ORBITAL – WONKY

ORBITAL - WONKYHan tenido que transcurrir 8 largos años para poder volver a disfrutar de otra producción de los hermanos Phil y Paul Hartnoll, en otras palabras, los míticos Orbital. Su octavo disco se titula Wonky. No os dejéis asustar por su nombre, la cosa promete.

 

En el 2004, con lo que parecía que iba a ser su última obra, Blue Album, decidieron dejarlo y continuar individualmente. 5 años más tarde, como si de la nada, anunciaron que se reunían para pinchar en diversos festivales del Reino Unido. Desde entonces han seguido con esta tónica de ir de festival en festival, incluso pasando por nuestro país en numerosas ocasiones (Primavera Sound, SOS 4.8, Creamfields, etc.). Pero todo eso es pasado y lo que realmente importa ahora mismo es conocer un poco más de Wonky.

Los retornos al estudio no son fáciles y menos cuando se ha dejado huella en la escena musical. Hay expectativas. Los fans y amantes del género no saben qué esperar, si lo mismo de siempre o un cambio basado en las últimas tendencias. Pero Orbital ha salido airoso, de hecho han logrado componer un disco fantástico. Han actualizado su música para poder adaptarse al sonido de ahora, pero sin perder su esencia original. Wonky sigue sonando a Orbital, a la vez que suena contemporáneo. Se nota que han estado al corriente de la evolución del techno y demás estilos musicales dentro de la electrónica.

Wonky contiene 9 temas para dejarse la piel en la ‘dancefloor’. La mayoría de temas suenan a techno melódico, bailable, que engancha. Incluso un par de temas están influenciados por el dubstep (Beelzedub) y el hip-hop (Wonky). Si a la primera escucha no te convence, no dudes en darle una segunda e incluso tercera oportunidad.

El álbum abre con One Big Moment y como bien dice el título, es un gran momento, uno especial. El que vuelve a dar paso a nuevas canciones de los hermanos Hartnoll como conjunto. A partir de esa introducción llega temazo tras temazo. Straight Sun, con sus beats intensos y sus subidones ya apunta maneras, posiblemente de lo mejorcito del álbum junto a Stringy Acid y New France (éste segundo cuenta con la colaboración de Zola Jesus). Canciones que se apoderan de ti y que no te dejan estarte quieto. Entremedio también suenan Never y Distractions, de menor frenesí, pero que dan serenidad y madurez a la obra.

Poco antes del final, le toca al turno a los ya mencionados Beelzedub y Wonky, que da nombre al álbum. Quizás los temas más flojitos o raros dentro del global, pero sin querer menospreciarlos. Beelzedub es una versión rejuvenecida de su antiguo tema Satan con tintes de dubstep, queriendo probar un poco en otros campos. Wonky (con la voz de la rapera Lady Leshurr), en cambio se podría definir como… una paranoia. Tiene sus puntos álgidos pero a la vez llega a agobiar en ciertas fases de su transcurso.

La fiesta finaliza con Where is it Going? Una buena pregunta y mejor canción, al nivel de Straight Sun o Stringy Acid. Acertada elección para cerrar aunque te deje con ganas de más.

Wonky ha superado con creces las expectativas, los fans y no tan fans están de enhorabuena. Pese a llevar unos 18 años sobre los escenarios han demostrado que buen gusto e ideas no les faltan y que aún les queda cuerda para largo.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10