OF MONTREAL – PARALYTIC STALKS

PARALYTIC STALKS Galácticas son las voces que abren el nuevo disco –y van once- de Of Montreal. Los cuatro minutos de Gelid ascent recuerdan la subida del frío de estos días, el descenso de la temperatura, la corriente alternándose, jugándonos malas pasadas…un mal presagio para un disco muy en la onda de lo que hacen Of Montreal: siempre sorprenden. Esta oscuridad esclarece desde el primer minuto del segundo tema de Paralytic Stalks, donde de nuevo aparecen los marchosos, protagonistas de una obra coral, multicolor y con lo justo de electrónica para este tema. Y es que en Spiteful Intervention se empiezan a adivinar florituras sinfónicas que sin duda aparecerán una y otra vez en este nuevo trabajo de los canadienses. Y a pesar de quedarse casi sin voz, rozando la ronquera en estos tres minutos y medio, Kevin Barnes acaricia el clasicismo de una pauta descubierta en los mejores Queen.

Aunque el tercer tema ya fue adelantado hace tiempo, podríamos decir que, si no conocíamos al grupo, ya queda constancia de un sonido propio –no confundir con monótono- en estas tres canciones. Muchos vientos y deje funky, inténtalo de nuevo. Una flauta y otro mundo mágico: el que se nos abre tras esta puerta a la que llamaron Dour Percentage.

Con We Will Commit Wolf Murder volvemos a una órbita parecida –aunque he de reconocer que esta me gusta mucho menos que la anterior-. Tanto letra como música y combinación ritmos, desde mi punto de vista, disparan sin destino. Además esta canción tiene una segunda parte, caótica. Mucho ruido, todo para acabar en una preciosa y genial Malefic Dowery –creo que se nota qcuál me ha gustado más-. Minimalista, cuidada…suave y dulce, y con ritmo wawa de fondo. No miento si digo que esta pieza, de menos de tres minutos, es de las más destacadas y la que más me entusiasma. Ha sido como un viaje al pasado.

Telón de fondo mucho más “made in USA” que en UK, haciendo honor a su procedencia, en el siguiente tema; Ye, Renew The Plaintiff experimienta con nuevas alegrías sin dañar el mensaje. Y ciertamente es para el que escribe uno de los temas que más novedades en el sonido Of Montreal aporta, es más noticiosa. Con un intermedio muy rockero, estos nueve minutos pasan del punteo ácido de la guitarra a las palmas repetidas y con eco, samplers, voces de ultratumbas con reverb y repeticiones incansables…el sonido toma el poder hasta que las voces se apagan. La música lo hace todo, hasta que vuelve a esa especie de big bang del que surge el siguiente tema.

Wintered Debts es otra canción larga, circense…cabaretera. Y esta faceta, divertida y bailable, siempre se le dio muy bien a Of Montreal. En principio parece que no va a ser tal, pero después llegan los coros, las voces agudas y la rabia. Una canción que acaba en fantasía para adentrarnos en el mundo de un final de piano, instrumento también protagonista del epílogo del álbum.

Después investigan lo oculto con Exorcismic Breeding Knife, otros siete minutos de contundente ambigüedad, una especie de interludio sonoro de transición hacia el tema final: porque en este paréntesis se combinan fragmentos de cuerda, retoques de órgano y mucho barroquismo.

Cierra el álbum Authentic Pyrrhic Remission, un delirio sónico de más de trece minutos. ¿Qué hay tras ello? Desde mi punto de vista, aparte de cierta pretenciosidad, una clara declaración de intenciones. Considero que ellos quieren dejar más claro que nunca cuál es su procedencia. De dónde vienen en el asunto sonido. Pero todo ello- la paciencia, el aguante de una temible canción de casi cuarto de hora, esperando ese matiz, esa diferencia- tiene una recompensa clarísima. Dura poco menos de tres minutos. Estos segundos resumen la esencia del disco. Y por eso lo de epílogo. Casi llegando al minuto once suena un piano, con eco. La voz. Y después las cuerdas. Todo muy lento, muy despacio, frío, calculado, y de una calidez inmensa a la vez. Casi para emocionarse, pero no lo hagan, el mundo sigue siendo sobre todo carnal. “Till this afternoon i was a nomad”. Y entonces comprendo que el lujo requiere paciencia y un profundo declive.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

  • Pingback: Sana locura con Of Montreal en Barcelona | CrazyMinds. Música indie.()