Stereophonics – Scream Above The Sound

Nuestra puntuación

8

Tras el lanzamiento de Keep the Village Alive en 2015 la banda galesa Stereophonics se sumergieron en la producción de un nuevo trabajo materializado recientemente de casi una hora de duración y más de una decena de temas en su versión simplificada.

Bajo la producción del cantante y guitarrista Kelly Jones, han conseguido un trabajo muy digno y melódico fiel a lo que muchos de sus seguidores esperaban. Scream Above The Sound es su décimo álbum y cuenta con once pistas a las que se suman un puñado más conformado por dos versiones unplugged, dos en directo y un tema único en la versión Deluxe que completa la docena de canciones compuestas para este proyecto.

A finales de julio presentaron su nombre, fecha de salida y portada junto con el primer adelanto del mismo, All In One Night. Este tema mid-tempo queda camuflado en el primer tercio del largo, si tenemos en cuenta la lista de la edición extendida claro. Voces robóticas, atmósfera etérea, sintetizadores y un riff constante de guitarra lo caracterizan. Para muchos es el mejor de todos los temas publicados en el disco y para otros rivaliza con Caught By The Wind, el segundo sencillo que fue publicado en septiembre.

Este segundo single funciona, además, como apertura del LP. Sigue una línea armónica y rítmica muy similar a la de bandas como Keane, con una guitarra marcando la diferencia y salvando las distancias. El protagonismo se discute entre teclado, guitarra y voz y es, sin duda, un gran comienzo, así como un gran sencillo.

El problema es que en este disco no se escucha especialmente innovación o una reinvención del sonido propio de Stereophonics. No es un mal disco, ni mucho menos, pero se asemeja demasiado al sonido de otras bandas contemporáneas lo que reduce aquello por lo que este grupo destacaba. Es difícil superar sus trabajos anteriores, pero, en este caso, la banda simplemente ha conseguido empatarlos y no superarlos fruto de una carrera ascendente.

Prácticamente todos los temas superan los cuatro minutos, y eso es digno de reseñar en una banda de este estilo añadiendo que la primera parte es brillante. Las dos canciones ya mencionadas, así como Take a Tumble, What’s All The Fuss About y Geronimo. La frescura y agilidad de la primera contrasta con la ambientación, la oscuridad y potencia de la segunda. En cuanto a lírica no es tan fuerte como su trabajo anterior pero la voz de Kelly Jones suple con sus líneas melódicas eso aportando una fuerza a la altura de sus antecesores. Este trabajo es, por tanto, una gran continuación en la trayectoria discográfica de la banda galesa pero con ciertas carencias en lo que a regeneración musical se entiende.