MOGWAI – RAVE TAPES

Mogwai

Hace poco más de 2 años que Mogwai publicó Hardcore Will Never Die, But You Will, y hace poco han sacado lo que es su octavo disco (sin contar bandas sonoras y remixes), sin perder la energía que habían demostrado en sus otros trabajos de estudio. Rave Tapes (así se llama el último disco de los escoceses) sigue en la línea de los anteriores trabajos de Mogwai, asegurándose así el soporte de sus fans. Aunque sigan con su estilo propio, también han añadido elementos para renovar un poco su sonido: añadiendo sintetizadores, usando música electrónica… Pero, como se acaba de comentar, son los Mogwai de siempre.

Se aleja un poquito del último trabajo musical que hicieron, la banda sonora para la serie francesa de televisión Les Revenants. Mientras ésta era sutil, lenta y delicada; Rave Tapes es más de escucharlo con el volumen muy alto, creando tensión con la estructura y los impactos de ruido que tienen algunas de las canciones de este disco.

El disco empieza con una canción, Heard About You Last Night, suave y muy similar a otras que ya habían hecho, protagonizada por guitarras y sintetizadores en armonía. Esta canción sirve para crear la armonía tradicional de Mogwai para contextualizar al oyente y avisarle que está a punto de entrar en otro mundo (uno ya muy conocido por aquellos que lleven un tiempo escuchando este grupo escocés). Lo mismo pasa con Simon Ferocious, otra canción del álbum.

El siguiente tema, Remurderer, cambia el tono para dar paso a uno más feroz y con más ritmo, una canción de 6 minutos en la que parece que pueda pasar de todo. Este es el resultado de una mezcla de guitarras, sintetizadores, bajo y la ayuda de la electrónica; un tema con una melodía cargada. Mucho ritmo también lo encontramos en Deesh, con teclados de los 80s, bajo y batería que más de uno pensará que ha vuelto a la disco de hace años.

Seguramente, la canción más fuerte de Rave Tapes es Hexon Bogon, con importancia de aquellas guitarras distorsionadas y aquella fuerza que tanto caracterizaban a los Mogwai en su etapa primeriza. Pero también hay canciones más suaves en este disco, como es el caso de Blues Hour, una balada cantada con la que más de uno se pondrá tierno.

Como se puede ver, es un álbum bastante variado, aunque una canción pueda parecer repetitiva, después viene otra con un registro diferente (y eso se agradece). De esta forma, sí que Mogwai sigue en su estilo tan personal, que otros han intentado copiar pero sin conseguirlo, pero también sigue investigando y probando nuevos elementos con el fin de reinventarse a ellos mismos y no caer en la monotonía que ha acabado con tantos y tantos grupos.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10