RED HOT CHILI PEPPERS – I’M WITH YOU

Fuego, aún, en el cuerpo. Porque en algo estaremos de acuerdo, y es que la sombra del guitarrista por excelencia de los últimos tiempos, John Frusciante, es larga, y muy pesada. Por ello, Red Hot Chili Peppers, se ven en la obligación musical, y también moral, de reinventarse. Ya lo hicieron en 1999, dejando a un lado el funk para pasarse al rock directo, con resultados óptimos. Californication fue un huracán musical. El viaje no había hecho más que comenzar.

Díez años más tarde, John Frusciante cambiaba de ruta. Es por ello que, I’m With You, representa un nuevo comienzo. Ellos mismos reconocen que “no hay dudas, esto es un comienzo, mismo nombre, pero nueva banda”.

Ahora Josh Klinghoffer trata de emular a su ídolo aportando nuevos sonidos y aspirando a engrandecer lo humano y evitando que la música fluya entre derroteros bizarros más propios de discográficas de renombre. La carga histórica es importante para él. Por ello este nuevo camino se adentra de lleno en el pop con vestimentas rock, a pesar de seguir teniendo ligeras reminiscencias funkies. Se reinventan a costa de percusión, piano, blues, un bajo protagonista y letras pegadizas. No es un paso atrás sino un paso a un lado, un renacimiento. Otrora, los excesos eran parte esencial. Hoy en día son historia y no son óbice para que la sencillez siga sin aparecer, y es ello lo que hace de Red Hot Chili Peppers una de las mejores bandas del mundo.

Monarchy of Roses y Factory of Faith, cortes que abren el álbum, nos muestran a unos Red Hot Chili Peppers experimentales, directos, con arreglos y con fácil llegada al oído. Todo el largo se mueve por los mismos aires con la ya conocida The Adventures of Rain Dance Maggie o Goodbye Hooray, donde demuestran que quien tuvo retuvo. Ello te hace recordar quienes fueron y son estos músicos californianos. Hay tiempo para bailar con Dance, Dance, Dance o saltar con Look Around o Did I Let You Know, explosiones de alegría y felicidad con estribillos sencillos y música confeccionada hasta el milímetro. Todo es uno.

No busques un Scar Tissue porque encontrarás Brendan’s Death Song. Otherside no aparece, sirve de confección propia para Happiness Loves Company. Tampoco Give It Away. No hay mejor manera de reponerse de golpes duros. Las comparaciones son odiosas en su concepto más básico, por eso, I’m With You, es de obligado tratamiento independiente respecto a nada escuchado antes.

Y es que cada canción, cada álbum, cada nota, tuvo su momento, su época y su resultado. Ahora son los Red Hot Chili Peppers que ellos han decidido ser. Y es que cuando alguien inventa obras como Blood Sugar Sex Magik adquiere el derecho a reinventarse y tomar los caminos que desee. A estas alturas del viaje, comprobamos que todo continua, nada se detiene y no es necesario reflexionar sobre hechos superfluos porque ya no hay nada que demostrar, ya que este es un gran álbum y que para los momentos de soledad junto al sonido de las olas del mar siempre nos quedará Road Trippin’.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

  • Dienekes

    Por fin una crítica con sentido!!!! Ojo, no debido a su alta (a mi parecer) puntuación. Yo habría sido un poco menos bondadoso con la nota (7/10). Lo que me ha encantado de tu crítica es que no has mirado al pasado, como hacen el 90% de los que escriben crónicas similares a las tuyas. Odio eso de “estos tíos antes hacían buenos discos” “ya no son lo que eran” etc etc. Como bien señalas, cada disco tuvo su momento y su resultado (obras maestras y obras menores). Y que si este disco hubiera salido con el nombre de otro nuevo grupo la crítica general habría sido diferente y estarían hablando de un buen disco, cuidado al detalle.
    Pero claro, son RHCP y no es el Blood sugar sex magik y ya no “son los mismos”. Lo dicho, me ha gustado tu punto de vista, mucho.

  • Pingback: RED HOT CHILLI PEPPERS - LOOK AROUND (VÍDEO) | CrazyMinds. Música indie.()

  • Pingback: Red Hot Chili Peppers publicará 18 nuevas canciones en los próximos meses | CrazyMinds. Música indie.()