NEIL YOUNG – LE NOISE

NEIL YOUNG - LE NOISEQue Neil Young es uno de los tíos más grandes que jamás se hayan subido a un escenario es algo por todos sabido. Rockeros, grunges, folkies, e incluso modernos que en realidad jamás escucharon más de tres canciones suyas, le tienen como un maestro. Esta ahí arriba, con Dylan o Springteen, es un clásico y bien merecido se lo tiene. Ahora bien, ¿significa eso que todo lo que hace merece la pena? Alguien tan prolífico como Young, por fuerza, tiene que tener sus momentos altos y bajos y, para mi disgusto, este Le Noise está más cerca de estos últimos. Que sí, que el disco es arriesgado, que se ha juntado con Daniel Lanois (que, por lo visto, es el productor de U2 y Brian Eno, me alegro por él), pero al final el resultado te deja bastante frío.

Young viste esta vez sus canciones tan sólo con su clásica guitarra eléctrica saturada  y su voz desnuda, acompañada por los overdubs y efectos que el productor de turno ha metido para la ocasión. Todo muy arriesgado, crudo, experimental…Lo que quieran pero, ¿y las canciones en sí mismas? Pues en su mayoría bastante densas y oscuras, de difícil digestión y, en muchos casos, con un cierto aire a demo inacabada. Sin duda, un experimento sonoro digno de alabar en un hombre cercano a los 70 tacos que bien podría estar viviendo de las rentas, pero de ahí a que el resultado sea disfrutable va un trecho.

Sin duda, temas como Walk with Me o Angry World crecen a cada escucha, pero personalmente siempre he creído que si una canción supone tanto esfuerzo por parte del oyente es que hay gato encerrado. Algo que en cambio no pasa con Love and War, la verdadera joya del disco. Un tema en la que sólo su voz y la guitarra acústica se bastan para, en casi seis minutos, demostrar que lo importante son las canciones y no los productores de moda, las texturas o los arreglos. Un destello de clasicismo dentro de un disco extraño que, eso sí, no dejará indiferente a nadie.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 5,5/10