PRIMAL SCREAM – CHAOSMOSIS

PRIMAL SCREAM - CHAOSMOSIS

Nuestra puntuación

8

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

Con más de 30 años de trayectoria sobre los escenarios, once discos editados y un abanico musical que conjuga el house, el techno, el rock, el pop y la psicodelia, Primal Scream ha logrado posicionarse como una de las bandas que cambió la forma de hacer música al propulsar las máquinas y los samples.

Actualmente, la banda escocesa liderada por Bobby Gillespie se encuentra presentando Chaosmosis, su más reciente producción discográfica, y el título del álbum (sucesor de More Light, editado en el año 2013), tan a tono con el espíritu vanguardista de Primal Scream, remite a la teoría del psicoterapeuta francés Félix Guattari, quien en 1992 publicó un libro en el que señalaba que la subjetividad humana estaba determinada por fenómenos como el lenguaje, los medios de comunicación y la tecnología, que se encontraban por fuera de las “facultades del alma y que al incorporarlas daban lugar a un mecanismo de “Chaosmoses”, entendido como una especie de ying y yang  que nos permite establecer un equilibrio entre lo positivo y lo negativo de vivir en una sociedad dominada por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”.

Estas cuestiones parecen conjugarse con lo sonoro dentro del álbum. Tal y como plantea Gillespie, “resulta imposible asumir toda la información que nos llega , pero creemos que como músicos, nuestra misión es al menos utilizar la información como fuente de inspiración de una obra de arte y de escudo frente a la “ola de negatividad” que nos rodea”.

Esta especie de balance se encuentra presente a lo largo de todo el disco.  Chaosmosis  es una mirada hacia atrás para seguir adelante. El álbum inicia con Trippin’ On Your Love, una intensa melodía que irrumpe a partir de potentes riffs de piano y que al presentar influencias ochenteras por momentos nos recuerdan al inicio del popular hit Step On de los Happy Mondays.  Esta canción también cuenta con la colaboración de la banda californiana Haim, las hermanas Este, Danielle y Alana Haim se encargan de aportar unos bellísimos coros que envuelven a la canción en una densidad sonora fascinante.

A continuación, (Feeling Like A) Demon Again se encarga de establecer un segmento psicodélico y futurista en el que el synthpop cobra mayor protagonismo a través de sonidos que se yuxtaponen logrando que florezca la esencia musical de la agrupación.

Posteriormente, se establece un clima más pausado con  I Can Change, una canción que funciona como una especie de confesionario, donde Gillespie expone su costado más intimo. A partir de un soul sureño sesentero, el músico canta con convicción y entrega. Este sentimiento de paz y tranquilidad también se vislumbra en Private Wars, una canción que tanto por su composición sonora como por su descripción lírica llega como una bocanada de aire fresco que parece poner de manifiesto que muy atrás han quedado aquel periodo tormentoso y cargado de exceso que atravesaron los miembros de la banda en el pasado. “La inspiración para las canciones vino sencillamente de la búsqueda existencial. Simplemente quiero escribir acerca de mi vida, y de cómo me siento con respecto al mundo. Y quiero hacerlo de una forma muy sincera pero poética“.

A su vez, la energía femenina continúa bien en alto con Where the Light Gets In, el primer corte de difusión que la banda dio a conocer, y que se caracteriza por ser una  melodía que conjuga a la perfección el aspecto sonoro y el visual y que estilísticamente mantiene la formula  glamorosa del tan celebrado y recordado hit Some Velvet Morning pero reactualizándola. Esta vez, la musa inspiradora de Gillespie es nada menos que Sky Ferreira, y es que la cantante y compositora norteamericana se une a la banda aportando toda su frescura y carisma a través de coros llegan al oído como un mantra, creando un efecto hipnótico que invita al oyente a bailar y disfrutar y dando lugar a una canción que seguramente se convertirá en uno de los próximos himnos de la banda. Cabe destacar también que dicha canción también cuenta con un video dirigido por Douglas Hart que sorprende gratamente por los excelentes encuadres y los juegos cromáticos de los fondos.

El álbum cierra con la preciosa Autum in Paradise,  una melodía que se encarga de coronar el disco con una perfecta combinación de pop y electrónica vibrante. Cuando creíamos haberlo escuchado todo, Gillespe y compañía nos sorprenden con  una melodía que destaca por ser sumamente cautivante y placentera. Chaosmosis es un disco variado que se nutre de diferentes formas y estilos, presentando diez excelentes canciones aptas para lucirse en la pista de baile.  Sin duda, será un disco que calará hondo en el corazón de quienes lo escuchen con los oídos atentos y el corazón receptivo.

Escúchalo aquí: