Queens Of The Stone Age – Villains

QUEENS OF THE STONE AGE - VILLAINS

Nuestra puntuación

8

Cuatro años de espera y Queens Of The Stone Age vuelven con un séptimo álbum bajo la producción de Mark Ronson. Sí, el autor del aclamado Uptown Funk, en colaboración con Bruno Mars, y productor de artistas como Lady Gaga, Amy Winehouse o Duran Duran ha sido mencionado casi más veces que Villains, título de este LP o incluso que la banda en sí misma.

Séptimo álbum de los Queens y siguen sorprendiendo desde la cabeza del rock y subgéneros. Aunque muchos esperaban novedad, innovación y un puñado más de adjetivos que pudieran rodear a este nuevo trabajo, no ha sido del todo así. Uno de los problemas que acarrea el podio es que tu sonido ya es conocido y muy identificable frente al resto. Un punto positivo es que QOTSA han sido capaces de mantenerlo a lo largo de los años, lo que les hace más auténticos, pero el reverso muestra un sonido predecible en muchos sentidos y es ahí donde se busca lo nuevo frente a un estancamiento.

Villains trae intrínseca una política diferente a sus antecesores, se acabaron las colaboraciones, y eso hace que se escuche a la banda en todo su esplendor. Mark Ronson es la excepción, se encarga de producir el disco y aporta el granitode frescura que faltaría si no fuera por él. Esta arriesgada, y aparentemente, contradictoria incorporación da una frescura al disco cómo nunca en la discografía de la banda. Los más puristas encontrarán algunos sonidos que expiraron hace ya una década y otros verán el anhelo de Josh Homme por algo nuevo del supergrupo Them Crooked Vultures reflejado en pinceladas a lo largo de los nueve temas. Pero todo esto se camufla entre las manos de Ronson.

“Nací en medio del desierto el 17 de mayo de 1973”, así arranca Feet Don’t Fail Me, pista con la que abre el largo, frase verídica por cierto, en la que tras una épica intro, Queens Of The Stone Age con Homme a la cabeza nos guían progresivamente hacia un sonido Funky-rock. Esta declaración de intenciones muestra la gran coordinación entre banda y productor y el aire renovado ya mencionado. Le sigue la bailable The Way You Used To Do con un gran riff de guitarra que incita a moverse a cualquiera. Domesticated Animals por su parte, muestra a los californianos en todo su esplendor, demostrando su sonido más puro.

Ya en el ecuador contrastan dos temas más. Por un lado, Fortress hace las veces de balada y baja el ritmo mientras que su consecutiva, Head Like A Haunted House fusiona rockabilly, punk y el inconfundible sonido de la banda en menos de tres minutos y medio. Es gamberra y fuerte, es fresca pero potente, es la oveja negra del proyecto completo. La siguiente mitad del álbum es más densa, si bien es cierto que algunos coros suenan alegres y melódicos, intros y versos son más pesados y puros en lo que al sonido Queens se refiere.

Con nueve pistas y casi 50 minutos de duración, la banda ha tenido tiempo de hacer de todo, los cambios de ritmo y estilo en Villains Of Circumstance, tema con el que concluye el álbum, son dignos de mención, por ejemplo. Tres canciones superan los seis minutos y otras tres los cinco, quizá en total no sean muchas, pero dan QOTSA para rato, ojalá menos de 4 años. Era una apuesta arriesgada y diferente pero que no ha salido por la culata y los mantiene en la cima un tiempo más. Muchos se sentirán decepcionados pero la posibilidad de bailar temas, de ven en cuando, de este grupo es cuanto menos algo inesperado, la pena es que la idea haya salido del despacho de producción. Aun así, nadie puede negar que Queen Of The Stone Age ha vuelto y siguen sonando como nunca.