MODEST MOUSE – STRANGERS TO OURSELVES

MODEST MOUSE - STRANGERS TO OURSELVES

Nuestra puntuación

9

8

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

Después de ocho años de silencio y tras un largo periodo de incertidumbre, Modest Mouse vuelve a la carga y presentan Strangers to Ourselves, el tan esperado sexto álbum de la banda (sucesor del aclamado We Were Dead Before the Ship Even Sank, editado en el año 2007). Mediante este nuevo material, la banda estadounidense, liderada por el vocalista Isaac Brock, efectuó un excelente proceso creativo, que se evidencia en cada acorde y en cada letra del disco. A través de una perfecta combinación auditiva, el grupo oriundo de Washington logra combinar melodías suaves con otras más potentes y efusivas, sorprendiendo al oyente desde la primera escucha.

Efectivamente, en términos cronológicos estos ocho años han provocado una metamorfosis en cuanto al estilo y estructura musical de Modest Mouse. Sin embargo, para alegría de los fans, lejos de ser un problema el paso del tiempo, por el contrario, la banda ha sabido cómo condensar este largo periodo a través de un álbum de gran impacto.

Tal como lo anticipa el título del mismo, Strangers to Ourselves es un trabajo en cierta medida introspectivo. Este aspecto reflexivo se encuentra presente en casi todo el disco y podría entenderse como un aspecto conceptual, teniendo en cuenta la portada del álbum, la cual simula una especie de laberinto o panoptico visto desde una imagen aérea. Este aspecto resulta sumamente positivo para Modest Mouse, ya que a partir de una mirada hacia el interior, la banda ha podido sacar a la luz lo mejor de sí misma.

El disco nos da la bienvenida con Strangers to Ourselves (canción que da nombre a este nuevo material y que se encarga de enfatizar la reflexión). Mediante una bonita balada que se combina con una letra crítica que permite establecer un clima íntimo, al hacer referencia a los errores que los seres humanos cometemos de manera impulsiva y repetitivamente como si se tratara de un deja vu sin final. “Empaca de nuevo, dirígete al siguiente lugar, donde vamos a cometer los mismos errores”, canta Brock con cierta nostalgia mientras es acompañado por una suave guitarra eléctrica que le aporta gran misticismo a la melodía y logra traer al presente las influencias sonoras de grandes bandas como Pink Floyd.

Luego, a través de un gran cambio musical, el ritmo comienza a ganar terreno, la batería empieza a sonar cada vez más potente, y la energía se intensifica con Lampshades on Fire, una de las canciones más destacadas del disco. Se trata del primer corte de difusión que el grupo dio a conocer. Durante los tres minutos que dura la canción, los Modest Mouse ofrecen un segmento musical groovero y efusivo. A su vez, el costado más experimental de la banda comandada por Isaac Brock sale a relucir con melodias como Shit in your Cut, Ansel, The Ground Walks, with Time in a Box y Pups to Dust , las cuales se tornan esenciales dentro del disco.

Mención aparte merecen temas como Coyotes (cancion que cuenta con un videoclip que está inspirado en un coyote que realmente se subió a un tren en Portland en 2002), Wicked Campaign (canción que destaca por el uso de guitarras distorsionadas y sintetizadores) y Pistol (A. Cunanan, Miami, FL., 1996), una canción que a través de un intenso sonido electrónico y un ritmo pegadizo y bailable narra el asesinato del prestigioso diseñador italiano Gianni Versace. Sin dudas, será uno de los tema que más llamen la atención dentro del álbum, ya que expone un estilo de canción bastante atípico en Modest Mouse.

Finalmente el frenesí y la adrenalina se instalan en temas como Be Brave, God is an Indian and You’re an Asshole, The Tortoise and the Tourist y The Best Room, canción en la que la densidad del sonido queda plasmada mediante excelentes arreglos de guitarra eléctrica.

Para el momento del gran cierre, Of Course We Know se convierte en una melodía envolvente y logra cautivar. Afortunadamente, tras estos ocho años de ausencia, Modest Mouse supo recuperar el tiempo perdido a traves de un álbum que presenta una gran heterogeneidad sonora.

Durante 57 minutos, la banda ofrece 15 canciones que hablan por sí mismas. Strangers to Ourselves marca el regreso de una banda que, con más de 20 años de trayectoria, sigue vigente, marcando tendencia en terminos sonoros. Asumiendo riesgos e iniciando un nuevo rumbo musical, Modest Mouse busca innovar y reinventarse, gracias a una madurez artística que se ha convertido en evolución.

Escúchalo aquí: