SILVERSUN PICKUPS – NECK OF THE WOODS

SILVERSUN PICKUPS - NECK OF THE WOODSSilversun Pickups son un cuarteto de Los Ángeles fundado en el año 2005. Casi inmediatamente a su fundaciónM publicaron su primer trabajo, un EP de 6 pistas y un bonus track que se titulaba Pikul, y con él la banda sentaría las bases del sonido que la ha ido definiendo a lo largo de su breve aunque intensa carrera.

El tercero de sus discos, titulado Neck of The Woods, se publicó el pasado mes de mayo. Antes de éste, la discografía de SSPU la componían los discos Carnavas (2006) y el nominado a un Grammy Swoon (2009). Estos son los álbumes más o menos disponibles del cuarteto, y con más o menos me refiero a que es prácticamente imposible encontrarlos en España, por lo que recomiendo recurrir a amigos viajeros o a internet para conseguirlos en formato físico.

Silversun Pickups es un grupo casi desconocido en España: yo misma jamás habría dado con ellos si no fuera porque, ya hace tiempo, una amiga me dejó el videoclip de Kissing Families (Pikul EP) en mi perfil de Facebook. Me llamaron mucho la atención y seguí escuchándolos, por eso hoy estoy escuchando y reseñando el tercero de sus discos. Aunque creo que no va a resultar una reseña al uso.

Las canciones de Silversun Pickups son intensas, densas en cuanto a su sonido, y en Neck of the Woods esta caracterísitica está presente en todos y cada uno de sus 11 cortes. Lo que más llama la atención es lo bien que casan todos los elementos que contienen, aunque prima la distorsión noventera pura y dura: los SSPU son hijos del grunge y del power pop y no reniegan de ello; es más, transmiten un cierto aire de melancolía por aquellos tiempo y proyectan ese sonido dándole un poco más de futuro, llevándolo a una audiencia que, en la mayoría de los casos, no había nacido en tiempos de Sub Pop, Seattle, Portland y Chicago.

La referencia a Chicago se debe a que de esta ciudad son originarios The Smashing Pumpkins y son los primeros tiempos de la banda de Billy Corgan, sus primeros discos, la influencia más clara y más presente en la música de los Silversun Pickups. Voy incluso más allá: los Silversun Pickups han hecho real la que hubiera sido la evolución de los Pumpkins si estos hubieran continuado su progresión natural a partir del Mellon Collie, es decir, antes de que D’Arcy Wretzky dejara la banda y diera al traste con el sonido (por mucho que Corgan y su ego lo nieguen, los Pumpkins cambiaron radicalmente con la marcha de su bajista original). Precisamente, este es otro de los puntos en común entre ambas bandas: los Silversun Pickups cuentan con una mujer, Nikki Monninger, tocando el bajo.

También su cantante, Brian Aubert, tiene la voz cascada, aunque en este disco, Neck of the Woods, la utiliza de forma que resulta un instrumento más, como una guitarra suave que se mimetiza con la melodía sin ninguna estridencia que la diferencie: música y voz van de la mano en todas las canciones.

Llegado este punto, el oyente potencial podrá pensar que los SSPU no tienen nada de particular, pero lo tienen, tan solo que no es posible describirlo con palabras: es como si un poco de todos los músicos y bandas que nos gustan estuviera presente en en este disco. No hace falta dejar correr el tiempo cuando uno se pone a escucharlo para pasar de marcar el ritmo con el pie a hacer lo mismo con la cabeza y darse cuenta después de lo genial que deberían de sonar esas canciones en directo. En sí, Neck of the Woods es un disco regular, las canciones siguen casi todas la misma estructura, pasando de un suave inicio utilizando en la mayoría de los casos unos leves toques de sintetizador acompañando al teclado, creando una atmósfera in crescendo a la que, casi al mismo tiempo, se unirán las guitarras y la voz de Brian.

En algunas canciones como Gun-Shy Sunshine, que es una especie de balada, la melodía se construye casi solamente a base de teclados, sintes y, especialmente, de bajo. Es un caso en el que las guitarras son el acompañamiento, no las protagonistas como suele ser habitual. De hecho, probablemente sea la guitarra el instrumento menos importante en este disco, pues como ya he señalado, basta la voz de Brian para encargarse de la melodía, y entonces las guitarras pasan a encargarse casi exclusivamente de las distorsiones. Es algo que Silversun Pickups no habían hecho anteriormente, y tal vez sea lo más significativo de este disco con respecto a los anteriores: para escuchar un solo de guitarra casi tenemos que ir hasta el décimo tema, Out of Breath, en el que hay un solo y algunos punteos aquí y allá, practicamente eso es todo.

Yo no voy a decir si Neck of the Woods es bueno o es malo, pero sí puedo decir que el disco me gusta mucho y que creo que merece mucho la pena. Recomiendo escucharlo al menos cinco veces antes de decidir si gusta o no, porque son necesarias varias escuchas para llegar del aprecio al amor. Sucede como con el vino: al principio puede que no guste pero si seguimos bebiendo podemos encontrarle buen sabor e incluso emborracharnos.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8.5/10