MY CHEMICAL ROMANCE – DANGER DAYS: THE TRUE LIVES OF THE FABULOUS KILLJOYS

MY CHEMICAL ROMANCE - DANGER DAYS: THE TRUE LIVES OF THE FABULOUS KILLJOYSMy Chemical Romance, después de cuatro años, nos ofrecen su nuevo disco, Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys. El nombre del disco es lo que predice un poco la esencia del mismo, mostrando que, a diferencia de los trabajos anteriores, esto lleva una mayor producción, incluso la presencia de cierto factor glam o incluso pop, algo no visto antes en lo que My Chemical Romance entregaba a sus oyentes.

El disco inicia con una locución de radio hecha por un personaje creado en el universo de los ahora Killjoys, el Dr. Death. Un preludio interesante llamado Look Alive, Sunshine que dura menos de treinta segundos podría considerarse innecesario, pero la cohesión que tiene el hecho de que el personaje inicie el disco como un programa de radio (que continúa a través de el) me parece un concepto bastante interesante, ayuda a conectar de forma familiar con un disco que, si fuese una simple continuación de canciones, quizá no funcionaria con lo que ahora ofrece My Chemical Romance. Incluso la primera canción se conecta inmediatamente con la segunda, que es Na Na Na (Na Na Na..), el primer single que lanzaron y que tuvo un video preliminar y luego otro bastante producido que introduce a un mundo no tan lejano a nuestra realidad, donde se lucha por la libertad y se celebra la sugestiva inmadurez. Este primer single que es a la vez la canción inicial del disco demuestra de forma inmediata el gran cambio que ha dado My Chemical Romance desde los días de The Black Parade, pues es casi un grito tardío de rebeldía más que de lamento, como hemos visto en producciones anteriores.

Bulletproof Heart es la segunda canción del disco, donde según Gerard Way se hace una controvertida referencia a la misma Jenny de Jenny Was A Friend Of Mine, la conocida canción de The Killers, algo que los posibles fans de un género muy distinto al de la banda de Brandon Flowers seguro esperan no creer. Una letra fuerte que encaja a la perfección con la melodía atrayente que tiene fuerza de inicio a fin. Entonces se da la transición a Sing, que al escucharla por primera vez puede pasar desapercibida e incluso da la impresión de forzar un minuto y medio para alargar la canción, pero aquello desaparece después de ver el video (continuación del video de Na Na Na (Na Na Na…), siguiendo la historia de los Killjoys) ya que como banda sonora simplemente funciona.

La cuarta canción es un salto inesperado para la banda, Planetary (GO!), cuyos sintetizadores inician una inesperada y bulliciosa melodía que no se ha visto antes en los referentes de la banda, dando la confirmación de que no se les puede seguir llamando una banda ‘emo’. Algo que iniciaron con el primer single, lo logran con ésta, el oyente puede creer ahora que puede saltar por una calle escuchando a MCR. La energía baja al terminar esta canción, pero no por ello es decepcionante, ya que a continuación se presenta The Only Hope For Me Is You, que es de las mejores canciones del disco pero que es claramente la siguiente gran canción que será prostituida por el monstruo de MTV, al igual que lo hizo con I Don’t Love You, que si bien difiere mucho de ésta comparte ese cuasi romanticismo que no llega a serlo.

Otra nueva emisión radial sigue con Jet-Star And The Kobra Kid/Traffic Report, que cambia el ambiente para dar algunas frases de aliento a los Killjoys, pero es sólo un preludio de 26 segundos para otra joya del disco, Party Poison. Puede parecer nuevamente que no es del estilo al que tienen acostumbrados a sus fanáticos, pero es que la mayoría no toma en cuenta su primera producción, la cual es recordada en esta canción y que recuerda tiempos mejores. Palabras muy orientales inician y terminan una canción básica para cualquier paseo en coche. Lamentablemente, no pasa lo mismo con Save Yourself, I’ll Hold Them Back, que no es mala pero parece un proyecto a medio concretar. Es posiblemente la más parecida a los dos discos pasados, pero también la única con la que se siente un ligero vacío pese a que la letra es imponente.

S/C/A/R/E/C/R/O/W es la próxima incomprendida, a la que creo que se le debe dar el adjetivo de indispensable y que, según la banda, fue producto de la inspiración que les dio Lucy In The Sky With Diamonds, aunque tenga detalles que la distinguen irremediablemente. Summertime va por el camino de lo distinto, un sonido pop alerta los corazones de los oyentes haciéndolos creer que escucharán una canción de amor dulzona, algo no muy alejado de la realidad pero que por el matiz oscuro que se le da, se salva de ser otra balada pop de aquellas que en esta época sobran, algo que tras escucharla un par de veces llega a apreciarse. Pero cuando creíamos que estábamos en la tierra del género adolescente y sonriente, viene Destroya, una genialidad que combina un punk más puro del que han usado hasta el momento con sonidos salvajes, tambores que acompañan de forma magistral un inicio inesperado de guitarra que inicia un casi himno pagano que podría ser lo menos apreciado del disco por la crítica, pero algo indispensable de escuchar. The Kids From Yesterday vuelve a tomar el tema pop al igual que Summertime pero mas psicodélica, descendiente claro del rock alternativo y el pop rock que parece un trabajo alterno, pero que por alguna razón calza con el concepto del disco, además de ser poseedora de una letra melancólica y concienzuda que genera un sentimiento de ligera furia, por un tiempo que fue mejor cuando éramos los niños de ayer.

Otra transmisión radial llamada Good Night, Dr. Death de 1:58 minutos nos habla del viaje de los Killjoys y nos deja con algo más de un minuto del himno americano, que termina distorsionándose para pasar a la última canción del disco. Vampire Money ya sólo por el nombre rememora al primer disco, pero al escucharla se nota la clara marca de ser algo perteneciente a Danger Days, un perfecto final, dando en las pequeñas respuestas de los integrantes una cuota de la identidad de cada uno sin que esto llegue a ser una presentación exagerada. La canción en sí, continua como un final para dar un cierto cierre a la historia de los fabulosos “aguafiestas” (canción para la que, por cierto, Gerard Way admite haber tomado una referencia obvia a Iggy Pop, antes de que las críticas se lanzasen encima), deja con un sabor de dulce venganza, dando ganas de dar “tres hurras por la dulce venganza”.

Este disco puede jactarse de cerrarle la boca a quienes han criticado duramente a la banda en la antigüedad. Amor épico y apocalíptico a la vez, nostalgia casi infantil y un ambicioso proyecto que conserva la audacia de I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Heart. Un buen punk que no ha seguido el camino de bandas contemporáneas a ellos, si no que continua en una evolución que se ve perfilada casi como el próximo proyecto de futuro.

Ahora queda disfrutar del disco y no olvidar el fabuloso EP que han dejado, llamado The Mad Gear and Missile Kid, que con sólo tres canciones que son superiores a una o dos del disco, complementan la confirmación de que no es un disco que se acumulará empolvado sobre los antiguos, sino que es el inicio de algo más grande. La banda sonora ideal para una novela grafica.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10