NENEH CHERRY – BLANK PROJECT

Volver a la música tras 18 años del lanzamiento de tu último disco es un reto arriesgado, pero este no es el caso de Neneh Cherry. Sí, ha pasado tanto tiempo desde su último trabajo en solitario, pero no ha estado desaparecida. La pionera del trip hop e importante figura en el soul británico que sorprendió con Man (1996), colaboró con The Thing en su The Cherry Thing en 2012, proyecto que fue bien acogido por el público y la crítica.

Pero este nuevo disco supone un salto a la piscina, empezar de cero, un Blank Project donde se experimenta con el jazz, la electrónica, el soul, los sintetizadores y sobre todo mucha, mucha improvisación. A las manos de la producción de Four Tet y Robyn, el álbum supone una liberación para la artista.

Across The Water es un tema sencillo, alejado de las composiciones con numerosos instrumentos, minimalista. La voz de Neneh Cherry es acompañada por un ritmo de batería austero e imperceptible, que nos lleva a un espacio solitario y silencioso donde se respira la calma, donde una maraca se encarga de poner el toque de gracia sin perder la naturalidad. Un tema que parece completamente improvisado y grabado sobre la marcha.

Y así llega el tema que da título al álbum, con un ritmo de drum ‘n’ bass, donde Cherry parafrasea con energía alternando el canto con un intenso coro de sintetizadores y líneas de bajo, creando una energía envolvente para el oyente. Sin duda, una de las mejores canciones del álbum homónimo.

Naked cuenta con la misma energía que Blank Project, pero se desarrolla de una forma diferente. La rapidez del tema nos recuerda a sus inicios en la década de los 90, y acaba por permanecer en la mente su estribillo gracias a la entrega de Cherry sin caer en la recarga del sonido.

El trip-hop al que nos tenía acostumbrados la cantante viene de la mano de Spit Three Times. La creación de una atmósfera electrónica y paranóica que acaba por añadir un toque de sensualidad.

La dureza y la delicadeza del disco se ve irrumpida por el tema Weightless, su sonido sucio invita a mover los pies mientras disfrutas de los ritmos y la voz de Cherry, estela que sigue Cynical. Pero el disco vuelve a retomar su sonido con 422, tema que podría presentarse como una delicada balada donde el acompañamiento musical parece mínimo.

La colaboración de Robyn la encontramos en Out Of The Black, con un tema que roza el pop y donde las voces de ambas se acompasan perfectamente, creando un íntimo ambiente, donde se van alternando ciertas dosis de locura provocadas por los arreglos electrónicos. Este frenesí lo recoge a su vez Dossier, donde escuchamos a la Cherry más animada a lo largo del disco. Y así Everything nos muestra a la antigua Neneh, con ritmos mucho más llenos de vida, luminosos y donde la cantante se desenvuelve entre la improvisación y la rapidez de sus palabras, como si el tema se tratase de un rap.

En definitiva, Blank Project ha sido criticado desde el punto de vista del retorno de Neneh Cherry a la música, pero creo que es un error valorarlo por ello. Tras casi dos décadas alejada de un proyecto en solitario, no se puede esperar realmente nada de un artista, y menos de Neneh Cherry.

Es un disco desnudo, sencillo y con apariencia de minimalismo pero que se divide perfectamente entre canciones que dan un punto de falsa naturalidad e improvisación y aquellas que se mueven por el trip hop más puro, un soul con envoltura imperfecta pero que acaba por transportarnos a diferentes estados. Un disco donde pasamos de la facilidad de Across The Water a la locura absoluta con Everything.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10

Escúchalo aquí:

 

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!