MYSTERY JETS – CURVE OF THE EARTH

mystery_jets_curve_of_the_earth-portada

Nuestra puntuación

7

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

Mystery Jets han vuelto a la escena musical con nuevo material bajo el brazo. Tras una tremenda gira por Europa y Estados Unidos como teloneros de Mumford & Sons, los londinenses han lanzado Curve of the Earth, su quinto álbum de estudio a través de Caroline Records (50Cent, Misfits o The Smashing Pumpkins). Un LP que nace después de estar tres años madurando en su nuevo estudio en una fábrica de botones al sur de la capital inglesa, y que además ha sido totalmente producido por ellos. Curve of the Earth es un objetivo cumplido en su carrera musical, algo mucho más personal e íntimo de lo que normalmente habían hecho en sus previos trabajos. La banda también ha sufrido cambios con la incorporación de Jack Flanagan como nuevo bajista; un miembro que les ha traído un repunte de frescura y cambio que han aceptado de buen grado.

Tres años después de Radlands, este LP contrasta con las claras influencias americanas que se pueden encontrar en el trabajo previo, con una clara línea folk-pop que les ayudó a mirar el proceso de creación y producción de un modo totalmente diferente. Puede que este sentido de cambio y de probar cosas nuevas sea quizás el arma secreta de Mystery Jets ya que el salto a un sonido mucho más cuidado, con letras más concisas, es prácticamente evidente si echamos la vista atrás. Teniendo esto en cuenta es interesante ver como la banda formada por Henry, Blaine, William, Kapil y Jack es de las que después de 10 años en la industria musical sigue al pie del cañón, reinventándose y resurgiendo cual fénix. Curve of the Earth es un disco que sin duda deja claro un mensaje: hay un sentimiento de crecimiento y un interrogante acerca de si esa progresión se puede obtener realmente.

Al escuchar las nueve canciones, cuarenta y ocho minutos en los que es prácticamente imposible descorchar una canción de otra debido a la seguida melodía, nos vienen claros recuerdos de Pink Floyd (Blaine siempre ha destacado su afiliación a Syd Barrett, cantante del mítico grupo) y King Crimson. Patti Smith también juega un papel importante en la elección del título del álbum, ya que del libro Just Kids está inspirado en el nombre y el tema principal Telomere. En una reciente entrevista del grupo, ellos aseguraban que el pop que ellos manejan en este disco es novedoso, a comparación de lo que venían haciendo los últimos años, ya que para ellos la función principal de un artista es redefinir lo que significa el pop. Tanto como para repetírselo a modo de mantra. Y sin duda con este trabajo, probablemente el más ambicioso de su carrera hasta el momento, han llegado a acercarse a esa meta personal que se han marcado.

Como ya he dicho, es un disco que no puedes (o no deberías en ningún caso si realmente lo quieres disfrutar) cortar, tienes que escucharlo de principio a fin, al menos en un primer momento, y ya después ir saboreando los pequeños detalles que lo hacen una de las piezas importantes de este año que no ha completado siquiera sus dos primeros meses. Mystery Jets han ido manteniendo un sonido personal que ha sabido variar en género musical, desde los ya frecuentes, casi previsibles, toques psicodélicos, pasando por el rock progresivo hasta llegar al folk americano mencionado previamente. Lo que llama la atención en este último trabajo es la precisión con la que todo está cuidado, no es que el resto no estuviera, pero aquí se siente el esfuerzo personal puesto desde el minuto uno hasta que termina como si fuera una especie de catársis.

Las canciones son un tema de análisis también, en cada una de ellas pudes encontrar pequeñas citas imperdibles como en Telomere:And the people walking down below/Crawling home alone like spiders/As the cancer slowly starts to grow“. O 1985, una balada que profundiza y auna amores del pasado, el espacio y el deber del ahora “Be the change you wanna /See in the world /Because it belongs to us“. Definitivamente se podría sacar una certera conclusión de cada canción, una especie de moraleja aplicable a cada uno de los oyentes, algo difícil de encontrar estos días si tenemos en cuenta la calidad musical que lo acompaña.

Blood Red Ballon se va extendiendo poco a poco, haciéndose cada vez más grande hasta que toma su forma total, una progresión que bien parece la de un globo ascendiendo a los cielos y que tiene una clarísima influencia floydiana. Taken By the Tide destaca por su espectacular coro oponiéndose al lamento de la voz principal y la cadencia en la guitarra que se puede encontrar en Telomere. Sin duda, un disco plagado de detalles que hacen destacar cada característica en su momento ideal.

Curve of the Earth es un sonido nuevo y propio de los londinenses, una forma que trata de ver la música pop a través de una ventana espacial y por encima de todo un trabajo que demuestra la madurez de estos músicos.

Escúchalo aquí: