersubmarina. El sonido tan limpio y la producción trabajada debe ser agradecida a la herencia. Yo mismo pensaba que este trabajo podía ser precipitado por la gran respuesta social. Con prisas económicas o forzadas por contaminantes terceros. Ahora todo esto queda descartado.

Reconozco que los defectos de Supersubmarina son muchos, y su estilo mainstream genera pocas virtudes ante mis ojos. Con la mejora musical, se agradece más escucharles, y con la intensidad y fuerza que muestran en sus directos, convencen a todos sus seguidores (y a muchos que dicen ser no seguidores). Posiblemente siempre les perseguirán tertulias estúpidas sobre lo comercial y lo independiente. Gilipolleces. Lo que hacen lo hacen bien. Su música aporta un buen rollo necesario en nuestros días. Su música se canta, se baila y se siente. No matemos el éxito. Persigamos la mediocridad.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10